Feed de
Posts
Comentarios

Tener las Cosas Claras

Business confrontation.

Quien no tiene sus ideas claras, tiene altas probabilidades de perder una negociación o discusión, de cualquier tipo y naturaleza que sea.

Muchas veces, cuando nos sentamos a dialogar para llegar a un acuerdo o cuando discutimos un problema, nos desordenamos un poco. Sabemos lo que queremos, o bien, sabemos lo que no queremos.  Pero, a veces, no contamos con la claridad necesaria para evaluar qué posibilidades tenemos de ganar o perder una discusión, o una negociación.  A veces, nos olvidamos de tener en cuenta qué imprevistos pueden surgir, nos olvidamos de que no tenemos control sobre las emociones y las reacciones o respuestas de los demás. E incluso, en ciertas ocasiones, también suele pasar que no imaginamos que vayamos a reaccionar de determinada manera.

Tener las cosas claras significa mucho más que saber qué es lo que queremos y qué es lo que no queremos. Significa evaluar todas (o casi todas) las opciones y situaciones posibles, significa estar consciente, a cada momento, de cómo reaccionamos, emocionalmente, frente a lo que la otra persona nos está diciendo.

A veces, la gente cree que planificar y tener las ideas claras, es algo así como:”Le diré esto, y entonces, cuando me responda aquello, le contestaré así”… pero, ¿qué sucederá si las cosas no ocurren de ese modo?

Tener claridad de pensamiento ayuda a no dejar cabos sueltos, aumenta las posibilidades de llegar a un acuerdo o de lograr una negociación favorable.

Por lo que refiere a estar consciente de nuestras emociones, podemos decir que una de las cosas más importantes, es tener noción de cómo vamos a exponer lo que deseamos discutir, analizar o negociar. ¿Vamos a exponerlo empleando un tono quejoso y lastimoso? ¿Vamos a sentarnos a hablar de un modo prepotente y arrogante? o ¿vamos a dialogar de una manera adulta, asertiva y abierta, dispuestos a oír a la otra parte?

Cuanta mayor apertura tengamos, mejores herramientas tendremos para evaluar a la otra persona, sus reacciones y sus ideas. Esta toma de consciencia propia y de los demás, es una herramienta poderosa que, no sólo nos ayudará a aclarar muchas cosas, sino también, nos permitirá negociar desde una posición mejor o más ventajosa.

Quien intenta negociar en medio de una situación caótica, sin tener sus ideas claras, sin tener el menor registro de sus emociones y de las emociones ajenas, está condenado al fracaso.

Es importante, entonces, sentarse a negociar habiendo analizado todas las variables, antes de la negociación. Ya se trate de una discusión pertinente a una relación de pareja (por ejemplo, cuando las cosas han tomado un rumbo que no es satisfactorio y es imperioso hacer cambios), o bien, una negociación de salario o de mejora laboral, de algún tipo, siéntese a hablar con la otra persona con la mayor claridad y apertura posibles, ya que eso es precisamente lo que le permitirá estar en una posición más ventajosa.

Si tiene que tomar una decisión definitiva, tómese todo el tiempo que sea necesario para evaluar todas las consecuencias, antes de sentarse a hablar con la otra persona y comunicarle tal decisión. Cuando nos ponemos a discutir “en caliente” o “en el fragor de la batalla”, lo más factible es que nuestros argumentos se desvanezcan en unas pocas horas y cambiemos de opinión, radicalmente. Las decisiones importantes no se toman impulsivamente, se toman luego de pensarlo detenidamente y una vez que tengamos un 90% de certeza respecto de la claridad de nuestras ideas, nuestros sentimientos y las posibles consecuencias de nuestras propuestas o decisiones.

La claridad le abrirá caminos, la falta de ella, lo llevará a caminar en una nebulosa de confusiones.

10 Respuestas en “Tener las Cosas Claras”

  1. fiorela says:

    Acabo de leer este blog y todo esta muy interesante el èproblema es que en algunos casos yo suelo perder el control y las cosas que digo no sob tan claras almenos la persona que me escucha dice eso, quisiera una ayuda profunda en este tema.

  2. Richard says:

    Hola de nuevo:
    Acabo de leer este nuevo artículo que has insertado. Es magnífico, como los demás. La relación con mi hermana se ha deteriorado hasta unos extremos inverosímiles. Hace diez días quería entrar en mi habitación por la fuerza y pasé hasta miedo. Tomé la decisión de no coincidir nunca con ella en casa de mi madre, lo cual es difícil y no siempre posible. Su comportamiento ha llegado a afectarme profundamente y ya no soy capaz de ser “asertiva”, ni de “tener la cosas claras”. Temo el día en que mi madre muera y debamos enterrarla y organizar el acto social del funeral. Y aún mas temo cuando tengamos que sentarnos a hablar del reparto de bienes. Por ello, tengo algunas dudas sobre este último artículo: 1) ¿Es posible realizar una negociación donde una parte emplea el abuso verbal, la descalificación, la “mezcolanza” de asuntos, etc., y no hay modo de rebajar el tono?. 2) ¿Sirve de algo que una de las partes sea asertiva si la otra es abusiva?.

    • AEEA says:

      Hola Richard,

      No recuerdo si ya le respondimos antes, pero en su caso particular creo que es difícil lograr una negociación eficaz con una persona como su hermana, según los problemas que nos cuenta. Le diría que buscara alguien neutral que pudiera actuar de intermediario entre ustedes dos.

  3. GF says:

    AEEA,

    Que buena es tu pagina. Gracias por tus consejos y por responder a mis consultas. El articulo recomendado por ti me ha ayudado mucho. Ciertamente, este hombre del que te hable es un manipulador, ahora me envia mensajes saludandome y diciendo que quiere un encuentro conmigo. A mi me duele porque aun tengo un sentimiento por el. Gracias por todo, espero seguir leyendo cosas nuevas por aqui. Cuidate mucho,

    GF

    • AEEA says:

      Muchas gracias, GF, espero que la información que publicamos aquí continúe siéndote útil. Saludos!

  4. anita says:

    Muchas gracias por el consejo. He descargado el libro y he leído ya una parte. Tiene muy buena pinta. La verdad es que es mucho mejor que la mayoría de los libros que he estado mirando sobre ese tema.

    Una pena para mi que estés al otro lado del Atlántico. Mucha gracias por todo.

  5. anita says:

    Hola de nuevo:
    Acabo de leer este nuevo artículo que has insertado. Es magnífico, como los demás. La relación con mi hermana se ha deteriorado hasta unos extremos inverosímiles. Hace diez días quería entrar en mi habitación por la fuerza y pasé hasta miedo. Tomé la decisión de no coincidir nunca con ella en casa de mi madre, lo cual es difícil y no siempre posible. Su comportamiento ha llegado a afectarme profundamente y ya no soy capaz de ser “asertiva”, ni de “tener la cosas claras”. Temo el día en que mi madre muera y debamos enterrarla y organizar el acto social del funeral. Y aún mas temo cuando tengamos que sentarnos a hablar del reparto de bienes. Por ello, tengo algunas dudas sobre este último artículo: 1) ¿Es posible realizar una negociación donde una parte emplea el abuso verbal, la descalificación, la “mezcolanza” de asuntos, etc., y no hay modo de rebajar el tono?. 2) ¿Sirve de algo que una de las partes sea asertiva si la otra es abusiva?.