Feed de
Posts
Comentarios

El Lugar del Villano

Normalmente, casi nadie quiere ocupar el lugar del “villano” en una relación - ya sea de pareja, laboral, social o familiar. Siempre es más agradable ser quien reparte elogios y muestra una cara sonriente a todos los demás.

El supuesto “villano” de la película, es quien, por el contrario, no reparte sonrisas sino que imparte penitencias. Es quién pone límites, pone a cada uno en su lugar, dice lo que hay que decir (cuando esto es inevitable), y toma las medidas que hay que tomar, aun cuando no sean medidas agradables.

Se requiere mucho coraje para ocupar el lugar del “villano”. Si un amigo o un miembro de la familia padece una enfermedad mental severa que afecta las relaciones del resto de la familia, no es fácil tomar la determinación de hospitalizar a esa persona en una institución de salud mental. Ni siquiera es fácil confrontar a la persona enferma, ya que se corre el riesgo de ser acusado de insensible, entre otras cosas.

Lo mismo ocurre a la hora de despedir un empleado. Es una tarea ingrata que casi nadie quiere tener que ejecutar. Decirle a una persona que a partir de mañana se prescindirá de sus servicios en el área laboral, requiere agallas y  mucho tacto.

Terminar con una relación de pareja es, quizás, una de las decisiones más difíciles y dolorosas que hay. La persona que toma la decisión de terminar con una relación es, normalmente, quién ocupa el lugar del villano. Esta persona es percibida como una persona “mala” o “desconsiderada” o “egoísta”. Pero, lo cierto es que muchas veces, las personas no logran poner fin a una relación de pareja tormentosa porque a casi nadie le gusta ser señalado como el “malo de la película”. Prefieren dejar que el tiempo corra y ver si algún día, milagrosamente, se solucionan los problemas.

Otras de las razones por las que las personas no quieren ocupar “el lugar del villano” y no logran poner fin a una relación tormentosa, son:

  • Temor a ser percibido como una persona desconsiderada e insensible por parte de la familia y de la sociedad
  • Incapacidad de tomar decisiones, tener una imagen propia muy pobre respecto de la capacidad de poner límites
  • Incapacidad de hacerse respetar y de defender el respeto que merecen los demás
  • Falta de agallas, valor, coraje
  • Negligencia emocional
  • Irresponsabilidad e inmadurez
  • Doble moral

Asimismo, hay muchas personas que prefieren no involucrarse ni comprometerse afectivamente en una relación auténtica, por temor a tener que renunciar a ella algún día. El miedo a ser dejado o a tener que dejar a una persona con la que hemos compartido mucho más que salidas eventuales o actividades sociales, suele ser una de las causas principales por las que una persona se ve incapacitada de comprometerse afectivamente con otra (fobia al compromiso afectivo por temor a que la relación termine algún día o se deba tomar la decisión de terminarla)

La presión que ejerce un círculo social también influye en gran medida para que una persona no quiera ocupar el lugar del villano. Hay personas que no se divorcian porque, socialmente, ”está mal visto” o eso es algo que se percibe como un fracaso personal. También están quienes no son capaces de dejar un empleo y buscar otro porque no se creen capaces de encontrar algo mejor que aquello que ya tienen.

El lugar del “villano” es el lugar de las personas que tienen valor para tomar decisiones, especialmente las decisiones que nadie desea tomar. Es también el lugar de quienes no temen abandonar un concepto antiguo y hacer frente a lo nuevo, lo que el futuro les depare, incluso si no saben qué puede devenir con el tiempo.

Estos “villanos” son quienes también pueden elegir cuándo comprometerse (plenamente) con una relación de pareja, y cuándo prefieren no comprometerse por algún tiempo y andar solteros; pero son muy diferentes de quienes no se han comprometido afectivamente nunca por un oculto temor a perder un amor o ser abandonado, y tapan este temor con una infinidad de excusas.

Por último, el villano sabe que la vida no es justa. Sabe que la vida es aquello que se construye eligiendo día a día y tomando decisiones, placenteras y displacenteras, y vivendo con las consecuencias de las mismas. El villano de la película también sabe que las decisiones importantes que tome, no serán siempre bienvenidas, ni percibidas como positivas por los demás, pero resultarán beneficiosas para la mayoría, a largo plazo.

Se requiere mucha madurez, solidez y equilibrio emocional, (además de valor), para ocupar el lugar del villano.  Mucha gente prefiere no tener que poner límites, prefiere ser visto siempre como una “buena” persona, incluso si lo que hacen no es en el mejor interés propio o de los demás.

