Feed de
Posts
Comentarios

Amar a un Abusador

EL AMOR Y EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO
- El Misterio de Amar a un Abusador -

El siguiente artículo fue escrito por el Dr. Joseph Carver, psicológo clínico de Ohio, a modo de folleto informativo gratuito para sus pacientes.  Les recomendamos leer el mismo porque le brindará mucho información útil acerca del Síndrome de Estocolmo, una patología bastante común que se desarrolla en una relación entre una víctima y un abusador.

El Amor y el Síndrome de Estocolmo – por el Dr. Joseph Carver
Con frecuencia, las personas se asombran de sus propias reacciones y problemas psicológicos. Las personas que sufren de depresión se quedan estupefactas cuando recuerdan que alguna vez pensaron en suicidarse. Lo pacientes que están recuperándose de trastornos psiquiátricos severos, a menudo quedan atónitos cuando recuerdan sus síntomas y conductas durante los episodios psiquiátricos. Recientemente, un paciente con Trastorno Bipolar me dijo: “¡No puedo creer que haya pensado que podía cambiar el clima a través de telepatía mental!” Una de las reacciones más comunes es: “¡No puede creer que haya hecho eso!”

En la práctica clínica, algunas de las personas que más se sorprenden y se asombran son aquellas que han estado involucradas en una relación abusiva y controladora. Cuando la relación termina, suelen hacer comentarios como: “Sé lo que me ha hecho, pero aún lo/la amo”, “No sé por qué, pero deseo que regrese”, o “Sé que suena descabellado, pero lo/la extraño”. Hace poco oí a un paciente decir: “Esto no tiene sentido. Él consiguió una novia nueva y está abusando de ella también… pero, ¡estoy celosa!” Los amigos y los familiares de estas personas se quedan aún más sorprendidos y asombrados cuando oyen estos comentarios o son testigos de que sus seres queridos regresan a la relación abusiva. Cuando una situación no tiene sentido, desde un punto de vista social, ¿tiene sentido desde el punto de vista psicológico? La respuesta es: ¡Sí!

El 23 de agosto de 1973, dos delincuentes armados con ametralladoras ingresaron en un banco de Estocolmo, Suecia. Esgrimiendo su arma, un presidiario fugitivo llamado Jan-Erik Olsson les anunció a los aterrorizados empleados del banco: “¡La fiesta acaba de comenzar!” Los dos ladrones de bancos mantuvieron cautivos a cuatro rehenes, tres mujeres y un hombre, durante las siguientes 131 horas. Los rehenes fueron atados con cartuchos de dinamita y mantenidos en la bóveda del banco hasta que finalmente, fueron rescatados el 28 de agosto.

Luego de su rescate, los rehenes exhibieron una actitud sorprendente, tendiendo en cuenta que fueron amenazados, abusados y que temieron por sus vidas durante cinco días. En las entrevistas con los medios de comunicación, quedó claro que apoyaban a sus captores y, de hecho, les temían a los agentes policiales que acudieron a su rescate. Los rehenes habían comenzado a creer que sus captores estaban de hecho, protegiéndolos de la policía. Tiempo después, una de las mujeres se involucró con una de los delincuentes y otra estableció un fondo de defensa legal para ayudar a los criminales con sus gastos de defensoría. Claramente, los rehenes habían establecido un “vínculo” emocional con sus captores.

Aunque el trastorno psicológico que se produce en las situaciones de la toma de rehenes comenzó a conocerse como el “Síndrome de Estocolmo”, debido a la publicidad de los medios, el “vínculo” emocional con los captores era un tema familiar en el campo de la psicología. Ya había sido reconocido muchos años antes, y se había hallado en otros estudios de situaciones con rehenes, prisioneros o relaciones abusivas, tales como:

• El abuso infantil
• Las mujeres golpeadas o abusadas
• Los prisioneros de guerra
• Los miembros de un culto
• Las víctima de incesto
• Las situaciones de toma de rehenes por parte de delincuentes
• Los prisioneros de campos de concentración
• Las relaciones intimidantes o controladoras

Haciendo un análisis final, los vínculos emocionales con los abusadores son, en realidad, una estrategia de supervivencia de las víctimas de abuso e intimidación. La reacción del “Síndrome de Estocolmo” en situaciones de toma de rehenes y/o situaciones abusivas son tan conocidas en la actualidad que los negociadores de rehenes policiales ya no las ven como reacciones inusuales. De hecho, frecuentemente se alienta este tipo de reacción en situaciones delictivas porque aumenta las posibilidades de supervivencia de los rehenes. El lado negativo de esto es que también asegura que aquellos rehenes que experimenten el “Síndrome de Estocolmo” no colaborarán mucho durante el rescate o la prosecución penal. El personal de cumplimiento de la ley local ha reconocido este síndrome, a lo largo de mucho tiempo, en el caso de mujeres golpeadas que deciden no presentar cargos contra el abusador, pagan la fianza de su esposo o novio golpeador para que sea liberado de prisión, y hasta han llegado a atacar físicamente a la policía cuando ésta acude a rescatarlas de un ataque violento.

El Síndrome de Estocolmo (SS) también puede encontrarse en las relaciones familiares, románticas e interpersonales. El abusador puede ser el esposo o la esposa, el novio o la novia, el padre o la madre, o cualquier otra persona con un rol que le permita al abusador adoptar una posición de control o autoridad.

Es importante comprender los componentes del Síndrome de Estocolmo, ya que se relacionan con las relaciones abusivas y controladoras. Una vez que se comprende el síndrome, es más fácil comprender por qué las víctimas apoyan, aman, e incluso defienden a sus abusadores o controladores.

Cada síndrome tiene síntomas o conductas, y el Síndrome de Estocolmo no es una excepción. Aunque no se ha determinado una lista precisa de características, debido a la diversidad de opiniones entre los expertos y los investigadores, muchas de las siguientes características se encontrarán presentes:

• Sentimientos positivos por parte de la víctima hacia el abusador o controlador
• Sentimientos negativos por parte de la víctima hacia sus familiares, amigos, o hacia las autoridades que intentan rescatarla o apoyarla o conseguir su liberación
• Apoyo a las razones y las conductas del abusador
• Sentimientos positivos por parte del abusador hacia la víctima
• Conductas de apoyo por parte de la víctima, a veces, ayudando al abusador
• Incapacidad de colaborar mediante conductas que pudieran ayudar a su liberación o desapego.

El Síndrome de Estocolmo no sucede en todos los casos de toma de rehenes o situaciones abusivas. En otro asalto a un banco que involucró una toma de rehenes, después de aterrorizar a los clientes y empleados del banco durante muchas horas, un policía francotirador le disparó e hirió a ladrón de bancos que aterrorizaba a las víctimas. Luego de caer al piso, dos mujeres lo recogieron y lo sostuvieron físicamente contra la ventana para que le dieran otro disparo. Como pueden ver, la cantidad de tiempo que una persona es expuesta al abuso o al control, y estos factores adicionales, ciertamente juegan un rol importante.

Se ha encontrado que existen cuatro situaciones o condiciones que sirven como base para que se desarrolle el Síndrome de Estocolmo. Estas cuatro situaciones pueden encontrarse en relaciones abusivas, casos de abuso severo y toma de rehenes:

• La presencia de una amenaza que se percibe como un riesgo contra la supervivencia física o psicológica de la persona y la creencia de que el abusador cumplirá con esa amenaza.
• La presencia de pequeños gestos de aparente amabilidad por parte del abusador hacia la víctima
• El aislamiento de cualquier otro perspectiva diferente de la del abusador
• La percepción de la incapacidad de escapar a la situación

Al tener en cuenta cada una de estas situaciones podemos comprender cómo se desarrolla el Síndrome de Estocolmo en las relaciones románticas, al igual que en las situaciones de delincuentes y rehenes. Al analizar cada situación, encontramos lo siguiente:

Percepción de amenaza a la supervivencia física o psicológica de la persona
La percepción de una amenaza puede formarse a través de métodos directos, indirectos o como testigo. Las parejas antisociales o con patrones de delincuencia pueden amenazar directamente su vida o la de sus amigos y familiares. Sus antecedentes de violencia nos llevan a creer que el captor o controlador cumplirá con su amenaza de una manera directa si no satisfacemos sus demandas. El abusador nos asegura que solamente será nuestra colaboración lo que mantenga a salvo la vida de quienes amamos.

Indirectamente, el abusador o controlador hace amenazas sutiles para que usted nunca lo abandone o tenga otra pareja, recordándole que, en el pasado, otras personas han pagado las consecuencias por no satisfacer sus deseos. Ofrecen pistas o indicios tales como: “Conozco personas que pueden hacer desaparecer a otras”. Las amenazas indirectas también pueden provenir de historias contadas por el abusador o controlador – cómo se vengaron de quienes se enfadaron con ellos en el pasado. Estas historias de venganza se cuentan con el propósito de recordarle a la víctima que si abandonan al abusador, es posible que éste se vengue de ella.

Presenciar actos de violencia o agresión también se percibe como una amenaza.
Ser testigo de un temperamento violento dirigido al aparato de televisión, hacia otros conductores en una carretera o hacia una tercera parte, envía claramente el mensaje de que podríamos ser el próximo blanco de dicha violencia. Ser testigos de los pensamientos y las actitudes del abusador o controlador es amenazador e intimidante, porque sabemos que podríamos ser el blanco de esos pensamientos en el futuro.

