Feed de
Posts
Comentarios

El siguiente artículo fue escrito por el Dr. Joseph Carver, psicológo clínico de Ohio, a modo de folleto informativo gratuito para sus pacientes. Esperamos que le sea útil.

¿Está usted saliendo con un(a) Fracasado(a)?
Por: Dr. Joe Carver

Introducción

Muy pocas relaciones comienzan de manera diferente a comenzar plagada de dulzuras y cortesías.  En el inicio, en la etapa de la “luna de miel” de la relación, es difícil determinar con qué tipo de persona está saliendo. Tanto usted como su pareja son cautelosos, y tratan de obtener la mayor cantidad de información posible sobre la otra persona, sin parecer un detective.

Las relaciones románticas pueden ser maravillosas con la persona correcta.  Pero, una relación con la persona equivocada, puede traerle años de pena o angustias, daño emocional o social, y hasta daño físico.  Una pareja adulta y nociva nos puede lastimar, puede dañar a nuestros seres queridos y hasta dañar la forma en que sentimos acerca del amor y el romance, en el futuro.  Pueden convertir lo que se supone es una relación amorosa, caracterizada por el apoyo y la comprensión mutua, en una relación de tipo “atracción fatal”, como las que vemos en las películas.

Hay una variedad de “malas opciones” que pueden ser encontradas periódicamente – la mayoría de las cuáles son fáciles de identificar y evitar.  Todos sabemos cómo evitar a personas que parecen dementes o abusivas y no escogerlas para iniciar una relación de pareja.  Pero, algunos individuos esconden muy bien las anormalidades o trastornos de sus personalidades y conductas.

En un esfuerzo por brindar una advertencia sobre estos individuos tan nocivos, este artículo hace un resumen del tipo de persona que se encuentra más comúnmente en el mundo de las citas de parejas, un hombre o una mujer llamados “el (la) fracasado(a)” o “el  perdedor” o “la perdedora”. (The Loser).

“El (la) fracasado(a)” es un tipo de persona que crea mucho daño social, emocional y psicológico a una relación. “El (la) fracasado(a)” tiene características de personalidad constantes que crean este daño.  Éstas son características que ellos aceptan, simplemente, como su forma de ser y no como un problema o un trastorno psicológico.  De cierto modo, estas personas siempre han vivido con estas conductas y esa personalidad, y muchas veces es algo que aprendieron de sus familiares.  Los psicólogos usualmente tratan a las víctimas de estos fracasados, que son mujeres y hombres que vienen a la consulta muy deprimidos y con su autoestima y confianza en sí mismos totalmente destruidas.

La siguiente lista intenta resumir las características de “el (la) fracasado(a)” y proporcionar una manera en que las mujeres y los hombres puedan identificar las relaciones potencialmente dañinas, antes que resulten dañados emocional y físicamente.

Si su pareja posee aunque sea sólo una de estas características, la relación corre riesgo. Si hay más de tres de estos indicadores, usted esta involucrado con “un (una) fracasado(a)” en una relación de alto riesgo, que eventualmente le va a crear un daño. Cuando existe un número muy alto de estas características – no se trata de una probabilidad o una posibilidad.  Usted resultará herida(o) o dañada(o) por “el (la) fracasado(a)”, si insiste en permanecer en la relación.

1.  Trato Bruto o Descortés

“El (la) fracasado(a)” lo dañará a propósito.  Si él, o ella, le golpea, le tuerce un brazo, tira de su cabello, le da puntapiés, le empuja o rompe sus pertenencias personales UNA SOLA VEZ, deje de ver a esa persona.  Los hombres fracasados muchas veces empiezan con comportamientos que mueven a las mujeres físicamente o le dan golpes a la pared.  Las mujeres fracasadas muchas veces dan bofetadas, patean y hasta dan puñetazos a los hombres que son sus parejas, cuando están enfadadas.

2.  Expresiones y Apegos Inmediatos

“El (la) fracasado(a)” tiene emociones y conexiones muy superficiales con otros.  Una de las cosas que puede atraerle de “el (la) fracasado(a)”, es lo rápido que dice “Te Amo” o si quiere casarse o comprometerse con usted.  Típicamente, en menos de unas pocas semanas de romance, usted va a oír que es el amor de su vida, que quieren estar con usted para siempre y quieren casarse con usted.  Usted va a recibir regalos, muchas promesas y le van a colmar con gestos bonitos y mucha atención.  Ésta es la etapa llamada “luna de miel” – dónde la(o) atrapan y convencen de que ellos o ellas son lo mejor que le ha pasado en su vida.  Acuérdese del dicho que dice algo así como: “es tan bueno que parece mentira” porque lo más probable es que sea así, una mentira. Usted puede estar tan encandilada(o) con esta demostración de afecto espontánea, de compromiso instantáneo y de planes para el futuro inmediatos, que a lo mejor no se da cuenta de lo más importante: ¡No tiene sentido!

Las personas normales y saludables necesitan un largo proceso para desarrollar una relación, porque hay mucho en riesgo. Los individuos saludables esperan recabar mucha información antes de comprometerse – no lo hacen en tres semanas.  Es cierto que podemos encapricharnos rápidamente con otros – pero no hacemos promesas poco realistas y no tenemos un futuro planeado después de tres citas.  El entusiasmo rápido siempre es un signo de emociones superficiales que después hacen que  “el (la) fracasado(a)” se distancie de usted tan rápido como se comprometió.  Normalmente, “el (la) fracasado(a)” quiere mudarse con usted o casarse con usted en menos de cuatro semanas o muy temprano en la relación.

3.  Genio Aterrador

“El (la) fracasado(a)” tiene un genio espeluznante.  Si su novia o novio estalla (tiene berrinches) y hace cosas peligrosas, como manejar muy rápido porque está enojado, romper o tirar cosas, iniciar peleas o amenazar a otros – ese temperamento o genio muy pronto tendrá a usted como blanco de los ataques.  Al principio de la relación, usted va a ser “testigo a la violencia” – peleas con otros, amenazas a otros, estallidos de temperamento con otros, etc.  Usted también va a oír hablar acerca de la violencia en la vida de su pareja. Va a presenciar y va a ser testigo de ese genio – su pareja tirará cosas, gritará, insultará, manejará rápido, golpeará las paredes y pateará cosas.  Eso sirve para intimidarla(o) a usted, rápidamente, y para que tenga miedo de su violencia, aunque “el (la) fracasado(a)” rápidamente le aseguran que ellos/ellas están enojados con otros o con ciertas situaciones, y no con usted.  Al principio, su pareja le asegurará que nunca va a dirigir su hostilidad y violencia hacia usted – pero ellos/ellas están dejándole saber claramente que tienen la habilidad y la capacidad de agredir – y que puede ir tras usted. Después, usted temerá desafiarlos o confrontarlos – temiendo que ese mismo genio y violencia sean dirigidos hacia usted.