Los villanos no son populares, pero son como las vacunas: a veces punzantes y dolorosos, pero inventibalemente son muy buenos para la salud general.

5 Respuestas en “El Lugar del Villano”

  1. [...] verdad es que a nadie le gusta ocupar el rol de villano (ver la nota: El Lugar del Villano), por lo que es natural caer en el autoengaño de decir: “No hago ningún comentario al [...]

  2. Amadeus says:

    Muy interesante tema. Pocas veces se dedica tiempo a comprender estas actitudes en las personas.

    Me gustó mucho este espacio.

    Saludos!

  3. ana says:

    Hola estafada:
    Que curioso. Mi caso con mi hermana es muy distinto, pero creo que el resultado en cuanto a cómo tú te sientes puede tener mucho en común con mi estado emocional. Es llamativo lo poco que hay escrito sobre las relaciones fraternas en temas de comportamientos trastornados. La relación emocional con una hermana es casi tan fuerte como la que se puede tener con una madre. Su rotura por un comportamiento trastornado (borderline, narcisista, otros tipos) produce un dolor y un estado de nervios difícil de superar sin ayuda. Al menos esa es mi impresión personal. Yo al menos, no logro acabar de superarlo y tengo intención de acudir a un psicólogo tras la pausa estival española.

    Imagino que no nos queda mas remedio que quedar como villanos. Pero la verdad es que quien se atreva desde fuera a juzgar una relación fraterna no merece la pena ser tenido en cuenta.

    Mi consejo personal es que acudas a un abogado como interlocutor para comunicarte con tu hermana. Es caro, pero seguramente lo vas a amortizar en salud. Lo que ya no soy capaz de aconsejarte es qué hacer para superar el estado emocional en que te ha sumido este problema.
    Mucha suerte

    • Gracias por su ayuda.
      Desde el principio, consulté con un abogado, pues tuve que demandar a mi hermana por rehusarse a devolverme los papeles de una propiedad que tengo en México y que ella administraba pues la el usufructo siempre se ha usado para pagar la renta de mis padres y parte de su mantenimiento.
      Desgraciadamente no tengo recurso legal para obligarlos a regresar el dinero pues no tengo contrato escrito con ellos de que el dinero que yo mandaba debía ser usado únicamente para el mantenimiento de nuestra madre y estando yo tan lejos es aún más difícil proseguir un juicio. En fin, me tengo que resignar a haber sido estafada.

      Lo único que me ayuda es pensar que si dejo que mi hermana me arruine mi vida voy a dejarla que se robe algo más valioso que el dinero–mi felicidad. Así que estoy tratando de repetirme este “mantra” cuando me indigno con ella.

      Creo que lo más sano para mí es pensar que no tengo hermana, que la hermana con la que crecí murió hace mucho tiempo. Es triste pero es la verdad.

  4. Yo no tengo problema marcando mis límites pues los tengo muy claros. Cuando confronto a la gente que trata de rebasarlos, trato de hacerlo calmadmente pero con firmeza. En general, los resultados han sido positivos aunque confieso que a veces ha sido agotador.

    El mayor problema que estoy teniendo recientemente es con mi única hermana y su esposo. Al descubrir que se estaban robando la tercera parte del dinero que mandaba yo para mantener a nuestra madre, me les enfrenté y terminé su acceso al dinero. Obviamente, no puedieron negar su crimen pues tengoo los estados de cuenta del banco, pero en lugar de regresar el dinero, han tratado de perjudicarme en todas las formas de que son capaces, pues están indignados conmigo por haberles descubierto y haberles puesto límites. Creo que mi hermana y posiblemente mi cuñado tambien son “borderline personalities” que creen qeu se merecen todo, carecen de remordimiento y se sienten justificados en su conducta. A tal grado, que después de haberme robado y haber dejado a nuestra madre en la miseria, han tenido la desfachatez de mandarme cobrar alegando que les debia yo dinero!!! (Larga historia que explico en mi blog http://www.sisterbetrayal.com que empecé con el objeto de verbalizar y expresar el dolor y el coraje que la traición de mi hermana me ha causado). En pocas palabras, según ellos yo soy el villano de la película y me están castigando dejándome toda la responsabilidad financiera de mantener a nuestra madre.

    Me ha sido muy difícil entender la conducta de mi hermana, pues no era así, pero después de leer su artículo sobre “borderline personalities”, creo que entiendo mejor su actuación. Sin embargo, me interesaría saber si tiene usted alguna recomendación para las víctimas en como lidear con estos sentimientos de ira, frustración y dolor de haber sido traicionado, pues el sentar límites me ha preservado la dignidad y mi auto respeto pero no ha mitigado el dolor de la traición.