Percepción de los “Pequeños Gestos de Amabilidad”
En situaciones amenazantes y de supervivencia, buscamos una evidencia de esperanza – algún signo menor de que la situación podría mejorar. Cuando un abusador o controlador le muestra a la víctima algunos pequeños gestos de amabilidad, aunque de todos modos sean para beneficio de los abusadores, la víctima interpreta esos pequeños gestos de amabilidad como una característica positiva del captor. En las situaciones delictivas o de toma de rehenes durante la guerra, permitirle a la víctima continuar con vida es, con frecuencia, un gesto suficiente. Algunos actos mínimos, como permitirle ir al baño o proporcionarles agua o comida, son suficientes para reforzar el Síndrome de Estocolmo en los casos de rehenes tomados por delincuentes.

En una relación con un abusador, una tarjeta de cumpleaños, un pequeño regalo o presente (habitualmente ofrecido luego de un periodo de abuso), o un tratamiento especial, no sólo se interpretan como algo positivo, sino como una evidencia de que el abusador no es “tan malo” y, quizás, en algún momento, pueda corregir su comportamiento. Frecuentemente, a los abusadores y controladores se les da el crédito positivo de no abusar de su pareja, en los casos en que la pareja hubiera sido, normalmente, objeto de abuso verbal o físico, bajo ciertas circunstancias. Normalmente, una pareja agresiva y celosa puede volverse intimidante o abusiva en ciertas situaciones sociales, como cuando un compañero de trabajo del sexo opuesto le saluda con su mano en medio de una multitud. Después de ver el saludo, la víctima espera ser agredida verbalmente y cuando esto no sucede así, ese “pequeño gesto de amabilidad” es interpretado como un signo positivo.

Algo similar a la percepción de los pequeños gestos es la percepción de un “lado amable”. Durante una relación, el abusador o controlador puede compartir información acerca de su pasado – cómo fueron maltratados, abusados, descuidados, abandonados o agraviados. La víctima comienza a sentir que el abusador o controlador puede ser capaz de corregir su conducta o, peor aún, que él (el abusador) también puede haber sido o ser una “víctima”. Es posible que la víctima desarrolle un sentimiento de compasión hacia el abusador y, a menudo, oímos a la víctima del Síndrome de Estocolmo defender a su abusador, diciendo: “Ya sé que fracturó mi mandíbula y mis costillas… pero, él tiene problemas. ¡Tuvo una niñez muy dura!”

Los perdedores o fracasados y los abusadores pueden admitir que necesitan ayuda psiquiátrica o pueden reconocer que están perturbados psicológicamente, pero no obstante, esto sucede casi siempre después de haber abusado o intimidado a la víctima. Este tipo de aceptación es una manera de negar su responsabilidad por el abuso cometido. En realidad, las personas con trastornos de la personalidad y los delincuentes han aprendido, a lo largo de muchos años, que pueden minimizar la responsabilidad personal de sus conductas abusivas o violentas, e incluso negarlas culpando su pésima crianza, o por haber sido abusados cuando eran niños, y actualmente – por los juegos de video. Un asesino culpó su crimen por el hecho de que comía demasiadas comidas rápidas – lo que hoy se conoce como la “Defensa Twinkie” o defensa biológica. Aunque puede ser cierto que el abusador o el controlador haya tenido una niñez muy difícil – mostrar compasión por su historia no produce ningún cambio en su conducta, y de hecho, prolonga el periodo de tiempo que la víctima será abusada. Aun cuando las “historias tristes” siempre son incluidas en sus disculpas – después de un episodio de abuso o control – ¡su conducta nunca cambia! Tenga en cuenta que una vez que usted se acostumbre a oír sus “historias tristes”, ellos simplemente intentarán otra estrategia. No conozco a ninguna víctima de abuso o delito que haya oído a su abusador decir: “¡Te golpeo (robo, asalto, etc.) porque mi madre me odiaba!”

Aislamiento de Cualquier Otra Perspectiva Diferente de la Captor
En las relaciones abusivas o controladoras, la víctima siente que siempre está caminando como “pisando cáscaras de huevo” – con miedo a decir o hacer algo que pudiera desencadenar un ataque de violencia o intimidación. Para su supervivencia, comienzan a ver el mundo desde la perspectiva del abusador. Comienzan a corregir aquellas cosas que podrían causar un ataque, comienzan a actuar de manera que hará feliz al abusador o evitan aspectos de sus propias vidas que pudieran ocasionar un problema. Si sólo tuviéramos un dólar en nuestro bolsillo, entonces la mayoría de nuestras decisiones serían decisiones financieras. Si su pareja es un abusador o un controlador, entonces la mayoría de sus decisiones estarán basadas en la percepción de la potencial reacción del abusador. Comenzamos a preocuparnos por las necesidades, los deseos o los hábitos del abusador o controlador.

Adoptar la perspectiva del abusador como técnica de supervivencia puede volverse un sentimiento tan intenso que la víctima puede mostrar, realmente, mucha ira hacia las personas que tratan de ayudarle. El abusador ya está enfadado y siente resentimiento hacia cualquier persona que pudiera ofrecer apoyo a la víctima; típicamente usando múltiples métodos y manipulaciones para aislar a la víctima de otras personas. Cualquier contacto que la víctima tenga con persona que le apoyen dentro de su comunidad será confrontado con acusaciones, amenazas y/o estallidos de violencia. Así, las víctimas se ponen en contra de su familia – temiendo que el contacto familiar cause más violencia y abusos en el hogar. En este punto, las víctimas maldicen a sus padres y amigos, les piden que no llamen y que dejen de interferir, y terminan toda comunicación con otras personas. Ahora la víctima está de acuerdo con el abusador o controlador, y ve a las personas que le ofrecen apoyo como personas que “causan problemas” y deben ser evitadas. Muchas víctimas amenazan a sus familiares y amigos con solicitar órdenes de restricción si continúan “interfiriendo” o si tratan de ayudar a al víctima con su situación. Aparentemente, pareciera como si se hubieran puesto de parte del abusador o controlador. En realidad, están tratando de minimizar las situaciones de contacto que pudieran convertirles en blanco de más ataques de abuso verbal o intimidación. Si una llamada casual de la madre ocasiona dos horas de un estallido de temperamento con amenazas y acusaciones – la víctima se dará cuenta de que es más seguro de que su madre no llame más. Si pedirle, simplemente, a la madre que deje de llamar no funciona, por su propia seguridad la víctima puede acusar a la madre de arruinar la relación y exigirle que deje de llamar.

En casos severos del Síndrome de Estocolmo en relaciones de pareja, la víctima puede tener dificultades para dejar al abusador y, de hecho, puede sentir que la situación abusiva es su culpa. En las situaciones policiales, la víctima puede llegar a sentir que el arresto de su pareja, por atacarla físicamente o abusar de ella, es su culpa. Algunas personas permitirán que sus hijos sean removidos del hogar por las agencias de protección al menor, antes que terminar la relación con el abusador. Conforme adoptan la perspectiva del abusador, los niños tienen la culpa – se quejaron por la situación, llamaron la atención de las autoridades y pusieron en riesgo la relación de los adultos. Tristemente, los niños pasan a convertirse en un peligro para la seguridad de la víctima. Quienes padecen el Síndrome de Estocolmo, permiten que los niños sean removidos del hogar porque disminuye su estrés como víctimas mientras que les proporciona a los niños un ambiente emocional y físicamente más seguro.

Percepción de la Incapacidad de Escapar
Como rehenes de un robo de banco, amenazados por delincuentes armados, es fácil comprender la percepción de la incapacidad de escaparse. En las relaciones románticas, la sensación de que uno no puede escapar es muy común. Muchas relaciones abusivas o controladoras se viven como verdaderas relaciones “hasta que la muerte nos separe” – atrapados juntos por cuestiones o bienes financieros, conocimiento mutuo de detalles íntimos o situaciones legales. Éstas son algunas de las situaciones más comunes:
• Las parejas controladoras han incrementado las deudas u obligaciones financieras dentro de la relación hasta el punto que ninguno de los dos puede sobrevivir económicamente sin el otro. Los controladores que presienten que su pareja podría dejarlos, a menudo comprarán un automóvil nuevo, reclamando luego que ellos no pueden pagar una cuota de manutención o pensión alimenticia para los niños debido a que tienen mucha deuda en cuotas por el flamante automóvil.
• La terminación legal de una relación, especialmente una relación matrimonial, con frecuencia genera problemas importantes. Un controlador con ingresos “en negro” (no declarados oficialmente) o que se mantiene a través de situaciones legalmente cuestionables, corre el riesgo de que se investiguen dichas fuentes de ingresos o que las mismas se hagan públicas debido al divorcio o la separación. Así, el controlador puede preocuparse más acerca de la posible exposición pública de sus acuerdos de negocios que de la pérdida de la relación.
• Con frecuencia, el controlador hace amenazas extremas que incluyen amenazar con quitarle los niños y llevárselos fuera del estado, amenazar con dejar sus empleos o negocios en lugar de pagar la pensión alimenticia o la cuota de mantenimiento de su pareja, amenazar con exponer públicamente los problemas personales de la víctima o asegurarle a la víctima que nunca podrá tener una vida en paz debido al acoso o asedio continuo que llevarán a cabo. En casos severos, el controlador puede amenazar con hacer algo que le impida a la víctima mantenerse, como: “Me ocuparé de que pierdas tu empleo” o “Haré quemar tu automóvil”.
• Los controladores a menudo mantienen a la víctima encerrada en la relación mediante una culpa mayor – amenazan con suicidarse si la víctima los abandona. La víctima oirá cosas como: “Me mataré delante de los niños”, “Me prenderé fuego en el jardín delantero”, o “¡Nuestros hijos no tendrán más madre o padre si me dejas!”
• En una relación con un abusador o controlador, la víctima también ha experimentado una pérdida de su autoestima, confianza en sí misma y energía psicológica. La víctima puede sentirse “agobiada” y demasiado deprimida para terminar la relación o dejar al abusador. Además, los abusadores y controladores crean, a menudo, un tipo de dependencia a través del control de las finanzas, colocando los vehículos y las propiedades a su nombre, y eliminando cualquier patrimonio o recurso que la víctima puede utilizar para dejar al abusador. En la clínica práctica, he oído a las víctimas decir: “Me iría, pero ¡ni siquiera puedo retirar dinero de la cuenta de ahorros! No sé cuál es la clave de acceso.”
• Las víctimas adolescentes o los adultos jóvenes pueden sentirse atraídos a personas controladoras cuando se sienten inexpertos, inseguros y abrumados por los cambios en su situación de vida. Cuando los padres están atravesando un divorcio, un adolescente puede apegarse a un individuo controlador, sintiendo que el controlador puede estabilizar su vida. Los estudiantes universitarios novatos pueden sentirse atraídos a personas controladoras que les prometan ayudarles a sobrevivir viendo lejos del hogar en un campus universitario.