4.  Destruyendo su Confianza en sí Mismo(a)

“El (la) fracasado(a)” la(o) hará sentir mal repetidamente.  Ellos/ellas constantemente corregirán sus  errores menores, poniéndola(o) “en alerta”, haciéndola(o) sentirse tonta(o), y haciéndole sentir que usted siempre está haciendo algo mal. Le dirá que está muy gorda(o), que es muy fea(o), o que no habla correctamente o no se ve bien.  Este proceso gradual le quitará, paulatinamente, su confianza en sí mismo(a) y su autoestima, lo que le permitirá a su pareja, posteriormente, tratarle mal – como si usted se lo mereciera.  En público, usted se siente como si estuviera “pisando huevos” – siempre con miedo de estar haciendo algo mal o diciendo algo que después pueda generar una discusión verbal o un estallido de mal genio de parte de él/ella.

5.  Restringiendo su Círculo de Apoyo

Para poder controlar a una persona completamente, hay que cortar o restringir su círculo de apoyo de amigos – y algunas veces de sus familiares. “El (la) fracasado(a)” siente que sus amigos y familiares pueden influir sobre usted o que le pueden a dar opiniones negativas acerca de su conducta.  “El (la) fracasado(a)” comenzará a decirle que esos amigos la(o) tratan mal, que se aprovechan de usted y que no entienden la forma especial del amor que ustedes tienen. En algunos casos, si no pueden librarse de su mejor amiga(o) de su mismo sexo, “el (la) fracasado(a)” afirmará que su amiga/o quiso involucrarse con ellos. Si usted habla con sus amigos o su familia, “el (la) fracasado(a)” la(o) castigará, haciéndole muchas preguntas o hará acusaciones malintencionadas. Eventualmente, en vez de enfrentar el castigo verbal, las interrogaciones y el abuso, usted llegará a pensar que es mejor no hablar con sus amigos y con su familia.  Usted terminará alejándose de sus amigos y familiares, haciendo que ellos se enfaden con usted.  “El (la) fracasado(a)” le dirá entonces, que ellos la están tratando mal nuevamente y que es mejor que usted se aleje de ellos. Y cuando usted esté aislada(o) y sola(o), sin apoyo, el control sobre usted aumentará.

6.  El Ciclo Dulce y Amargo

“El (la) fracasado(a)” se comportará de manera dulce y amarga, y dulce otra vez.  El ciclo comienza cuando su pareja la(o) hiere y le tratan mal intencionalmente.  Usted puede ser víctima de un abuso verbal, insultados y amenazas sobre algo que no es importante. Momentáneamente, se convierten en personas dulces al día siguiente, haciendo todas aquellas cosas que hacían al principio de la relación.  Usted se queda con la esperanza de que cada ciclo de dulce y amargo y dulce otra vez, sea el último.  El otro propósito del ciclo es permitirle a “el (la) fracasado(a)” decir cosas muy desagradables sobre usted o sobre las personas que usted ama, y una vez más, le quitará poco a poco su autoestima y su confianza en sí mismo(a).  A veces, “el (la) fracasado(a)” pide perdón, pero el daño a su autoestima ya está hecho – exactamente como su pareja lo planeó.

7.  Siempre es su Culpa

“El (la) fracasado(a)” también le culpará a usted por sus enfados, como también por cualquier otro comportamiento que no sea correcto. Cuando su pareja es infiel, le gritará, la(o) tratará mal, dañará sus pertenencias o la(o) avergonzará en público – de cualquier manera, siempre será su culpa.  Si usted llega diez minutos más tarde a una cita, y el fracasado maneja a 80 millas por hora, saca a otros conductores de la carretera o pone mala cara por el resto de la noche, será su culpa. “El (la) fracasado(a)” le dirá que su enfado y su mala conducta no hubieran ocurrido si usted no hubiera cometido ese error mínimo, si lo(a) hubiera amado más, o si no hubiera hecho preguntas sobre su comportamiento. “El (la) fracasado(a)” nunca, y repito “nunca”, se hacer cargo (se hace responsable) personalmente por su comportamiento – siempre es culpa de otra persona.  Si su pareja maneja como loco(a) y tratan de sacar a un conductor inocente fuera de la carretera para atacarlo – es la culpa de ese pobre conductor (no considera que sea su culpa), porque el conductor no usó sus luces intermitentes para pasar a otro carril.  Le dará la impresión de que usted se merecía su furia, su violencia, su mala cara o su conducta de agresión física.

8.  Pánico al Fin de la Relación

“El (la) fracasado(a)” le tiene pánico a que la relación termine – salvo que fuera totalmente idea propia  – y entonces la(o) dejará sin pensarlo.  Lo(a)s novio(a)s abusivo(a)s muchas veces pierden el control y lloran, ruegan e imploran, prometen cambiar y ofrecen matrimonio, viajes o regalos cuando usted amenaza con romper la relación.  Tanto los hombres como las mujeres fracasados, pueden amenazar con suicidarse, amenazar con volver con sus antiguas parejas (¡quienes se sienten afortunados de haber terminado la relación con ellos!), o pueden amenazar con  abandonar su empleo y mudarse del área – como si usted fuera responsable de esas decisiones.  “El (la) fracasado(a)” le ofrecerá una multitud de “tratos” e ideas tontas como: “¿por qué no continuamos saliendo por un mes más?”.  La(o) colmará con llamadas telefónicas, cada cinco minutos, esperando a ver si usted llega a un acuerdo o si usted acepta verle solamente para detener el acoso telefónico.  Algunos llamarán a sus familiares, sus amigos, los amigos de ello(a)s, o cualquier otra persona que ello(a)s puedan llamar – pidiéndoles que la(o) llamen y que le digan cuánto la(o) aman.  Lo(a)s fracasado(a)s más creativos, muchas veces generan tanta presión social, que la víctima acepta volver a una relación no saludable, antes que continuar con esa presión social.  Imagínese tratando de terminar una relación y recibir llamadas dramáticas de todos los familiares de su pareja (quienes secretamente quieren que usted cargue con él o ella, para que ellos mismos no lo tengan que hacer), o si su pareja pone un anuncio en el  periódico suplicándole que regrese o hasta un anuncio en una cartelera pública, le manda flores a su trabajo o a su casa todos los días o le ofrece un anillo de bodas (técnica muy usada por los hombres fracasados) o le informa que puede estar embarazada (técnica muy usada por las mujeres fracasadas) y todo esto ¡frente a sus compañeros de trabajo! Sus reacciones serán emocionalmente intensas, y ése es el comportamiento que ellos/ellas usarán para mantenerla(o)s emocionalmente prisionera(o)s. Si usted regresa con ellos/ellas, usted temerá una reacción peor. Si usted amenaza con irse otra vez, su pareja le recordará el incidente frecuentemente, como evidencia de la mala persona que es usted.  Recuerde, si su perro favorito brinca la cerca y se va, si usted lo encuentra y lo trae de vuelta, usted construirá una cerca más alta. Cuando usted regrese con “el (la) fracasado(a)” – la próxima vez, su “escape” va a ser tres veces más difícil.

