Feed de
Posts
Comentarios

La medida del dinero

El dinero es un parámetro muy útil para medir los valores humanos de las personas.

Hay personas materialistas, personas a quienes el dinero no les interesa en absoluto y personas que son conscientes de la importancia que tiene el dinero en un mundo material, pero no pierden de vista que muchos de los valores humanos más importantes, sino todos, no se compran con dinero.

En nuestra sociedad moderna, al igual que en la antigüedad, el dinero es una herramienta necesaria, es un medio de intercambio para adquirir ciertos elementos que necesitamos para la vida diaria. Necesitamos dinero para pagar las cuentas, para comprar comida, para comprar ropa, para mantener a nuestros hijos, darles educación, capacitarnos nosotros mismos, vivir confortablemente, prever nuestro futuro (cuando nos jubilemos y seamos ancianos) y para muchas otras cosas más, como salir de vacaciones o ir al cine.

Ahora bien, la medida en la que algunas personas se interesan por el dinero es lo que convierte al dinero en un parámetro para medir los valores de las personas.

A los efectos de no juzgar a nadie, vamos a decir simplemente, que hay personas que son muy materialistas y personas que no son materialistas en absoluto. No juzgaremos si está bien o mal ser materialista porque para cada uno, el dinero tiene cierto valor adicional, además de servir como un elemento de pago.

Hay personas que hacen del dinero un Dios, su Dios. Para estas personas, no hay nada más importante en el mundo que el dinero, ya sea su dinero, el de los demás, el de la familia, el de la empresa en la cuál trabaja, etc.  De nuevo, no juzgaremos si esto está “bien” o “mal”. En la vida hay distintos valores y distintas opciones, y cada persona elige aquellos con los que se siente más a gusto.

Así, las personas materialistas suelen darle importancia al dinero y a las cosas materiales. Y quizás, esto es lo que las hace felices, quizás ésa es la razón de su existencia, acumular grandes sumas de dinero o gastar grandes sumas de dinero en artículos costosos, lujosos o de una marca determinada. Es un estilo de vida. Hay personas que amasan una gran fortuna a lo largo de su vida y no les importa si no tienen con quién compartirla, simplemente son felices contando sus ahorros.

Por el contrario, hay quienes no podrían ser felices si guardaran mucho dinero y no lo compartieran con sus seres queridos, con otras personas más necesitadas, etc. Hay personas que no le dan ningún valor al dinero y son felices con pequeñas cosas de la vida como admirar un paisaje o compartir una velada con amigos, cantando canciones, etc.

Son elecciones que cada uno hace. Hay quienes eligen darle al dinero un valor por demás exagerado, y quienes se van al otro extremo y no le dan ningún valor en absoluto.

Idealmente, un equilibrio saludable entre ambas posturas sería lo mejor. El dinero tiene valor, representa el esfuerzo con que lo ganamos y es una herramienta que nos permitirá mantenernos y mantener una familia, si es que la tenemos. Pero lo más importante del dinero es -quizás- que nos sirve para medir con qué intenciones se nos acerca la gente.

Lamentablemente, en el mundo hay muchos “parásitos” que pretenden vivir del esfuerzo ajeno, como también están quiénes no dudan en “explotar” laboralmente a las personas necesitadas, o manipularlas a través del dinero.

Cualquier relación saludable, ya sea de amistad, de pareja, laboral o familiar, debe contemplar el respeto por la otra persona como principio fundamental. El dinero es sólo eso, dinero. El respeto es algo que no se compra con dinero. Tampoco se impone por la fuerza ni a través del temor. El respeto se gana, respetando a los demás.

Uno de los tipos de abuso más frecuentes, es el abuso emocional o manipulación psicológica, a través del dinero. Cuando hay un desequilibrio económico entre dos personas, se requiere mucho respeto humano para no someter ni dejarse someter, económicamente.

Cuando trabajamos en relación de dependencia, por ejemplo, realizamos un trabajo y recibimos un salario. Ese salario debería ser digno. En muchos sitios, los salarios no sólo no son dignos, sino también son insultantes. Esto degrada moralmente a una persona. Incluso hay empleadores que aprovechan una situación económica difícil y les hacen sentir a sus empleados como si les estuvieran haciendo un favor al pagarles un salario miserable. Ésta es una forma de abuso emocional, a través del dinero.

Pero también suele suceder que algunos empleados exigen y hacen valer todos sus derechos a través de los sindicatos, pero no trabajan como deberían. Esto es algo que vemos con mucha frecuencia en ciertos políticos. Hay diputados y senadores que cobran salarios jugosos y trabajan un 10% de lo que deberían. El resultado es que el pueblo paga esos salarios con sus impuestos, mientras estos políticos gozan de una buena vida sin hacer su trabajo. Algo bastante habitual en los países en vías de desarrollo. Esto también es un abuso.

Algo similar sucede a veces en las parejas, dónde una de las partes tiene todo el control de las finanzas y la otra no.

Las personas con las que debemos tratar día a día, en los distintos ámbitos de nuestra vida, tienen distintos puntos de vista, distintos estilos de vida, distintas maneras de ver y enfocar los problemas, etc. También tienen distintas opiniones con respecto al dinero y al mundo material. Hay personas inescrupulosas y personas éticas. Hay personas que no dudarán en robar o estafar y personas que nunca robarían ni estafarían a nadie.