En las relaciones no saludables y, definitivamente en el Síndrome de Estocolmo, existe una preocupación diaria con los “problemas”. Los problemas pueden ser cualquier grupo, individuo, situación, comentario, mirada casual o comida fría que pueda producir un estallido de temperamento o abuso verbal de parte del controlador o abusador. Para poder sobrevivir, los “problemas” deben ser evitados a toda costa. La víctima debe controlar las situaciones que ocasionan problemas. Esto puede incluir evitar a la familia, a los amigos, a los compañeros de trabajo y a cualquier persona que podría ocasionar un “problema” en la relación abusiva. La víctima no odia a su familia y a sus amigos; sólo está evitando “problemas”. La víctima también limpiará la casa, calmará a los niños, revisará el correo, evitará ciertos temas y se anticipará a cualquier problema de control o abuso, en un esfuerzo por evitar los “problemas”. En estas situaciones, los niños que son muy activos causan “problemas”. Los seres queridos y los amigos son fuentes de “problemas” para una víctima que está intentando evitar una agresión verbal o física.

El Síndrome de Estocolmo en las relaciones no es algo poco común. Los profesionales del cumplimiento de la ley son dolorosamente conscientes de este tipo de situaciones y las disputas domésticas son algunas de las llamadas de alto riesgo que reciben durante las horas de trabajo. Cuando un vecino llama a la policía durante un incidente de abuso entre los cónyuges, el abusador se muestra pasivo cuando llega la policía, quién encuentra al cónyuge alterado y amenazando a los oficiales si arrestaran a su pareja abusiva bajo cargos de violencia doméstica. A decir verdad, la víctima sabe que el abusador o controlador tomará represalias contra él o ella si: 1) ellos apoyan el arresto, 2) hacen declaraciones acerca del abuso o la pelea, las que serán percibidas como desleales por parte del abusador, 3) no pagan la fianza para sacarlos de la cárcel lo más pronto posible, y 4) no se disculpan personalmente por la situación – como si fuera culpa de la víctima.

El Síndrome de Estocolmo genera un vínculo no saludable con el controlador o el abusador. Es la razón pro la cuál muchas víctimas continúan soportando y apoyando a un abusador, incluso después que la relación ha terminado. También es la razón por la cuál continúan viendo “el lado bueno” de un abusador y se muestran compasivos con alguien que alguna vez ha abusado mental físicamente de ellas.

¿Hay Algo Más en Juego?
Para dar una respuesta breve, diría que ¡Sí! A lo largo de toda la historia, las personas se han encontrado a sí mismas apoyando y participando en situaciones de vida que oscilan entre abusivas y bizarras. En conversaciones con estos participantes voluntarios y activos de situaciones no saludables y bizarras, queda claro que han desarrollado sentimientos y actitudes que respaldan su participación. Un modo en que estos sentimientos e ideas se desarrollan se conoce como “disonancia cognitiva”. Como podrán observar, los psicólogos tenemos palabras y frases complejas para definir casi todo.

La “Disonancia Cognitiva” explica cómo y por qué las personas cambian sus ideas y opiniones propias para apoyar situaciones que no son saludables, positivas o normales. En teoría, las personas buscan limitar la información o las opiniones que le hacen sentirse incómodas. Cuando tenemos dos tipos de cogniciones (conocimientos, opiniones, sentimientos, puntos de vista de otras personas, etc.) que son opuestos, la situación se vuelve emocionalmente incómoda. Aunque se encuentren en una situación tonta o difícil – son pocas las personas que aceptan admitir ese hecho. En cambio, intentarán disminuir la disonancia – el hecho de que sus cogniciones o información no coinciden, acuerdan o tienen sentido cuando les combina. La “Disonancia Cognitiva” se puede disminuir adquiriendo nuevos conocimientos, nuevas cogniciones o información – incorporando nuevas ideas o sentimientos. Algunos ejemplos son los siguientes:

• Los fumadores adictos saben que fumar causa cáncer de pulmón y representa múltiples riesgos para su salud. Para continuar fumando, el fumador cambia sus cogniciones (sus ideas o sentimientos) por otros como: 1) “Estoy fumando menos que hace diez años atrás”, 2) “Estoy fumando cigarrillos bajos en alquitrán”, 3) “Esas estadísticas las inventan los conspiradores de la industria del cáncer”, o 4) “¡De algo hay que morirse, de todos modos!” Estas nuevas cogniciones o actitudes les permiten seguir fumando y, entonces, comienzan a culpar a los restaurantes por ser injustos.
• Si usted compra un vehículo deportivo de $40.000.- con una autonomía de 8 millas por galón. Usted justificará el gasto y las cuestiones relacionadas, diciendo: 1) “Es un vehículo excelente para viajar (cuando usted sólo viaja una vez por año)”, 2) “Puedo usarlo para transportar cosas (una mesa pequeña una vez cada 12 meses), y 3) “Puedes llevar a mucha gente en él (el 95% de las veces que lo utiliza, sólo viaja usted).”
• Su esposo o novio se torna abusivo y agresivo. Usted no puede dejarlo por problemas económicos, por los niños u otros factores. Debido a la disonancia cognitiva, comienza a decirse a sí misma: “Él sólo me golpea con la mano abierta” y “Él sufrió mucho estrés o tensión en el trabajo”.

León Festinger fue el primero en acuñar el término “Disonancia Cognitiva”. Él observó un culto (en 1956) en el cuál los miembros voluntariamente dejaron sus propiedades, ingresos y trabajos para trabajar para ese culto. Este culto creía en mensajes del espacio exterior que predicaban el día en que el mundo se acabaría por una inundación. Como miembros del culto y firmes creyentes, los fieles creían que podían ser salvados por platillos voladores en el momento indicado. Conforme se reunieron y esperaron ser trasladados por los platillos voladores a la hora especificada, llegó y pasó el momento en que el mundo se acabaría. No ocurrió ninguna inundación ni apareció ningún platillo volador. En lugar de creer que fueron tontos, después de toda esa inversión emocional y personal, decidieron que sus creencias, realmente habían salvado al mundo de la inundación y se volvieron creyentes más fervientes después que la profecía fracasó. La moraleja es: cuanto uno más invierte (ingresos, empleo, propiedades, tiempo, esfuerzos, etc.) más fuerte es la necesidad de justificar nuestra posición. Si invirtiéramos $5.00 en un boleto de una rifa, justificaríamos la pérdida diciendo: “Ganaré la próxima vez”. Si invertimos todo lo que tenemos, necesitaremos una creencia casi irrazonable y una actitud inusual para respaldar y justificar dicha inversión.

Los estudios nos dicen que somos más leales y nos comprometemos más con algo que es difícil, incómodo y hasta humillante. Los rituales de iniciación de las fraternidades universitarias, los campamentos de entrenamiento de la Marina y la escuela de graduados, todos producen individuos leales y comprometidos con la causa. Casi todas las pruebas duras crean una experiencia vinculante. Cada pareja, sin importar cuán diferentes sean sus integrantes, se enamoran en las películas después de pasar por un ataque terrorista, ser perseguidos por un asesino, quedar varados en una isla o haber sido secuestrados por extraterrestres. Las inversiones y los calvarios o duras pruebas constituyen los ingredientes de un vínculo sólido – aun cuando ese vínculo no sea saludable. Nadie establece este tipo de vínculo o se enamora perdidamente por ser miembro del Automóvil Club o club de música de discos compactos. Pero si tratamos de sobrevivir en una isla desierta – ¡pueden apostar que sucederá!