9.  No le Permitirá Tener Intereses Fuera de la Relación

“El (la) fracasado(a)” la(o) insistirá para que usted deje sus pasatiempos, sus intereses y su relación con otras personas. Si usted tiene una actividad individual, su pareja le exigirá que le permita acompañarle, haciéndole sentirse mal durante toda la actividad.  La idea es evitar que usted que se divierta con otras actividades que le interesan, y que su pareja no controla totalmente.

10. Control Paranoico

“El (la) fracasado(a)” siempre va a controlar y seguir el rastro de dónde usted está y con quién.  Si usted habla con un miembro del sexo opuesto, su pareja le hará veinte preguntas acerca de cómo usted lo(a) conoce.  Si usted no contesta su llamada, le preguntará dónde estaba, qué estaba haciendo, con quién estaba hablando, etc. Su pareja se fijará qué tipo de lodo tiene su automóvil, le preguntará por qué usted frecuente ciertos lugares, y por qué llamó a su amigo(a) o por qué su amigo(a) lo llamó a usted, etc.  Algunos fracasado(a)s le perseguirán hasta el supermercado, y después le preguntan si estuvo allí, en un intento de atraparle en una mentira. En casos severos, revisarán su correo, registrarán sus bolsos y monederos, cuando lleguen a la casa, apretarán el botón de repetición automática del contestador de llamados de su teléfono, o registrarán la basura para encontrar evidencias. Los fracasado(a)s de alta tecnología, la(o) alentarán a hacer llamadas “personales” a sus amigos desde su casa, llamadas que grabarán secretamente para usarlas después como referencia. También pueden empezar a decirle cómo debe vestirse, qué clase de música debe oír y como comportarse en público. Eventualmente, le dirán que usted no debe hablar con ciertas amistades o familiares, no puede ir a ciertos lugares o hablar de ciertos temas en público. Si no tiene una cita un viernes por la noche, “el (la) fracasado(a)” le informará que le llamará esa noche, en cualquier momento. Y eso, eficazmente, le mantendrá a usted en su casa, esperando la llamada, con miedo a ser el blanco de un abuso verbal y muchas preguntas en caso de que no llegara a estar en su casa cuando su pareja le llame.  Esta técnica le permite a su pareja hacer lo que quiera socialmente y al mismo tiempo, controlar su comportamiento a distancia o desde un bar local.

11. Vergüenza Pública

En un esfuerzo por mantenerle bajo control en público, “el (la) fracasado(a)” le gritará, le llamará con nombres desagradables o le dirá cosas crueles y vergonzosas en privado o frente a otras personas.  En público, usted aprenderá rápidamente que cualquier opinión que exprese puede causar que su pareja le ataquen verbalmente, en ese momento, o después.  Si usted permanece en una relación con un fracasado(a) por mucho tiempo, aprenderá a sonreír educadamente, sin decir nada, y se mantendrá tomada a su brazo mientras están en público. Usted también se dará cuenta que caminará con la cabeza mirando hacia abajo, con miedo de encontrarse con algún amigo(a) que le hable y cause una reacción de ira en su pareja.

12. Nunca Es Suficiente

“El (la) fracasado(a)” le convencerá de que usted nunca es lo suficiente buena(o).  Que usted no dice “Te Amo” suficientes veces, que usted no se para suficientemente cerca, que usted no hace suficientes sacrificios por su pareja, y que su comportamiento siempre es inferior a lo que ellos/ellas esperan.  Éste es otro método de destruirle su autoestima y confianza en sí mismo(a).  Después de usar esta técnica durante muchos meses, empezarán a decirle que usted tiene suerte de contar con ellos/ellas – que son unas personas tan buenas y tolerantes con alguien tan equivocado(a) y sin valor personal como usted.

13. Derecho

“El (la) fracasado(a)” tiene un tremendo sentido de “tener ciertos derechos” (o atribuciones). Adoptan una actitud de que tienen el derecho lógico de hacer lo que quieren. Si alguien les bloquea en tráfico, “el (la) fracasado(a)” siente que tiene derecho a quitar a otros conductores de la carretera, de atacarlos y de poner en peligro las vidas de otros conductores con su mal genio. Tenga en cuenta que este sentido de derecho también será usado contra usted. Si usted desobedece sus demandas o deseos, o viola alguna de sus reglas, ellos/ellas se sentirán con derecho a castigarle de cualquier manera que decidan hacerlo.

14. Su Pareja les Cae Antipático(a) a Sus Amigos y Familiares

Mientras continúa la relación, sus amigos y familiares van a ver lo que “el (la) fracasado(a)” le está haciendo a usted.  Ellos se darán cuenta del los cambios que se producen en personalidad o notarán que usted esta más retraída(o).  Ellos se van a quejar.  “El (la) fracasado(a)” le va a decir a usted que ellos están celosos del “amor especial” que hay entre ustedes y después usará las quejas y opiniones de los demás, como evidencia adicional de que ellos están contra usted – no contra su pareja.  El mero hecho de mencionar a sus amigos y familiares encenderá su ira – y eventualmente la(o) pondrá en una posición dónde usted dejará de hablar acerca de las personas que usted quiere, hasta de sus propios familiares.  “El (la) fracasado(a)” se siente celoso(a) y amenazado(a) por cualquier persona que sea cercana a usted – hasta tendrá celos de sus hijos. En algunos casos, no le permitirá que sus padres o hermanos/hermanas visiten su casa.

15. Historias Desagradables

Algunas personas frecuentemente le enseñan su personalidad, por las historias y cuentos que ellos relatan sobre ellos mismos. Hay un antiguo dicho que dice, si le das suficiente soga a alguien, acabará ahorcándose.  Las historias que una persona cuenta, nos informan de cómo se ven ellos mismos, qué es lo que encuentran interesante y qué piensan que va a impresionarla(o) a usted. Una persona con sentido del humor, cuenta historias cómicas sobre su vida. “El (la) fracasado(a)” cuenta historias de violencia, agresión, de cómo fue insensible con otras personas, como rechazó a otras personas, etc.  Hay veces que le contarán acerca de relaciones que tuvieron en el pasado, y en todos los casos, le asegurarán que fueron tratado(a)s horriblemente, aunque ellos fueron maravillosos con esas personas. Ellos/ellas alardean de su genio y de sus explosiones, porque no ven nada malo acerca de la violencia y se sienten orgulloso(a)s de la actitud que tienen de “Yo no le aguanto nada de nadie”.  Las personas se definen a través de sus relatos, algo parecido a la descripción de una cultura a través de su folclore y sus leyendas.  Escuche esas historias – porque le dirán como va a ser tratada/o eventualmente y qué es lo que le espera.

