Feed de
Posts
Comentarios

Ni Una Menos


¿De qué hablamos cuando hablamos de violencia de género o de ni una menos? Hablamos de enseñarles a nuestros hijos e hijas a no tolerar la violencia desde su más mínima expresión. Hablamos de enseñarles a no tolerar la agresión verbal, por muy disfrazada de chiste que sea. Hablamos de enseñarles a tener dignidad y no arrastrarse detrás de nadie, de no admirar machistas ni creer que es el modelo a seguir. Hablamos de construir y preservar una autoestima saludable que empieza por el respeto hacia uno mismo y hacia el otro.

Lamentablemente, hoy seguimos viendo cómo muchas mujeres, incluso chicas jóvenes, admiran al hombre machista. Hacen lo que sea para obtener migajas de atención de un hombre misógino. Pagan cualquier precio con tal de continuar a su lado, lo idolatran, lo admiran, desean estar con ese hombre por más que esté casado o que sea un “mujeriego”.

Es muy difícil hacerle entender a una jovencita que ese hombre está muy lejos de ser el modelo de hombre que una mujer con una autoestima sana puede admirar. En muchos casos, vemos que esas chicas ya vienen sufriendo un maltrato psicológico similar, desde su hogar. Y ésta es una de las razones por las que las chicas admiran hombres así. Se han acostumbrado al abuso emocional, creen que el maltrato psicológico y la negligencia emocional son “lo normal” y no ven qué puede tener de malo que un hombre sea machista o haga comentarios misóginos, cada vez que puede.

Tolerar la misoginia y el machismo es avalar la violencia contra la mujer. Es importante, entonces, comprender que educar a nuestros hijos de un modo emocionalmente saludable y reforzar su autoestima, evitará que -en el futuro- aplaudan a quienes aman denigrar y humillar a los demás.

Por lo general, el hombre machista suele ser un narcisista megalomaníaco que se ama a sí mismo profundamente, y que tiene una impresionante capacidad para fascinar a los demás. Enseñarles a los jóvenes a detectar este tipo de personalidades, ayuda a que no los admiren y puedan evitar establecer relaciones tóxicas con personas así.

Los abusadores emocionales suelen ser muy seductores y suelen tener una fuerte capacidad de convicción para hacer creer a los demás que ellos son semidioses dignos de admiración y que el resto de los mortales están equivocados. Lejos de ser admirados, son personas mediocres que necesitan pisarles la cabeza a los demás para asomar la suya de la faz de la tierra.

Fomentemos la educación emocional para erradicar la violencia de género.

Los comentarios están cerrados.