Las relaciones abusivas producen una importante dosis de inversión no saludable de ambas partes. En muchos casos, tendemos a permanecer y apoyar la relación abusiva, debido a lo que hemos invertido en esa relación. Intenten decirle a un nuevo miembro de la Marina que como ha sobrevivido al campamento de entrenamiento, ahora debería enrolarse en la ¡Guardia Costera! Hay diferentes tipos de inversión que nos mantienen atados a una mala relación:

Inversión Emocional – Hemos invertido tantas emociones, llorado tanto y preocupado tanto, que pensamos que debemos permanecer en la relación hasta el final.
Inversión Social – ¡Todos tenemos nuestro orgullo! Para evitar la vergüenza social y situaciones sociales incómodas, continuamos con la relación.
Inversiones Familiares – Si hay niños presentes en la relación, las decisiones respecto de la relación quedan tapadas por las necesidades de los niños.
Inversión Financiera – En muchos casos, la pareja controladora y abusiva ha creado una compleja situación financiera. Muchas víctimas permanecen en una mala relación, esperando que se presente una situación mejor que les permita dejar la relación y desvincularse de su pareja más fácilmente.
Inversión del Estilo de Vida – Muchas parejas controladoras o abusivas utilizan el dinero o un estilo de vida como inversión. Las víctimas que se encuentran en esta situación quizás no quieran perder su estilo de vida actual.
Inversión de Intimidad – Con frecuencia invertimos intimidad emocional y sexual. Algunas víctimas han experimentado una destrucción de su autoestima emocional y/o sexual en relaciones no saludables. La pareja abusiva puede amenazar con difundir rumores o contar detalles íntimos o secretos. A menudo encontramos este tipo de chantaje que utiliza la intimidad en este tipo de situaciones.

En muchos casos, no se trata simplemente de nuestros sentimientos hacia un individuo que nos mantiene atrapados en una relación no saludable – frecuentemente, se trata de todo lo que hemos invertido. Las relaciones son complejas y, por lo general, en público, solemos ver sólo la punta del iceberg. Por esta razón, una de las frases más comunes que oímos decir a las víctimas en defensa de su relación no saludable es: “¡Usted no comprende!”

¿Qué Pasa Cuando se Combinan Dos Condiciones No Saludables?
La combinación del “Síndrome de Estocolmo” y la “Disonancia Cognitiva” produces una víctima que cree firmemente que la relación no sólo es aceptable, sino también desesperadamente necesaria para su supervivencia. La víctima siente que sufrirá un colapso mental si la relación termina. En las relaciones largas, las víctimas habrán invertido todo y colocado “todos sus huevos en la misma canasta”. La relación decide ahora su nivel de autoestima, valor personal y salud emocional.

Por las razones descritas anteriormente, la víctima siente que sus familiares y amigos son una amenaza para la relación y, eventualmente, para su salud personal y existencia. Cuanto más protesten los familiares y amigos acerca de la naturaleza abusiva y controladora de la relación, más Disonancia Cognitiva desarrollará la víctima y se pondrá más a la defensiva. En esta instancia, los familiares y los amigos se vuelven víctimas de la persona abusiva y controladora.

Un factor importante a tener en cuenta es que tanto el Síndrome de Estocolmo como la Disonancia Cognitiva se desarrollan sobre una base involuntaria. La víctima no inventa esta actitud a propósito. Ambas condiciones se desarrollan como una estrategia para existir y sobrevivir a una relación y un ambiente amenazante y controlador. A pesar de lo que podamos pensar, nuestros seres queridos no están involucrados en una relación no saludable para irritarnos, avergonzarnos o llevarnos al alcoholismo. Lo que pudo haber comenzado como una relación normal se volvió una situación abusiva y controladora. La víctima está tratando de sobrevivir. Su personalidad ha desarrollado los sentimientos y pensamientos necesarios para sobrevivir a esa situación y reducir sus riesgos físicos y emocionales. Todos nosotros desarrollamos actitudes y sentimientos que nos ayudan a aceptar y sobrevivir a distintas situaciones. Desarrollamos estas actitudes y sentimientos en nuestro trabajo, nuestra comunidad y en otros aspectos de nuestras vidas. Como hemos visto a lo largo de la historia, cuanto más disfuncional es una situación, más disfuncional es nuestra adaptación y las ideas que desarrollamos para sobrevivir. La víctima está compenetrada en un intento por sobrevivir y hacer que la relación funcione. Una vez que deciden que la relación no funciona y que no la pueden reparar, necesitan apoyo mientras esperamos pacientemente su decisión de volver a un estilo de vida positivo y saludable.

Los Familiares y los Amigos de la Víctima
Cuando una familia enfrenta una situación en que uno de sus seres queridos está involucrado con un Perdedor o Fracasado o con una persona controladora o abusiva, la situación se torna emocional y socialmente dolorosa y difícil para la familia. Aunque cada situación es diferente, algunas de las pautas generales a tener en cuenta son las siguientes:

- Es posible que a su ser querido, la “víctima” del Perdedor o Abusador, le hayan pedido que elija entre la relación o la familia. Esta elección se hace más difícil por la presencia del control y la intimidación, presentes con frecuencia en las relaciones abusivas o controladoras. Sabiendo que la elección de la familia traerá como resultado severas consecuencias personales y sociales, la familia siempre ocupará un segundo lugar. Tenga en cuenta que la víctima sabe, en el fondo de su corazón, que sus familiares siempre le amarán y aceptarán su retorno – independientemente de lo que suceda.

- Recuerde que cuánto más presione a la “víctima” de un Perdedor o Abusador, más probará su punto. A su ser querido le están diciendo que la familia está tratando de arruinar su maravillosa relación. La presión bajo la forma de contactos, comentarios y comunicación será usada como evidencia contra usted. Una invitación a una reunión de “Tupperware” será confrontada con un “¡Ya lo ves! ¡Quieren estar a solas contigo para poder hablarte mal de mí!” El incremento de sus contactos se verá como un factor que “agrega presión” a la relación – no como una señal de que la familia se preocupa por la víctima, de corazón.

- Sus contactos con su ser querido, sin importar cuán rutinarios y afectuosos sean, pueden ser confrontados con ira y resentimiento. Esto se debe a que cada contacto puede desencadenar un ataque de ira del Perdedor o Abusador, quién atacará a la víctima verbal o emocionalmente. Imagine recibir un sermón de cuatro horas cada vez que llama la tía Gladys. En poco tiempo, la víctima se fastidiará cada vez que la tía llame, porque sabrá lo que cada contacto ocasiona en su hogar. Cuánto más tiempo hable la tía Gladys por teléfono – ¡más largo será el sermón que reciba la víctima! Así, cuando la tía Gladys llama, la víctima querrá terminar la comunicación lo antes posible.

- Una canción de los años 80, decía: ”Resiste ligeramente”, y quizás sea la clave para una buena estrategia familiar y social. Resistir excesivamente produce más presión. Cuando la víctima está fuera del hogar, con frecuencia es mejor establecer contactos predecibles y programados. Llamar todos los miércoles por la noche, simplemente para saber cómo está o para hablar de acontecimientos comunes, es menos amenazador que hacer llamadas al azar durante la semana. Las llamadas al azar siempre serán vistas como llamadas de “control sobre nosotros”. Si la llamada es respondida por el contestador automático, deje un mensaje cortés y afectuoso. Y lo más importante, no hable de la relación (¡es posible que el controlador esté escuchando!), a menos que la víctima desee hablar sobre el tema. El objetivo de estas llamadas programadas es el de mantener contacto, recordarle a su ser querido que usted siempre está allí, dispuesto a ayudarle, y para recordarle al controlador que la familia y los seres queridos se mantienen cerca y no han desaparecido.

- Trate de mantener contacto en fechas tradicionales y especiales con su ser querido – días de fiesta, ocasiones especiales, etc. Mantenga sus contactos breves y limitados, si hacer comentarios que pudieran ser usados como evidencia. Los contactos que se llevan a cabo durante las fechas “tradicionales” – Navidad, cumpleaños, aniversarios, etc. – no son muy amenazantes para el controlador o abusador. Asimismo, los contactos que brindan información, sin hacer preguntas, tampoco son percibidos como amenazadores. Un ejemplo podría ser una simple tarjeta que diga: “Te envío esta pequeña nota para contarte que tu hermano consiguió un empleo nueva esta semana. Es posible que lo veas en cualquier comercial de Wal-Mart uno de estos días. Cariños de papá y mamá”. Esta estrategia le permite a la víctima reconocer que la familia aún está allí – esperando pacientemente, si necesitara apoyo. También reduce la cantidad de sermones o berrinches del Perdedor, ya que los contactos se producen sobre una base tradicional y esperada. Además, es difícil enfadarse acerca del nuevo empleo que consiguió el hermano sin parecer ridículo. Por otro lado, no invente días de fiesta ni envíe un recordatorio sobre el cumpleaños de Sigmund Freud. Eso es sospechoso… incluso en mi familia.

- Recuerde que existen muchos canales de comunicación. Es importante mantener abierto algún canal, si esto fuera posible. Los canales de comunicación pueden incluir: llamadas telefónicas, cartas, tarjetas y mensajes por correo electrónico. Las salidas mensuales programadas o ir de compras una vez por mes, también programado, son muy útiles si son posibles. El objetivo es mantener contacto mientras su ser querido está involucrado en una relación controladora o abusiva. Recuerde, la meta es mantener contacto, no así presionar a la víctima.