16. La Prueba de la Mesera

Se dice que cuando usted está saliendo en pareja, la forma en que un individuo trata a una mesera o a otra persona neutral del sexo opuesto, es la forma en que le va a tratar a usted dentro de seis meses.  Durante el periodo de “la luna de miel” de una relación, usted va a ser tratado/a como un rey o una reina.  Pero, durante ese tiempo, “el (la) fracasado(a)” no se ha olvidado de cómo él o ella se siente hacia el sexo opuesto.  Las meseras, los empleados u otros individuos neutrales van a ser tratados despectivamente.  Si “el (la) fracasado(a)” es tacaño(a) – usted nunca recibirá nada después que se acabe la luna de miel.  Si lloriquean, se quejan, critican y atormentan – ésa será la forma en que le trataran a usted en seis meses.  Una persona mentalmente saludable es consistente de sus actos, su conducta y sus emociones, y trata a casi todas las personas de igual modo todo el tiempo.  Si usted se encuentra saliendo con un hombre o una mujer que le trata a usted como si fuera una reina o un rey, mientras que a otras mujeres u hombres los trata mal – termine esa relación.

17. La Reputación

Como mencionamos anteriormente, las personas mentalmente saludables son consistentes en sus personalidades y sus conductas.  “El (la) fracasado(a)” puede tener dos reputaciones distintas – un grupo de individuos le brindarán un informe fantástico y otro grupo le advertirá que con ellos no se juega. Si usted les pregunta a diez personas acerca de un nuevo restaurante – cinco de ellos van a decir que es muy bueno y cinco dirán que no es bueno – por lo que usted comprenderá que hay cierto riesgo en comer ahí.  “El (la) fracasado(a)” alardea sobre su reputación de “matón”, “mujeriego”, “ingenioso” o “loco”.  Ellos/ellas pueden contarles historias acerca de cuando otros los han llamados “locos” o les han sugerido que busquen ayuda profesional. Ponga atención a la reputación de su pareja. La reputación es la percepción pública sobre el comportamiento de una persona. Si la reputación tiene dos partes, una buena y una mala, el riesgo es alto. Usted va a tener que lidiar con la parte mala cuando se acabe la luna de miel de la relación. En los casos de problemas severos de conducta, “el (la) fracasado(a)” casi no tiene amigos, solamente conocidos. Los individuos emocional y moralmente saludables, no traban amistad con fracasado(a)s que tratan mal a otros. Si usted se da cuenta que no le agradan los amigos de su pareja, es porque ellos operan en la misma forma que él/ella lo hace y usted puede ver eso en ellos también.

18. Caminando como si “Pisara Huevos”

Mientras continúa la relación con “el (la) fracasado(a)”, usted será expuesta(o) a intimidación verbal, ataques de temperamento, largos interrogatorios sobre cosas triviales, amenazas o violencia dirigida hacia otras personas, pero de las cuáles usted es testigo, preocupaciones paranoicas acerca de sus actividades y una diversidad de insultos a su persona. Usted se sentirá rápidamente como si estuviera caminando “sobre cáscaras de huevos” mientras esté en presencia de su pareja – con miedo de hablar de ciertos asuntos, con miedo a mencionar que usted habló con un amigo o se encontró con él, y con miedo a cuestionar o criticar el comportamiento de su pareja. En vez de sentir cariño y el calor del afecto, usted se sentirá estresada(o) constantemente o tensa(o) cuando habla con otras personas (porque pueden decir algo acerca de lo cuál usted deberá dar explicaciones al fracasado después), y con miedo de encontrarse con alguien que vaya a tener que saludar en publico.  Las citas y las horas que pasan juntos, van a ser más confortables y menos amenazantes cuando estás ocurren estando totalmente solos – que es exactamente lo que quiere “el (la) fracasado(a)” – que no interfieran con su control y dominio.

19. No le importan sus Sentimientos u Opiniones

“El (la) fracasado(a)” está tan centrado en sí mismo y se adora tanto, que considera que los sentimientos y las opiniones de los demás no tienen valor. Mientras la relación con “el (la) fracasado(a)” continúa y usted empieza a cuestionar lo que siente o lo que ve en el comportamiento de su pareja, él o ella le dirán que sus sentimientos y opiniones no tienen sentido, que son tonterías y que usted esta emocionalmente trastornada/o por pensar esas cosas. Al fracasado(a) no le interesan sus opiniones o sus sentimientos – pero se molestaran porque usted se atrevió a dudar de sus conductas. “El (la) fracasado(a)” es extremadamente hostil cuando es criticado/a, y con frecuencia, reaccionan con ira o explosiones de mal genio cuando se duda de su comportamiento.

20. Ellos/Ellas  la(o) Vuelven “Loca(o)”

“El (la) fracasado(a)” se comporta de una manera tan dañina que usted empieza a hacer cosas “locas” para defenderse. Si “el (la) fracasado(a)” le ha citado a las 8:00 p.m. – usted llamará al numero de pronóstico meteorológico, borrará sus mensajes del contestador telefónico para cubrir la reproducción automática de llamadas, revisará la basura para ver si encuentra algo que pueda meterle en problemas, y llamará a su familia y amigos para decirles que no le llamen esa noche. Usted le advertirá a su familia o amigos que no hablen de ciertos temas, evitará aquellos lugares de su comunidad dónde pudiera encontrarse con amigos o personas con quienes trabaja y no hablará con nadie, por miedo a que su pareja le haga unas 20 preguntas.  Usted también se volverá paranoica(o) – escogiendo bien qué ropa se pondrá y lo que dirá.  Hombres que no son violentos, se involucran en peleas y discusiones con mujeres fracasadas.  Mujeres que no son violentas, se encuentran gritando fuerte, cuando ya no pueden aguantar el abuso verbal o la intimidación. En situaciones de defensa emocional y físicas, nos comportamos de un modo diferente y extraño. Aunque pensemos que nos estamos volviendo “loca(o)s” – es importante recordar que, cuando estamos en un combate, no existe un “comportamiento normal”.  Su comportamiento regresara a la normalidad cuando termine su relación con “el (la) fracasado(a)”, antes de que causarle un daño psicológico permanente.