Y por esta razón, es importante que utilicemos el dinero como parámetro para medir los valores de la gente. ¿Estamos ante la presencia de una persona que valora el dinero, valora su trabajo, valora la ética y respeta a las otras personas de la misma manera que espera le respeten? o ¿Estamos ante una persona bohemia que no le da ningún valor al dinero y que vive en cualquier parte que le permitan vivir, come cuando consigue comida, se viste con ropa usada o prestada, etc.? O bien ¿Estamos ante una persona que cree que el dinero es lo más importante en la vida, incluso más importante que los seres humanos en sí?

Es importante conocer cuáles son los valores de las demás personas porque, finalmente, aquellas personas con quienes compartimos los mismos valores serán con quienes nos sentiremos a gusto y podremos compartir muchas cosas en la vida. Cuando no compartimos los mismos valores (en una pareja, en una familia, en un empleo), acabaremos distanciándonos de esas personas o renunciando a ese empleo porque no nos sentiremos a gusto allí.

El dinero y el amor son dos cosas completamente distintas, casi diríamos que son opuestas. Quién nos ama nunca nos pedirá nuestro dinero y tampoco intentará comprarnos. Pedirle a una persona que sacrifique sus posesiones materiales en nombre del amor, no es respetar ni amar a esa persona, es humillarla. Lo mismo ocurre cuando una persona intenta “comprar” a otra con dinero.

En una pareja, en una familia, en una relación laboral, el dinero debe ser equitativo, cualquier transacción deberá ser justa y equitativa, en un marco de respeto, dónde ambas partes ganen. Cuando una persona somete a otra o bien, cuando una persona “compra” a otra, podemos tener la certeza de que no hay respeto, y sin respeto, no hay amor.

6 Respuestas en “La medida del dinero”

  1. Camilo Matute says:

    Como va a ser el dinero la variable para usarse “…como parámetro para medir los valores de la gente”. Esta es la más absolutas de las locuras que en el Capitalismo se promueven. El dinero no es más que un “valor de cambio”, y ese “valor” descansa “únicamente en la confianza que tengamos del mismo”. Es decir que el dinero tiene “poder” unica y exclusivamente porque así lo “hemos decidido todos los habitantes del planeta”. Entonces: Puede ser valido usar el dinero como variable para medir la ética y principios morales de las personas??? Hay otras variables que sí se pueden tomar como validas, por su carácter universal e inalienable al ser humano: como son la Solidaridad, la Justicia Social, la Igualdad, y la más sublime de todas: El Amor. La única manera que el dinero tendría para ser un parámetro valido, sería que “absolutamente todos los seres humanos de este planeta tuvieran acceso al mismo a tráves de los Principios anteriormente señalados. Pero ese sabemos que no es el caso, ya que el dinero no es más que el “valor de cambio de la explotación de mano de obra de un hombre por otros”, es decir, el dinero lo único que mide es la posición que ocupas Tú en la pirámide social.

    • AEEA says:

      Hola Camilo,

      El dinero sirve para medir los valores de la gente en tanto nos descubre quién es un individuo interesado sólo por lo material y quién está a nuestro lado por amor. Creo que deberías leer de nuevo el artículo.

      La actitud de las personas frente al dinero (si son materialistas o no) nos dice mucho sobre los valores que defiende esa persona. Por ejemplo, quienes sólo se fijan en el dinero propio o ajeno, defienden valores materialistas.

      Quienes priorizan el amor, y todo lo que has mencionado en tu respuesta, son quienes tienen los más altos valores humanos. Por favor, cuando puedas, lee de nuevo el artículo completo para poder comprenderlo.

      Como dice el dicho (modificado), por el dinero “bailan algunos monos”, es decir, por la actitud que tiene la gente frente al dinero se conoce qué tipo de valores defienden.

      Por lo que refiere a la posición que ocupa una persona en la pirámide “social”, el dinero no la define. El dinero puede definir, en todo caso, qué posición ocupa una persona en una pirámide o escala económica, pero no social. Socialmente hay muchas personas increíblemente grandes que no son millonarias ni les interesa el dinero.

      Quien hace del dinero un Dios o le rinde culto, es una persona altamente materialista, independientemente qué lugar ocupe en las escalas sociales o económicas de una determinada cultura.

  2. GF says:

    Se me olvidaba algo, una pregunta. Puede una persona que atesora de esa forma e dinero amar de verdad a otras personas??? O sea, con ese nivel de egoismo, realmente se puede amar sanamente????

    Gracias y felicidades por el articulo,

    GF

    • AEEA says:

      Hola GF,

      La respuesta es simplemente, no. El egoísmo no es un sentimiento sano, por lo tanto no se puede amar sanamente si se es egoísta.

  3. GF says:

    Hola,
    Despues de leer este articulo he quedado con una duda sobre si en realidad no se puede decir si atesorar el dinero es bueno o malo. O si hay una medida para decir hasta que punto es sano atesorar el dinero. Principalmente en el caso de personas que no pueden compartir ni una moneda y amasan mucho dinero para futuras generaciones que no tendran, ya que tener familia significa necesariamente compartir. Si esta forma de atesorar el dinero no fuera sano entonces en alguna medida seria una enfermedad sicologica que evidentemente afecta a las personas que rodean a la persona obsesionada con atesorar el dinero.

    Saludos,

    GF

  4. LIBIA ANGELICA DURANTE MURILLO says:

    Esto es la pura verdad y en nuestros tiempos es lo que mas abunda gente que le da mas valor al dinero aue a la relaciòn familiar y por lo regular es motivo de discordia en las familias y por ello se esta destrullendo la relaciòn familiar y la de amistad ya ni se diga es la manera como trabaja el demonio para ganar las almas desgraciadamente no nos damos cuenta hasta donde hemos llegado en nuestra familias y nuestra sociedad por lo cual hay que estar muy atento para no condenanos a ese apego.