- No sienta que el comportamiento de la víctima es contra la familia o los amigos. Es posible que sea una forma de supervivencia o una manera de reducir el estrés o la tensión. Las víctimas pueden mostrarse altamente resistentes, enfadadas, e incluso hostiles debido a la complejidad de su relación con el controlador o abusador. También pueden maldecir, amenazar y acusar a sus seres queridos y amigos. Esta defensa hostil actúa, de hecho, como una auto-protección dentro de la relación – es un intento por evitar “problemas”.

- La víctima necesita saber y sentir que nos es rechazada debido a su comportamiento. Tenga en cuenta, que la víctima es dolorosamente consciente de su situación. Sabe que está siendo tratada mal y/o controlada por su pareja. Los frecuentes recordatorios de esto sólo le harán desear a la víctima tener menos contacto. Naturalmente evitamos a aquellas personas que nos recuerdan cosas o situaciones que son emocionalmente dolorosas.

- Las víctimas pueden abrir levemente una puerta y brindar información acaezca de su relación o darnos indicios de que pueden estar pensando en terminar la relación. Cuando la puerta se abra, ¡no se arroje tras ella con todo el cuerpo de salvamento con usted! Escuece y simplemente ofrezca apoyo diciendo: “Sabes que tu familia te apoya en cualquier decisión que necesites tomar y en cualquier momento que la tomes”. Es posible que las víctimas estén explorando qué tipo de apoyos están disponibles, pero no estén listas para llamar a las tropas en ese momento. Muchas víctimas tienen un “plan de escape” que puede tomarle meses o años en llevar a cabo. Quizás estén compilando información en ese momento, pero sin estar listas para terminar la relación enseguida.

- Podemos recibir mensajes de las personas de dos maneras: a través de “canales directos” o de “rumores”. A través de “canales directos” significa hablar cara a cara, diciéndoselo a la persona directamente. Esto ocurre muy pocas veces en una relación con un Perdedor, ya que los controladores y abusadores monitorean y controlan el contacto con los demás. No obstante, la vía de los “rumores” aún está abierta. Cuando recurrimos a los rumores, enviamos mensajes a nuestros seres queridos a través de otras personas. Las víctimas de personas controladoras y abusivas, a menudo tienen permiso de mantener una relación con algunas pocas personas, quizás con un hermano o con el mejor amigo. Podemos enviarle mensajes a nuestros seres queridos a través de la persona de contacto, un mensaje que exprese nuestra comprensión y apoyo. No debemos utilizar esta vía para enviar insultos (“¡Bill es tan tonto!”) o para descalificar a la víctima (“¡Si no termina esa relación acabará perdiendo leal razón!”) – debemos enviar mensaje de amor y apoyo. Debemos enviar mensajes como: “Espero que él o ella (la víctima) sepa que su familia está preocupada y que le amamos y le apoyamos”. Los comentarios que se envían a través de rumores deberán estar fraseados con el entendimiento de que nuestros seres queridos los oirán e interpretarán de esa manera. No use una persona de contacto para expresar su ira y amenazar con contratar a un matón para que le dé una golpiza al abusador, y luego tratar de enviar un mensaje de amor y apoyo. Sea cuidadoso con el tipo de mensaje y el modo en que lo transmite. El contacto del rumor suele tener acceso a la víctima, para transmitirle mensajes que nosotros no podemos. Es otra manera de hacerles saber que los estamos apoyando, y esperamos para ayudarles si lo necesitan.

- Cada situación es diferente. La familia puede necesitar apoyo y asesoramiento comunitario. Una consulta familiar con un profesional de salud mental o con un abogado puede ser útil si la situación se vuelve legalmente compleja o si existe un peligro de daño significativo.

- Como familiares o amigos de una víctima involucrada con un controlador o abusador, nuestra reacción normal es la de considerar la posibilidad de actuar dramáticamente. Algunas veces, nos enfadamos, nos resentimos y nos volvemos agresivos. Nuestras mentes se llenan con una diversidad de planes que, con frecuencia, oscilan desde rescatar o secuestrar a la víctima hasta emboscar al controlador o al abusador y golpearlo con un bate de béisbol. Una de las reglas de oro es que cualquier agresión hacia el controlador o abusador le ocasionará dificultades adicionales a su ser querido. Trate de mantener la calma y esperar la oportunidad de mostrarle a la víctima su amor y su apoyo cuando ésta lo necesite.

- En algunos casos, como en el caso de los adolescentes y adultos jóvenes, es posible que la familia aún le brinde algún tipo de apoyo económico, de seguro u otros. Cuando recibimos una respuesta de enfado a nuestras llamadas, nuestra ira y nuestro resentimiento nos dicen que debemos cortarle nuestro apoyo. He oído decir: “Si ella piensa seguir saliendo con ese tonto, no lo hará en el automóvil que yo estoy pagando” y “Si él elige a esa mujer antes que a su familia, puede dejar de estudiar en la universidad y salir a vender hamburguesas”. Retirar la ayuda económica sólo causa que su ser amado se vuelva más dependiente del controlador o abusador. Recuerde, si nos volvemos agresivos amenazando, quitando nuestro apoyo o presionando a la víctima – somos nosotros quienes nos convertimos en el factor amenazante, no el controlador o abusador. De hecho, esto lleva a la víctima a buscar apoyo en el controlador. Tristemente, cuanto más “calvario” experimente la víctima, mayor será el vínculo que desarrolle con el abusador como se explicó en el Síndrome de Estocolmo y la Disonancia Cognitiva.

- Como podrán imaginar, la combinación del Síndrome de Estocolmo y la Disonancia Cognitiva también puede estar activa cuando nuestro ser querido participa en un culto, religiones inusuales y otros grupos extraños. En algunas situaciones, el abusador o el controlador pueden ser un grupo o una organización. Las víctimas que se perciben como desleales al grupo son castigadas. Aunque este artículo trata acerca de las relaciones de las personas individuales, estas pautas familiares pueden ser útiles en situaciones de control de grupos.

Ideas Finales
Quizás usted sea víctima de una pareja abusiva y controladora, buscando comprender sus sentimientos y actitudes. Quizás tenga un hijo o una hija, o un amigo que esté involucrado en una relación con una pareja abusiva y controladora, y esté buscando maneras de ayudar y comprender.

Si uno de sus seres querido está involucrado con un Perdedor o Fracasado, es decir, con una pareja abusiva y controladora, el resultado a largo plazo es difícil de determinar debido a los diversos factores involucrados. Si la relación está en la etapa inicial de las “citas”, es posible que terminen la relación por su cuenta. Si la relación ha continuado por más de un año, es posible que la víctima necesite apoyo y un plan de escape antes de poder terminar la relación. El matrimonio y los hijos complican aún más la capacidad de salir de esa situación. Cuando la víctima decide finalizar una relación que no es feliz, es importante que vean a sus seres queridos como una fuente apoyo, afecto y comprensión – no como una fuente de presión, culpa o agresión.

Este artículo intenta comprender la complejidad de los sentimientos y las actitudes que confunden tanto a la víctima como a la familia y a los amigos. He destacado las recomendaciones para desvincularse de un Perdedor o una persona controladora o abusiva, pero, claramente, hay muchas más víctimas en esta situación. Espero que este artículo sea de utilidad para las familias y los amigos que se preocupan, lloran y tienen dificultades para comprender la situación que atraviesan sus seres queridos. Se dice que el conocimiento es poder. Espero que estos conocimientos resulten útiles y poderosos para las víctimas y sus seres queridos.

Por favor, tenga en cuenta este artículo como una guía general. Algunas recomendaciones pueden ser adecuadas y útiles, mientras que otras pueden no aplicarse a una situación específica. En muchos casos, es posible que se requiera ayuda profesional de naturaleza psicológica o legal.

Dr. Joseph M. Carver, Ph.D.
Psicólogo Clínico

28 Respuestas en “Amar a un Abusador”

  1. moravia says:

    hola, vivo desde hace 12 años con mi pareja , no estamos casados, y tenemos un hjo de 7 años, un hogar, perritos y todo lo que una mujer soñeria tener, pero todo esta a su nombre, al pasar de los años el se a vuelto, agresivo, me grita, me deja de hablar por meses, si le levanto la voz , o hago algo que a el no le guste, que por lo general es defenderme, es 12 años mayor que yo, he penado dejarlo, soy profesional, aun soy joven tengo 37 años,pero desde que di a luz no trabajo y dependo economicamente de el, siempre quise seguir trabajando, pero el practicamente me lo prohibio, argumentando, que quie cuidaria del bebe, la casa, y quien lo atenderia a la hora de comer,etc, por el aprendi a cocinar, y ser la mejor ama de casa, no aguanto mas, y lo peor es que no se de que voy a vivi, pues el dice que no me dara nad si me voy, pues ya en una oportunidad lo saque de la casa por 6 meses, y fue imposible llegar a un acuerdo, que me aconseja, pues el no acepta ir a terapia , es muy cerrado.