Versiones Peligrosas de “el (la) fracasado(a)”

Hay versiones peores y hasta más peligrosas de “el (la) fracasado(a)” que han sido identificadas a lo largo de muchos años.  Si usted está involucrado/a o comprometido/a en una relación con alguno de estos ejemplos de personas fracasadas, es posible que necesite asistencia legal y profesional para salvarse.

Abusador Físico

Los abusadores físicos empiezan una relación con movimientos físicos – empujando, forzando, etc.  Esto se convierte, rápidamente, en amenazas verbales con gestos físicos – el dedo apuntado muy cerca a su cara, el puño en su cara o amenazándole con violencia física, diciendo cosas como: “¡Tú me fuerzas a romperte la cara!”  Eventualmente, estas conductas se combinan y se convierten en abuso físico – golpes, bofetadas y puntapiés. “El (la) fracasado(a)” siempre se arrepiente al día siguiente y se inicia el ciclo de dulce a amargo otra vez.  Con mucha frecuencia, huir de los abusadores físicos requiere la ayuda de la familia, de las agencias policiales o agencias locales de lucha contra el abuso. Las mujeres fracasadas atacan con frecuencia a sus parejas, rompen las ventanas de los autos o se comportan con tanta violencia, que su novio es forzado a defenderse del ataque. Si la mujer fracasada sufre un rasguño o un hematoma mientras el hombre se defiende de ella, como cuando la controla físicamente para que ella no le golpee, esos rasguños o hematomas serán “mostrados” a otras personas, como evidencias de la mala persona que es su pareja y lo abusivo que fue en la relación.

Fracasados Sicóticos

Hay muchos fracasado(a)s que están muy enfermo(a)s en un sentido psiquiátrico – como en la película “Fatal Attraction” (Atracción Fatal).  Algunos le contarán historias fantásticas y tratarán de convencerle de que están involucrados con la Mafia o con una agencia del gobierno (CIA, FBI, etc.).  Algunos fingen que tienen enfermedades incurables, embarazos o infecciones.  Nos intimidan y  asustan con comentarios como “Yo puedo hacer que asesinen a cualquiera…” o “A mí nadie me deja…”.  Si usted trata de terminar la relación, ellos o ellas reaccionan violentamente y dan la impresión de que usted, sus amistades o su familia están en un gran peligro. Así, algunas personas permanecen en relaciones abusivas y controladoras por  miedo a que les pase algo malo a sus familiares o a su reputación personal.  Aunque ese temor es poco realista, porque  “el (la) fracasado(a)” solamente está interesado(a) en controlarle a usted, esos temores se viven como muy reales cuando se combinan con otras características de intimidación de “el (la) fracasado(a)”.

Lo(a)s fracasado(a)s sicóticos o que están mentalmente enfermos, le acecharán, le perseguirán o le molestarán. Hasta pueden amenazarle con emplear la violencia física, le enseñarán armas de fuego, o amenazarán con matarla(o) o suicidarse si usted lo(a) deja. Si usted trata de salir con otras personas como pareja, ellos/ellas pueden perseguirle o amenazar a su nueva pareja. También pueden molestar por teléfono o amenazar y hasta pueden atacar físicamente a su nueva pareja, o cometer actos de vandalismo contra ella.  Si usted está recientemente divorciada(o), separada(o), o acaba de terminar una relación, “el (la) fracasado(a)” puede intimidar a su ex-pareja (si su ex-pareja no se asusta), porque teme que usted regrese con ellos.  Recuerde esto – todo lo que “el (la) fracasado(a)” le ha hecho a cualquier otra persona, es lo que le puede esperar a usted mismo/a.  “El (la) fracasado(a)” le puede mandar fotos suyas, de sus hijos o de su familia – fotos que ellos/ellas tomaron secretamente – insinuando que ellos/ellas pueden “tener acceso y lastimar” a aquellos a quienes usted ama.  Usted va a necesitar ayuda y tomar medidas legales para separarse de estos individuos.

Guías para la Separación

Separarse de “el (la) fracasado(a)”, frecuentemente requiere tres partes: la separación, el fin de la relación, y la protección en el futuro.

La Separación

Durante la etapa de la separación, usted reconoce lo que tiene que hacer y crea un Plan de Escape.  Muchas personas fallan cuando tratan de separarse de un fracasado(a), porque se alejan rápida y impulsivamente, sin un contar con un buen plan y sin recursos.  En muchos casos, “el (la) fracasado(a)”, ha aislado a su pareja de otras personas, tiene control sobre sus finanzas o tiene control sobre los accesos o dispositivos de escape, como un automóvil.  Durante la fase de separación, usted deberá…

- Observar la forma en que la(o) traten, y prestar atención a los métodos mencionados arriba y observar cómo actúa “el (la) fracasado(a)”.

- Conviértase en una persona aburrida gradualmente, hable menos, comparta menos sus sentimientos y sus opiniones.  El objetivo es aburrir al fracasado(a), para limitar el vínculo emocional, y al mismo tiempo, no crear una situación que pueda ponerle a usted en peligro.

- Haga contacto en secreto con su familia y con otras personas que le apoyen. Determine qué tipo de ayuda le pueden prestar – un lugar para vivir, protección, ayuda económica, etc.

- Si usted teme a la violencia o al abuso, busque opciones, como una Orden de Restricción, a través de las agencias legales o policiales de su localidad.

- Si  “el (la) fracasado(a)” es destructivo(a), mude sus pertenencias de valor poco a poco de su casa, si viven juntos, o trate de recuperar sus posesiones, si están en manos de “el (la) fracasado(a)”.  En muchos casos, usted va a perder algunas pertenencias personales durante su separación – pero éste es un precio menor que deberá pagar para librarse de “el (la) fracasado(a)”.

- Deje de discutir, debatir o pelear por cualquier tema.  Deje de defenderse o de dar explicaciones – responda con comentarios como “He estado tan confundida(o) últimamente” o “Tengo tanto estrés, que no sé por qué hago lo que hago”.

- Empiece a comentar que está deprimida(o), agobiada(o) o confundida(o) sobre la vida en general.  Recuerde – “el (la) fracasado(a)” nunca acepta su responsabilidad personal por lo que pasa en una relación.  “El (la) fracasado(a)” se sentirá mejor terminando una relación si la puede culpar a usted. Muchos individuos son forzados a fingir que “están confundidos” y torpes, dejando que “el (la) fracasado(a)” le diga a otros, “¡mi novia (o novio) está casi loca(o)!” Le dirán a otros que usted está loca(o) o confundida(o), pero de este modo usted estará más segura(o). Déjele que piense lo que quiera, mientras usted pasa por el proceso de la separación.

- No se involucre en otra relación.  Eso sólo complicará su situación e incrementará la ira de “el (la) fracasado(a)”.  Lo mejor que puede hacer es quedarse tranquila(o) por unos cuantos meses.  Recuerde, “el (la) fracasado(a)” va a localizar a otra víctima rápidamente, y se involucrará con ella instantáneamente, dejando morir el foco de atención que tenía sobre usted.

- Cuando “el (la) fracasado(a)” empiece a cuestionar los cambios de su conducta, finja estar confundida(o), deprimida(o), entumecida(o) emocionalmente, y muchas otras  reacciones aburridas.  Esto construirá la base para terminar la relación.

Fin de la Relación

Recuerde que “el (la) fracasado(a)” no acepta responsabilidad, reacciona a las criticas con ira y es propenso a reacciones de pánico ante una separación.

- Explíquele que usted se siente emocionalmente deprimida(o), confundida(o) y agobiada(o).  Usted no puede sentir nada por nadie y quiere terminar la relación casi para beneficio de él/ella.  Hágale recordar que probablemente se han dado cuenta que algo está mal y que usted necesita tiempo para comprender sus sentimientos y arreglar lo que está mal con usted.  Aunque le parezca terrible, usted va a tener que usar el tema de: “Yo no sirvo para nadie en este momento en mi vida”.  Si “el (la) fracasado(a)” la(o) culpa de la separación al final, como lo haría de todas maneras si fueran ellos/ellas quienes terminaran la relación, entonces se alejarán más rápido.

- Si “el (la) fracasado(a)” siente pánico, usted va a recibir una gran cantidad de llamadas telefónicas, cartas, notas en su automóvil, etc.  Reaccione a cada una de ellas de la misma manera – con un “gracias” aburrido.  Si usted reacciona de manera exagerada o lo acepta, habrá perdido el control otra vez.

- Su enfoque debe estar centrado en su necesidad de tomarse un tiempo para alejarse de la situación. No acepte ninguna negociación que le ofrezca – como tener menos citas, o citas una vez por semana nada más, no verse por una semana, ir a terapia juntos, etc.  Mientras que “el (la) fracasado(a)” tenga contacto con usted, seguirá pensando que tiene una posibilidad de manipularla(o).

- “El (la) fracasado(a)” va a enfocarse en hacerla(o) sentirse culpable.  Con cada contacto telefónico, usted va a escucharlo(a) decir cuánto la(o) ama, cuántas cosas él/ella hizo por usted y cuántos sacrificios ha hecho por usted. Al mismo tiempo, usted va a escuchar lo mala(o) que ha sido por enamorarlos, por no darles otra oportunidad para arreglar las cosas y por avergonzarlo(a)s cuando terminaron la relación.

- No trate de hacerles entender cómo se siente usted – no lo van a entender.  “El (la) fracasado(a)” sólo se preocupa acerca de cómo ellos/ellas se sienten – sus sentimientos no cuentan.  Usted perderá tiempo tratando de hacerles entender y ellos/ellas verán las discusiones como una oportunidad de hacerle sentir más culpable y manipularle.

- No crea en los cambios de comportamientos rápidos o en promesas de matrimonios, viajes, regalos, etc.  Usted ya ha visto cómo “el (la) fracasado(a)” es normalmente y naturalmente. Mientras que algunas personas pueden cambiar por un corto periodo de tiempo y después siempre regresan a su comportamiento normal en cuanto pasa la crisis.

- Busque ayuda profesional para usted o el apoyo de otras personas durante este tiempo. Usted va a necesitar aliento y una guía.  Recuerde, que si “el (la) fracasado(a)” se entera que usted está buscando ayuda, ellos/ellas van a criticar al consejero, al terapeuta, o el esfuerzo en sí.

- No use palabras como “algún día”, “a lo mejor”, o “en el futuro”.  Cuando “el (la) fracasado(a)” oye esas posibilidades, ellos/ellas piensan que usted se está debilitando y aumentan su presión.

- Imagínese a una máquina de juego que no funciona.  Si nosotros estuviéramos en Las Vegas frente a una máquina de juego y le diéramos diez oportunidades y no pasara nada – entonces nos iríamos a probar suerte en otra máquina.  Pero, si en el décimo intento la máquina nos pagara un poquito, nosotros seguiríamos jugando con ella – pensando que el premio está por llegar.  Si nosotros nos mantenemos firmes y estables en nuestra decisión de terminar la relación,  por muchos días, y momentáneamente nos ofrecen la posibilidad o la esperanza de una reconciliación – habremos hecho una pequeña concesión y la presión continuará.  Nunca cambie su posición – diga siempre lo mismo.  “El (la) fracasado(a)” va a parar de jugar con una máquina que no le paga, y rápidamente se irá a otra.

Protección en el Futuro

- “El (la) fracasado(a)” nunca ve su responsabilidad o participación en la dificultades de la relación.  Desde el punto de vista psicológico, “el (la) fracasado(a)” ha vivido y se ha comportado de está manera la mayor parte de su vida, y seguramente, durante toda su vida adulta. Y como no se sienten culpables, o no se perciben como individuos que tienen un problema, “el (la) fracasado(a)” tiende a pensar que la novia o el novio simplemente están pasando por una fase extraña – a lo mejor sus parejas (víctimas) pueden estar temporalmente confundida(o)s, pueden estar oyendo a las personas equivocadas, o pueden estar enojada(o)s por algo y pronto se les pasará.  “El (la) fracasado(a)” raramente se separa completamente y a menudo trata de continuar el contacto con la pareja, incluso hasta después de terminada la relación. Durante el tiempo de “Protección en el futuro” algunas instrucciones son las siguientes:

- Nunca cambie su posición o postura original. ¡Ya se terminó para siempre! No hable de cambios posibles en su posición en el futuro.  Usted pensará que eso va a calmar a “el (la) fracasado(a)”, pero eso sólo le dirá que todavía existen posibilidades y que necesita presionarla(o) un poco más para que regrese a la relación.

- No se ponga de acuerdo a citas o reuniones para hablar del pasado.  Para “el (la) fracasado(a)”, discutir el pasado es una forma de disgustarla(o) a usted, de ponerle en la defensiva y de usar su sentimiento de culpa para atraparlo(a)s otra vez.

- No le cuente detalles de su nueva vida o relaciones.  Garantícele a él/ella que su vida y la suya ahora son privadas y que usted espera que ellos/ellas sean felices.

- Si usted empieza a sentirse culpable durante alguna de las llamadas, cuelgue el teléfono rápidamente.  Muchas personas regresan a matrimonios y relaciones no saludables, por sentirse principalmente culpables.  Si usted escucha esas llamadas telefónicas, como si las estuviera grabando, usted se va a dar cuenta de que  “el (la) fracasado(a)” se pasa la mayoría del tiempo llorando o tratando de hacerle sentir culpable.