    • AEEA says:

      Hola Moravia,

      Ante todo, no sé en qué país se encuentra usted, pero al menos aquí, en Argentina, la ley dice que después de convivir por 10 años, le corresponde lo mismo que si hubiera estado casada legalmente. Tendría que averiguar en su ciudad, en algún tribunal de familia, para que le asesoren bien qué dice la ley. Por otro lado, le aconsejo que busque en su ciudad algún grupo de apoyo o terapia individual o grupal, ya sea a través de su iglesia o de algún departamento o agencia de los derechos de la mujer o de la familia, ya que casi siempre hay alguna dependencia que brinda asesoramiento gratuito en cada comunidad. Lo mejor es que comience por hacer una terapia de orientación y asesoramiento psicológico usted primero para contar con más información y mejores herramientas para lidiar con su problema. Lamentablemente, usted no puede obligarlo a él que vaya a terapia, pero si usted se informa bien, hallará una solución mejor y más opiciones posibles. Recuerde, recurra a los centros de ayuda para familias de su comunidad o a algún tribunal de familia de su ciudad y explique cuál es su caso y pida asesoramiento gratuito, las asistentes sociales suelen brindar este tipo de servicio.

  2. florencia says:

    Hola. me siento victima de una situacion asi. tengo cuatro hijos. el jamas nos golpeo, pero si golpea y rompe cosas (puertas sillas o lo que este en su camino) incluso una vez se fracturo un tobillo a causa de esto y siento que cada vez esta mas cerca de golpearme. tambien tiene esos estallidos con mis hijos. cuando no esta asi, el es una persona realmente maravillosa, nuestros hijos lo adoran, el es muy cariñoso con ellos (no tanto conmigo) y creo que si nos separaramos seria terrible para ellos.
    no estamos casados y por supuesto la casa, las cuentas y todo lo que tenemos esta a su nombre, con lo cual tengo miedo de perder todo, ya que desde que tuve el ultimo bebe ya no trabajo y siento que sola no podria mantenernos.
    el me insulta MUCHISIMO por cosas basicas como no tener ropa planchada o que no haya comida cuando llega de trabajar (estas cosas no suceden a diario), y dice que no hago nada en todo el dia, ya que con los chicos (el mayor tiene 7 años) yo tengo ayuda de mi familia, entonces las cosas deberian estar bien.
    Lo peor de todo es que ultimamente siento que tiene razon, y trato de acomodar la situacion a su gusto para que no se desborde, pero siempre encuentra un motivo para empezar a gritar.
    no se que hacer. hace un tiempo realmente me asuste porque por un instante, mientras el gritaba, pense en tirar a mis chicos por la ventana. tuve miedo de mi misma y al dia siguiente comence terapia, pero no siento que me ayude. repito que cuando el esta bien somos una familia maravillosa… pareciera que conoce mi limite, y cuando me estoy a punto de desbordar el cambia automaticamente, y esta bien por algunas semanas, y luego comienza nuevamente con las agresiones. hace 15 años que esoty en esta relacion. me siento totalmente confundida.
    por otro lado yo tambien lo agredo, siempre digo que me quiero separar y que por culpa de su conducta el se va a quedar sin hijos, que lo voy a dejar y voy a conseguir otra pareja y que algun dia va a ver a sus hijos diciendole papa a otro hombre. pero es algo que creo, que si el no cambia, yo finalmente lo voy a dejar, y estas palabras parecen ser la unica cosa que lo frena un poco, que lo hacen reflexionar. perdon por ser tan extensa. por favor orientenme. gracias

    • AEEA says:

      Hola Florencia,

      Lo que describes es una relación abusiva que está atrapada en el típico ciclo del abuso emocional. Ambos se sienten frustrados y naturalmente canalizan su frustración, sus temores y su angustia a través de una comunicación y una interacción muy agresiva. Lo que necesitan es consultar con un consejero familiar, o bien buscar recursos de apoyo psicológico en su comunidad. Las iglesias suelen brindar orientación respecto de este tipo de recursos gratuitos que brindan distintas entidades dentro de cada comunidad. Le sugiero que busque ayuda profesional, y cuanto antes, mejor.

  3. marysol says:

    He leido toda su imformacion y todo eso es como si describiera a esta persona esoy preocupada por los ninos.
    gracias

  4. David Cesar says:

    Mi pareja sufrió de abuso emocional y maltratos verbales por parte de un jóven con el que vivió por tres años. Su autoestima estaba bajisima y tenia muchas ideas y sentimientos de culpabilidad que definitivamente no son “normales”. Yo he tratado de comprenderla en sus actitudes pues aunque no sabia el nombre de la condición que padece ya tenia conocimiento de este trastorno emocional. Yo no tengo dudas de que ella necesita ayuda profesional, pero si tengo una duda que me agobia y le da tristeza a mi corazón, pues estoy profundamente enamorado de ella pues aparte de esta afeccióon que padece, por lo demas, ella es una persona extremadamente maravillosa, especial, bondadosa y unica. Me atormenta el hecho de que cuando le pregunto acerca de sus sentimientos hacia mi, me dice que no esta segura (lo cual es comprensible debido a el trastorno que padece), pero me dice que siente un gran vacio en su corazón, y que a veces le dan ganas de salir hullendo pues que aunque esta muy a gusto con el trato que le doy y se siente tranquila y contenta, no sabe si en realidad siente amor, y por lo tanto no quiere formalizar la relación casandose conmigo pues siente dudas acerca de sus sentimientos. Yo he racionalizado que esto tal vez sea causado por todavia no haber recibido la adecuada terapia para ayudarla en su padecimiento, pero… es ese sentimiento de vacio causado por el sindrome de estocolmo ?

    • AEEA says:

      Hola David Cesar,

      En realidad lo que ella siente es mucho temor y es comprensible que se sienta confundida. Es como si ustedes dos estuvieran viendo dos canales distintos de televisión e intentaran conversar acerca del programa que están viendo, en sintonía. Esa sintonía no se da porque están viviendo etapas diferentes. Esto no quiere decir que ella no lo ame o que ella no sea capaz de amar, es sólo que en este momento, quizás ella no ha superado aún su temor y no logra “desengancharse” de los malos recuerdos del pasado. Además, ella debe estar tratando de acostumbrarse a un nuevo tipo de trato, al que no estaba acostumbrada. Yo comprendo su pena y su necesidad de tener una respuesta más positiva por parte de ella, pero por lo que cuenta, es muy posible que ella aún no esté lista para consolidar una relación, casándose. El casamiento suele asustar a los hombres :) y las mujeres suelen ser las que se quieren casar, pero como ya ve, cuando alguien ha pasado por una experiencia traumática, tiene miedo de que se repita y le cuesta mucho más comprometerse afectivamente. Le sugiero que se dé tiempo a usted mismo y le dé tiempo a ella. Ese vacío aparente, es más bien temor a equivocarse y volver a sufrir, por parte de ella.

  5. Maria says:

    Hola:
    he sufrido abuso emocional en una relación y ahora me doy cuenta de que no puedo desengancharme de mi abusador; algunos amigos me comentan que puedo sufrir una especie de sindrome de Estocolmo. Estoy haciendo terapia, pero mi terapeuta no enfoca el problema de este modo. Necesito leer más sobre el síndrome: ¿puede aconsejarme alguna lectura?

    • AEEA says:

      Hola Maria,

      Le recomiendo que haga una búsqueda rápida acerca del Síndrome de Estocolmo en Internet (por ejemplo: http://www.google.com.ar/search?source=ig&hl=es&rlz=&q=sindrome+de+estocolmo&btnG=Buscar+con+Google&meta=lr%3D&aq=0&oq=sindrome+de+estoco ) Hay mucha información útil disponible en Internet, y en sí, casi todos los artículos son bastante similares al artículo del Dr. Carver que usted leyó aquí. Quizás debería probar llevar este artículo a su terapeuta y pedirle que enfoque su problema desde este lugar. Recuerde que usted va a terapia voluntariamente y que es usted quién elige si desea continuar con esa terapeuta o con ese tipo de terapia o no. Busque y descargue varios artículos sobre el tema, y tómese tiempo para leerlos con calma. El síndrome de Estocolmo es un problema bastante común, es una reacción bastante frecuente, pero con un buen enfoque terapéutico se puede solucionar y superar.

  6. Angela says:

    Acabo de terminar una relación de un año, en la cual además de ser abusador, es alcoholico. El artículo que publican describe tal cual fue mi relación, y es cierto los abusados sabemos que estamos en ese circulo vicioso, en mi caso comence a planear mi escape hace dos meses, leyendo todos los libros y articulos sobre relaciones insanas, adicciones y demás temas relacionados. La gota que reboso el vaso fue la noche en que llamo a mis padres para amenazarme, yo estaba en la comida del cumpleaños de mi mejor amiga, el no sabia donde estaba yo, porque se encontraba borracho y desde hacía una semana no me dirigia la palabra, ese día mis padres no me dejaron regresar a casa, al otro día despues de mi trabajo regrese a mi casa y el había cambiado las guardas de la puerta. Lo irónico es que el alquiler lo pagaba yo, todos los muebles eran mios y no tenía ni siquiera mi ropa. En ese punto supe que debia tomar la decisión y lo hice, lo único que le faltó fue pegarme, pero se que lo hizo con su pareja anterior, me fue infiel y descubrí que era adicto a la pronografía. Lo importante es que primero me informé, me llene de información, fui a un grupo de autoayuda y no perdí el contacto con mi familia. Ahora me esta chantageando en informar a mi familia sobre un trauma que tuve de niña y que por error le comente, el busca quedarse con un dinero que es mio pero que tiene en una cuenta de inversión en divisas extrajeras que está a su nombre, decidi olvidarme de ese dinero y no venderme al chatage.