- En cualquier contacto con el ex-fracasado(a), bríndele solamente un informe breve, parecido al que usted le daría a su tía Gladys.  Por ejemplo: “Todavía estoy trabajando mucho y aún no juego bien al tenis . Eso es todo”.

- Cuando “el (la) fracasado(a)” le cuente lo difícil que ha sido terminar la relación, comparta con él/ella algunos de sus pensamientos con respecto a romper con alguien y lo difícil que es encontrar a la persona correcta.  Mientras que “el (la) fracasado(a)” intente enfocarse en su relación, hable como una consejera (como Ann Landers) – “Bueno, romper con alguien es difícil para todos.  Salir con alguien es difícil en estos tiempos. Yo estoy seguro(a) que vas a encontrar eventualmente a alguien que será la persona correcta para lo ti”.  Recuerde – ¡Nada personal!

- Mantenga todo el contacto dulce y corto – mientras más corto, mejor.  Cuando hable con “el (la) fracasado(a)”, usted siempre estará haciendo algo, por ejemplo: tiene algo en el microondas, o su madre viene subiendo las escaleras de su casa.  Deséele lo mejor, pero siempre con el mismo tono de voz que usted usaría con alguien con quien usted se encontró en el supermercado.  Para las llamadas telefónicas, algunas tiendas de productos electrónicos tienen unos equipos que producen como veinte sonidos – una campana, una alarma de horno o microonda, un toque en la puerta, etc.  Es conveniente tener ese pequeño dispositivo al lado del teléfono – la cena salió del microondas o alguien está tocando la puerta.  Haga lo que tenga que hacer para mantener la conversación corta – y que no sea una conversación personal.

Resumen

En todas las relaciones a lo largo de nuestras vidas, vamos a conocer una variedad de individuos con muchas personalidades diferentes.  Algunos son un placer tenerlos en nuestras vidas y algunos nos ofrecen amor y seguridad para el resto de nuestras vidas.  Otros, representan un riesgo para nosotros y nuestro futuro, por su tipo de personalidad y actitudes.  Tanto en el campo de la medicina y de salud mental – la clave para tener una buena salud es la identificación temprana y el tratamiento de problemas – antes que lleguen al punto de estar fuera de un tratamiento. En los muchos años de práctica de psicoterapia y asesoramiento, tratando a víctimas de fracasado(a)s, he visto cómo los patrones de actitud y comportamiento se evidencian en “el (la) fracasado(a)”, y que actualmente pueden ser señalados e identificados con la esperanza de proporcionar advertencias e identificaciones en la etapa inicial de una relación. Cuando estos patrones e indicadores salen a la luz y dicho patrón es identificado, debemos movernos rápidamente para salir de esa situación. Continuar una relación con “el (la) fracasado(a)”, se convertirá en una relación que implique intimidación, miedo, ataques de genio aterrador, control paranoico y una pérdida total de su autoestima y confianza en sí misma(o).

Si usted ha estado involucrado en una larga relación con “un(a) fracasado(a)”, después que logre terminar la relación, notará que ha sufrido de un daño psicológico que requiere ayuda profesional para repararlo.  En muchos casos, el estrés ha sido tan severo, que quizás sufra de una depresión producida por dicho estrés.  Usted puede haber sufrido un daño severo a su propia confianza y autoestima o en sus sentimientos hacia el sexo opuesto o hacia las relaciones. Los psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y consejeros están disponibles en su comunidad para asistirle y guiarle, lo que le ayudará a recuperarse de esa relación nociva con “el (la) fracasado(a)”.

Dr. Joseph M. Carver, Ph. D., Psicólogo

www.drjoecarver.com

10 Respuestas en “Sepa si Está Saliendo con un Perdedor”

  1. carmen says:

    Realmente es un artículo enriquecedor, alerta a hombres y mujeres y nos permite darnos cuenta de acciones de las que no estábamos claros porque cuando hay emociones en el medio es difícil que lo detectemos y muchas veces no logramos darnos cuenta de lo que ocurre, las razones o el detonante de lo que hace que se accionen las discusiones o los maltratos, amenazas o las acciones para denigrar a la pareja. Gracias!
    Coincido con los comentarios anteriores, valga decir que se refleja el profesionalismo y conocimiento del autor, a quien le felicito por su disposición en compartir con todos el conocimiento en el área.

  2. Marianaca says:

    Hola a tod@s. Quisiera resumirles mi experiencia. Estuve hasta hace poco involucrada con un abusador emocional durante 2 años. Debido a mi inexperiencia pensé que muchas de sus reacciones eran normales hasta que empecé a sentirme más deprimida de lo que estaba cuando lo conocí. La soledad me estaba matando y decidí aceptar su compañía debido a que a mis 35 años no me había dado la oportunidad de amar a un hombre. Me enamoré de su sencillez, ternura, de su forma de relacionarse con los demás, de su autoestima, de su valor, de sus buenos sentimientos con los demás, era divertido, inteligente, una familia bonita y coherencia en la forma como estaba llevando su plan de vida profesional y personal. En una frase, lo admiraba. Creo que en el fondo no quise relacionarme con ningún otro hombre porque todos me parecían perdedores y este no. Acepté su neurosis, su debilidad, su desapego conmigo porque me hacía sentir viva por el simple hecho de haberse fijado en mi y quise nutrirme al máximo de sus experiencias y saber cómo podría una persona llegar a tener tal grado de felicidad que era lo que yo quería tener. Mi dolor permaneció todo ese tiempo ya que tenía novia y aunque me propuse mostrale lo valiosa que era yo para él pues sus sentimientos no cambiaron hacia mi. Para desapegarlo, se empezó a aburrir porque ya no tenía el control hacia mi. Me veía aburrida y distante, adicionalmente le dije que me quería casar y santo remedio. Se esfumó. De esta relación salí fortalecida y aunque un poco agotada satisfecha porque aprendí todo lo que no sabía de las relaciones y porque me di cuenta que si dejara su bipolaridad podría llegar a ser un hombre maravilloso, le deseo lo mejor de la tierra y agradecida por los buenos momentos, sus atenciones, sencillez, atención y preocupación por mi bienestar, me voy en paz con la firme convicción de llevarme lo que estaba buscando. Besos a todas.