    • AEEA says:

      Hola Angela,

      Lamento mucho la situación por la que has pasado. Te recomiendo que, de todos modos, solicites una orden judicial de protección para mantenerte protegida de cualquier cosa que él quiera intentar en el futuro.

  7. clodis says:

    Hola, mi nom,nre es Claudia y la verdad es que estoy pasando una situación muy difícil. Vivo e pareja y tengo un nene que nmo es de él. me siento mal, tengo miedo de hablar con él y en muchas ocaiones me grita y me dice cosas horrible como “no pienses que pensas mal” el otro día le dije que me quería separar y me prometio que va a cambiar. La verdad es que no lo note como siempre pero no se si creer que es posible un cambio tan repentino.
    Por favor, contestenme algo. Necesito mucho apoyo.

    • AEEA says:

      Hola Claudia,
      Nosotros sólo podemos brindarte consejos u orientación, pero no brindamos un servicio de terapia por este medio. Lo mejor en tu caso sería que buscaras ayuda profesional (hacer psicoterapia), o al menos, ayuda en tu comunidad a través de grupos terapéuticos de apoyo o auto ayuda gratuitos. Normalmente, la mayoría de los abusadores emocionales no cambian y casi siempre pretenden tener la razón en todo y de a poco van destruyendo la autoestima y la auto confianza de las víctimas de abuso emocional. En tu caso, son dos víctimas: tú y tu hijo. Teniendo en cuenta que hay un menor de edad expuesto a este tipo de situación, es posible que a través de alguna agencia o departamento de minoridad (por ejemplo, alguna agencia de servicios de protección al menor) pueda brindarte ayuda de manera gratuita en tu región. Lo importante es que no te quedes cruzada de brazos y -por tu bien y el de tu hijo- busques y solicites ayuda cuanto antes.

  8. bibiana cuadros says:

    el padre de mis hijos a abusado scologicamente de mi por 19años lo malo es que yo se lo he permitido por miedo, temor e icnorancia debemos buscar ayuda profecional

  9. bibiana cuadros says:

    gracias por tanta informacion yo tambien soy victima de un abusador y sigo crellendome culpable perdon pero deberian de morirse y haci dejarnos vivir en paz

    • AEEA says:

      Hola Bibiana,
      La mayoría de nosotros cometemos errores y “permitimos” que otros abusen de nosotros porque no solemos contar con los conocimientos y la información necesaria.
      Lo mejor que puede hacer, para ayudarse a sí misma a resolver este problema, es unirse a algún grupo de auto ayuda de su comunidad, o buscar ayuda profesional (como usted bien lo señaló) y no deje de leer todo lo que pueda acerca de este tema, cuanto más lea, más información y conocimientos tendrá, y mejor podrá defender su posición y resolver sus problemas. Le deseo lo mejor.

  10. Aline says:

    Tengo 21 años y mi novio tiene 23. Llevamos casi 2 años de novios, y lo quiero mucho y siento que no quiero que se acabe la relación sin hacer todo lo posible por rescatarla primero, hemos vivido muchas cosas juntos, y cuando la pasamos bien y el me atiende me siento feliz, el problema es que esos momentos son muy pocos, y por lo general me siento deprimida o triste por el curso que ha tomado la relacion, me siento abandonada o ignorada la mayor parte de el tiempo, el trabaja tiempo completo y acaba de entrar a la maestria, y realiza muchas actividades en su tiempo libre, y siento que yo estoy al final de sus prioridades. El no es muy cariñoso ni detallista, y yo si, aveces me siento rechasada incluso cuando trato de hacer cosas buenas por el, o siento que mis detalles no son apreciados, y cuando el llega a ser detallista o cariñoso conmigo yo me emociono tanto, porque me creo que puede cambiar y ser asi mas seguido, y eso me hace olvidar que usualmente me ignora. Lo veo un par de veces a la semana, y siento que casi no hay intimidad entre nosotros debido al poco tiempo que nos vemos y a que el no parece tener muchas intenciones de tener intimidad emocional conmigo excepto cuando tenemos problemas graves, cuando yo amenazó con terminar la relacion o cuando tenemos relaciones sexuales. Yo le he tratado de proponer vernos mas, platicar mas, en un plan mas casual, mas cotidiano, porque tampoco lo quiero presionar, y el parece poner resistencia, o actua como que esta deacuerdo conmigo y luego todo sigue igual. Le he sido infiel en dos ocaciones(solo besos) con amigos intimos mios, y siento que es porque el no me atiende, o porque me siento sola, no porque desee estar con otra persona, yo siento que queiro estar con el en una relacion bonita, pero el no parece darle mucha importancia a la falta de intimidad entre nosotros ( o si parece darle importancia no hace nada para demostrarmelo). El dice que me quiere, y que lo hago feliz, pero yo casi no lo veo feliz, es muy inexpresivo, y aveces incluso siento inseguridad de mostrarme afectiva con el por miedo a su rechazo. Tengo fantasias de terminar la relacion muy seguido, y no porque no lo quiera o porque no me guste estar con el, sino porque me siento insatisfecha o sola la mayor parte del tiempo por su aparente falta de interes. Cuando le comento estas cosas el solo me dice que en este momento no me puede ofrecer mas y yo termino aceptando y ajustandome a el con la esperanza de que si yo me ajusto a su horario el va a tratarme con mas cariño cuando nos veamos. Pero las cosas parecen seguir igual y yo me siento muy sola e incomprendida por el. Que debo hacer?

    • AEEA says:

      Hola Aline,

      Ante todo, gracias por escribirnos. Por lo que usted cuenta, su novio está pasando por un momento de mucha presión y estrés, ya que está trabajando tiempo completo y además, acaba de comenzar una maestría. Evidentemente, él está pasando por un periodo de mucha exigencia en su vida y lo último que necesita es más presiones. Por otro lado, si bien es normal que usted quiera hacer funcionar la relación por que lo ama, ninguna relación puede funcionar cuando sólo una de las personas que la forman es la que desea que la relación funcione y se esfuerza para lograr esto.

      Recuerde que así como nadie puede obligarla a usted que forme parte de una relación en la que no se siente muy a gusto, u obligarla a enamorarse de alguien o amar a alguien que usted no ama, usted tampoco puede obligar a su novio a que esté feliz con la relación en este momento o le dedique más tiempo o la trate mejor. Piense que ñel es un ser humano igual que usted. ¿Cómo se sentiría usted si estuviera atravesando por una situación de mucho estrés y otras personas le exigieran o demandaran mucha atención? Lo más probable es que aunque usted amara a esas personas, preferiría no verlas seguido.

      Las relaciones se forman de mutuo acuerdo (salvo en algunos países del mundo dónde los matrimonios, por ejemplo, son arreglados por los padres, etc.) Pero, en general, ambos integrantes de una relación tienen derecho a tomar sus propias decisiones, no podemos decidir por la otra persona, ni le corresponde a nuestra pareja tomar decisiones por nosotros.

      Mi consejo más saludable es que no lo presione. Comprendo que se sienta ansiosa, pero cuánta más presión ejerza usted sobre él o sobre la relación en sí, más probabilidades hay de que la relación termine o de que su novio se canse.

      Usted puede tomar la decisión de continuar con su relación, pero sin imponer reglas. También puede decidir terminar la relación, y eso no tiene nada de malo, sin necesidad de amenazar con que va a terminar la relación. Las relaciones no necesariamente terminan en peleas, hay muchas personas que terminan una relación en buenos términos.

      Quizás en este momento, su novio no pueda darle la atención que usted necesita porque, como usted bien lo ha notado, él tiene otras prioridades. No digo que esto esté bien ni mal. Cada persona elige, en cada momento de su vida, cuáles son sus prioridades. Por ejemplo, es muy común que los hombres digan que su mujer ya no les presta atención como antes, después que la mujer acaba de dar a luz. Esto es lógico, ya que la mujer se dedica ahora mucho más a su hijo que a su esposo. Luego, con el tiempo, la atención vuelve a equilibrarse.

      Por esta razón, es posible que quizás -en este momento- su novio no pueda (o no desee) darle tanta atención, tiene sus energías centradas en otras prioridades. Esto no quiere decir que él no la ame o que él sea una mala persona, simplemente quiere decir que él ha cambiado el orden de prioridades en su vida. La vida es cíclica, tiene altibajos, momentos en que uno está bien y otros en que uno no está tan bien. Las relaciones no son siempre perfectas ni color de rosa. Dése un tiempo, calme su ansiedad, vea de apoyarlo en lo que él hace, y cuando pueda y considere que es el momento adecuado, háblele con calma y con total sinceridad acerca de cómo se siente usted con respecto a la relación. Pero no lo presione, no le dará buenos resultados.

  11. jade says:

    hola, a todos mi problema es estoy viviendo con un musulman, todo el amor sus palabras de un te quiero un te amo es para su hijo ami nada, me castiga no mirandome no me toca en el lecho de nustro avitacion cuando esta enojado con migo.es horrible, no romantico no le gusta besarme. es una tortura NO SE COMO ENTENDER ESTO

    • AEEA says:

      Hola Jade,

      Muchas veces las diferencias religiosas y culturales suelen marcar un abismo en una relación. Lo mejor es que busques asesoramiento profesional o en tu comunidad, a través de un consejero matrimonial o algún terapeuta de pareja para que te aconseje cómo resolver tu situación. Lo que planteas es muy importante porque las diferencias culturales y religiosas implican una diferencia de valores significativa. No por eso diremos que los valores de la otra persona son malos o buenos, pero son muy diferentes de los nuestros y es importante buscar consejo y apoyo profesional. En la comunidad hay muchos grupos de apoyo gratuitos, te recomiendo que consultes a un profesional acerca de tu problema.