  3. khalathea says:

    Después de leer el artículo, he confirmado por enésima vez algo que ya intuía. En mi caso, se cumplen varias de las condiciones.
    La primera, ese “amor infinito” a primera vista, fue cierto. Ese “te quiero” antes de tres meses. Hubo también aquello de “eres la mujer de mi vida”, “es a ti a quien estaba esperando” o “lo supe en cuanto te vi”… Y creó un mundo maravilloso en paralelo al mundo real, donde sólo cabíamos los dos. En ese mundo, yo era la reina y él mi fiel sirviente. Encantador, amable, siempre pendiente de mí, se adelantaba a mis deseos, incluso antes de que yo fuera consciente de ellos…
    Mis amigas rápidamente fueron catalogadas como “esto o aquello”, las imitaba en su forma de hablar o gesticular. Con respecto a mis padres, era especialmente crítico con mi madre, siempre dejaba caer algún comentario aparentemente inocente sobre cómo iba vestida o sus “aires de grandeza”. Para mí era casi un alivio no quedar con mis amigas, que empezaron a parecerme unas pesadas que no me comprendían y reduje las visitas a casa de mis padres, que se convirtieron en otra pesadez. Pero no me importaba, porque mi mundo era él y con eso era más que suficiente.
    Al mismo tiempo, me sentía incómoda cuando ambos estábamos en compañía de otras personas, en especial cuando eran mujeres, tenía la sensación de que me dejaba al margen, aunque pensaba que era mi percepción, que yo estaba paranoica. Porque él me quería, me adoraba, me idolatraba…. A veces, me reprendía cariñosamente con un “ves, como yo te lo decía” delante de otros, especialmente delante de otras mujeres. El reproche siempre era exquisito y cariñoso, así que no me daba opción a enfadarme por su comportamiento y me hacía sentir muy mal, porque en el fondo pensaba que lo hacía por mi bien y que era yo la equivocada. En su relación con mi hermana y algunas primas, tuve a veces la misma sensación que con otras mujeres.
    Y poco a poco sin darme cuenta, me fui sintiendo mal, cansada, agotada, sin ganas de nada, deprimida, me sentía débil, tonta e inútil, todo lo que hacía, lo que pensaba, se lo consultaba. Si él no me daba el visto bueno, yo no me sentía segura. Él siempre sabía cómo hacerlo todo de forma más eficiente, más rápida. Él tenía la solución. Él era la solución… Siempre había un “menos mal que yo estoy aquí”, un “tú eres pequeñita”.
    Mi situación laboral no es muy estable, sin embargo, el tiempo que estuve con él parecía peor que nunca, me sentía a disgusto con mi jefa, todo me parecía más negro… y él siempre estaba allí para ayudarme.
    Hace menos de un año, él decidió de golpe que ya “no nos veía como pareja”. Yo intenté comprender lo que pasaba y todas sus respuestas entre lamentos y suspiros apuntaban un solo culpable: YO. Luego, adiviné que había otra mujer. Su confesión me arrastró de nuevo a la culpa: “hay otra mujer porque tú no has cubierto los huecos”. En cualquier caso yo era culpable: culpable de no haberle querido lo suficiente, culpable de desperdiciar su amor, culpable de dejar escapar un “mirlo blanco” (como él mismo se definía), culpable por no ser mejor, culpable por querer progresar laboralmente, culpable por no haber visto su infelicidad… porque él lo había dado todo por mí y se sentía extenuado. Enfrentarme a la idea de separarme de él me dejó desnuda y desamparada. Me producía terror no tenerle a mi lado.
    A día de hoy, no mantengo ninguna relación con él a pesar de su insistencia, (“yo siempre estaré ahí para ayudarte, porque te sigo queriendo”) y sus repetidos intentos de contactar conmigo, hacerme llegar regalos o mensajes a través de terceros. Mis circunstancias vitales no han cambiado sustancialmente: mi familia es la misma, mis amigas también, mi situación laboral sigue igual de inestable, etc. Y yo me siento libre, dueña de mis decisiones, con ganas de reír, de probar cosas nuevas, de conocer gente nueva, de enfrentarme a retos y sin ningún miedo. Está claro que me tropecé con un fracasado.

    • AEEA says:

      Hola Khalathea,

      Como decimos por aquí… él se lo perdió, tú no. Tú ganaste, y en muchos sentidos. Te felicito, continúas siendo dueña de tu propia vida y lo que es más, no ha permitido que un tonto perdedor dañe tu autoestima.

      Muchos cariños para ti, eres una persona sumamente saludable :)

  4. Gisela says:

    Hola, bueno acabo de leer el ariculo, estoy en pareja con alguien desde hace 6 meses, y despues de leer el erticulo, veo algunas coincidencias, no todas y no se si estare con un maltratador psicologico o no,el es muy inestable,y cuando se enfada ,si siento que me maltrata psicologicamente, pero no se si debido a asu enfado o que ,no se si es normal o no, estube cadasa 12 años, y nunca me paso, asi, las discusiones no teminaban asi.y no se donde esta el limite, no se darme cuenta.ojala me pudan ayudar un saludo, Gisela

    • AEEA says:

      Hola Gisela,

      La ira (estar enojados) es una emoción natural de los seres humanos, pero las personas que son psicológicamente o emocionalmente maduras aprenden a canalizar su ira de manera que no dañen ni lastimen a otras personas. En pocas palabras, es normal estar enojados por algo, pero no es normal o sano, maltratar a otra persona porque estamos enojados (aunque estemos enojados con esa persona). Ante la duda, le sugiero que haga una consulta más detallada con un terapeuta y que lea toda la información que pueda sobre el tema del abuso emocional o maltrato psicológico. También es importante que usted vaya registrando si ese maltrato ha sido sólo ocasional o si se ha vuelto algo frecuente.

      Manténgase alerta e informada para poder definir si usted está con una persona que no puede manejar la ira y que puede maltratarla peor en el futuro.

  5. Cecilia Vega says:

    Felicito al Dr. Carver por su acertada descripción de lo que significa interactuar con una pareja emocionalmente abusiva. Ese fue mi csao hace unos meses atrás. Cuando leí esta fiel descripción de los tipos de características de los fracasados, me sentí profundamente identificada. Lo más difícil de asumir después de haber estado involucrada con un fracasado es rearmarse y descubrir que hay nueva vida después de una rúptura de esta naturaleza. El daño es real y puchas que cuesta trabajar la autoestima cuando te han tratado tan mal. En mi caso, no hubo violencia física, pero si psicológica. Es tan claro lo que señala este artículo que espero que ayude a muchos hombres y mujeres del mundo. Muchas gracias por el artículo.
    Cecilia
    Santiago, Chile.

    • AEEA says:

      Muchas gracias por tu comentario, Cecilia. Coincidimos plenamente contigo, los artículos del Dr. Carver son una valiosa fuente de información y han ayudado a muchas personas hasta la fecha. Gracias nuevamente por tu comentario.