  12. milagros says:

    gracias por toda esta informacion , mi situacion es la de abusador controlador calculador manipulador es terrible esas personas tuve quince anos con el estoy casada y dos hijos de 12 y 7 nina y nino , quiero terminarla esa relacion pero no quiero que salgamos afectados los tres desde septiembre empiezo ayuda en mindes peru programa de violencia familiar lo necesito esperare septiembre vivo con mi madre y hermano y estoy tranquila desde el verano estoy lejos de el y tuve una terrible depresion hasta en mns las amenazas que horror….necestito proteccion legal y demis hijos para queno me haga dano y que se auto ayude el si lo desea igualestare sola ahora quiero descansar emocionalmente , me hizo perder mi auto estima, mis valores , mi dignidad feos recuerdos mas malos que bnos……………milagros Leon peru chiclayo por favor envienme consejos muchas gracias.

    • AEEA says:

      Hola Milagros,

      Ante todo, recuerda siempre que no es tu culpa que un abusador abuse de ti o de otras personas. Los abusadores son personas con serios problemas de salud mental que necesitan humillar a los demás para sentirse superiores a alguien. Una persona con una autoestima saludable que no tiene ningún problema de salud mental, no necesita denigrar a los demás, sino que acepta a las demás personas tal cuál son.
      Además, el hecho de que él tenga un problema no tiene nada que ver contigo, tú NO le has causado ese problema, él tiene ese problema y abusa de los demás, independientemente de que tú estés a su lado o no.
      Lo que te recomiendo es que te apoyes en tu familia y en tus amigos, pidas una orden de protección ante un tribunal competente (una orden judicial) y consultes qué grupos de apoyo hay en tu comunidad. Por lo general, las iglesias suelen tener algunos grupos de ayuda, que son gratuitos, y que te permitirán reconstruir tu autoestima.

  13. Silvia says:

    Necesito ayuda,pues pase por una relacion abusiva,ya fue sentenciado,tiene al aprobacion por 12 meses y me otorgaron una orden de proteccion por 4 anos,el me maltrataba muchisimo,y lo denuncie porque me lanzo contra la pared y me tiro al piso y me tapo la boca para no gritar ni llamar a la policia,y me escondio mis papeles,todo eso paso hace como 9 meses,estuve en un shelter,y con la ayuda del shelter me ayudaron,no lo veia desde hace casi 9 meses y justo para mi cumpleanos estuve en la playa sentada tomando un poco de sol y de pronto vi q estaba caminando por ahi mi ex esposo con sus 2 hijos de su otro compromiso,yo me puse nerviosa nosabia que hacer…..en eso sus pequenos hijos se me acercaron y me dieorn un abrazo y un beso por mi cumpleanos,despues sus hijos me preguntaron si podia hablar ocn su padre.ene se momento me puse muy sensible al ver a los pequenos pues solo tienen 6 y 4 anos..y como negarme a esas critaturas.en ese momento sabia que cometia un error pero acepte le dije si a los ninos y de inmediato corrieron donde su padre y se me acerco y me dijo que queira hablar conmigo.
    le dije que sea breve porque no podiamos hablar por mi orden de restriccion y me pidio perdon,q lo lamentaba.q fue su culpa q me amaba de verdad en fin.aceptoq fue mi error no debi dejarlo acercarse a mi.por mi orden que tengo.pero sentia la necesidad de saber por lo menos y de decirle frente a frente todo lo que me hizo la indignaicon y todo lo que sentia en ese momento.pues desde el dia del incidente no tenia nada ni contacto ni nada con el.
    luego me dijo q me amaba de verdad y por un momento me dijo q todo era en aprte mi culpa q debi dejarlo explicarme las cosas.y ahora me asusta con que si algun dia llego a llamar a la policia ya decirles q yo lo estoy llamando o denunciarlo para q se vaya a la carcel pues tiene una orden de proteccion el se iba a suicidar porque jamas jamas ne su vida se ira a la carcel.que antes de ir a la carcel prefiere estar muerto.me dijo q si llego a hacer eso,el se iba a quitar la vida en ese momento,toamria la psitola de los policias o lo que sea y antes de ser arrestado se quitaria la vida.y q seria mi culpa y q cargare con esa muerte por el resto de mi vida y q no solo eso q tambien me quitaria la vida tambien
    no quiero q pase eso…….ahora nose si llamar a la policia y decir lo que paso pues no quiero q se quite la vida…en momentos me dice q tambien me matara por denunciarlo otra vez pero ahora dice q solo se quitara el solo al vida y q su familia y todos me temrinaran odiando ….
    no se que hacer siento q tengo ese sindrome de estocolmo.pues no quiero volver a vivir todo lo q pase con el.pero tampoco quiero nad amalo para el solo quiero que cambie q se reabilite.
    ahora sigue llamandome,diciendome q me ama y q quiere q vovlamos a intentarlo.quiere que retire mi orden de proteccion y asi pdoer demostrarme cuanto me ama.
    y q a pesar de estar divorciados quiere q lo volvamos a intentar,peor q debo primero cancela rmi orden de restriccion porqeu tiene miedo de ir a la carcel.q el no quiere morirse pues aun quiere pasar el resto de su vid aconmigo.
    tmabien em dijo que se decalro en banca rota.le dieron el bakcruncy.o como se llame cuando se declaran en banca rota y le borran sus deudas..vivie con su madre….dice q por mi culpa su familia lo odia no confian en el todos se alejaron desde el dia de la denuncia lo dejaron….y q su amdre lo tiene por lastima.y q yo ahora estoy saliendo adelante y quiere estar conmigo q quiere q volvamos a intentarlo y me quiere apoyar.y q la unica deuda q tiene es la del hospital y lo de su agente de aprobacion q tiene terapias.
    no se que hacer el cada ves me perturba mas y mas…..
    vivo estresada,aqui amistades del shelter dicen que debo de denunciarlo,pero no quiero q se mate…….pienos mucho en sus hijos.
    el se quedo con mis documentos,osea partidas de nacimientoy otros documentos de mi pais.el tiene toda mi informacion de mi y de mi familia en peru.
    yo vivo sola aqui en los estados unidos.pero el shelter donde estoy no pueden ayduar con ayuda sicologica….creo que necesito ayuda sicologica porque si sigo con esta situacion de verlo me voy a volver loca,y tengo miedo de terminar sediendole todo a el.
    pues me hace sentir cuklpable.
    yo vivo en wisconsin en el condado de sheboygan

    • AEEA says:

      Hola Silvia,
      Gracias por confiarnos tu problema. Ante todo, quiero que tengas claro que nada de lo que ha pasado o continúa pasando es tu culpa. Es evidente que tu ex pareja tiene un problema de salud mental importante y que eso no es algo que hayas causado tú. Las personas que sufren trastornos de la personalidad, como él, abusarán de otras personas independientemente de que tú estés presente o no. Tú no eres culpable de la conducta de él, tampoco puedes elegir por él si desea cambiar o no; o si puede cambiar o no. Lo que sí puedes (y deberías) hacer es lo siguiente: contacta cuanto antes al Departamento del Menor y la Familia de tu estado y condado (http://dcf.wi.gov/WiSACWIS/knowledge_web/all-contacts/access-contacts-by-county.htm) y explícales el problema y tu preocupación. Ellos te proporcionarán un asistente social sin cargo y proporcionarán asistencia y servicios para ti y tus hijos para asegurar el bienestar de los tres. También podrán ayudarte a recuperar la documentación que tu ex tiene en su poder. Además, supervisarán cualquier visita o contacto que tengan con él (tú y los niños) y te ayudarán a conseguir vivienda, empleo, beneficios, tratamiento sin cargo, etc. No dejes pasar mucho tiempo porque esta situación acabará afectándote mucho emocionalmente y puedes caer en una depresión profunda.

      Además, te recomiendo que también busques algún grupo de apoyo gratuito en tu comunidad para poder hablar sobre el tema y oír opiniones y sugerencias de otras personas que puedan ayudarte- Sobre los grupos de apoyo, también puedes preguntarle a la gente del DCF (Departamento del Menor y la Familia) de tu área local. Visita el enlace que te pasé para ver la información de contacto en tu área, ellos podrán ayudarte, no dejes de pedirles ayuda: http://dcf.wi.gov/WiSACWIS/knowledge_web/all-contacts/access-contacts-by-county.htm
      Cariños!

    • AEEA says:

      Continuando mi mensaje anterior, en tu condado debes contactar a Therese Janssen jansstmj@co.sheboygan.wi.us 920.459.3226
      o Michele Peterson petermlp@co.sheboygan.wi.us 920.459.0301

  14. maria candelaria vidal says:

    necesito ayuda con mi hija que esta teniendo una relacion con un hombre mayor ella tiene 20 y el tiene 34 cumple todas caracteristic as de un abusador vivo en dallas, tx .puedo recibir ayuda aqui.