Feed de
Posts
Comentarios

nosotros

¿Quiénes son, en realidad, nuestros pares?

Nuestros pares son aquellas personas que, aunque a veces nos resulten extrañas o foráneas, comparten nuestros mismos valores esenciales. Nuestros pares son también quienes pertenecen a nuestro mismo grupo socio-cultural. Y aquí es necesario detenernos a analizar un minuto la definición de este grupo.

En la actualidad, el mundo se ha tornado bastante superficial y materialista, por lo que es común observar que algunas personas hablan de grupos socio-culturales en virtud de su nivel económico. Aunque parezca insólito, el dinero no tiene mucho que ver con el “estatus social” o con el nivel cultural de una persona. Muchas personas que han amasado importantes fortunas, no son -necesariamente- “cultas”.

Esto no es malo ni bueno, es simplemente una realidad.

En la búsqueda de nuestros pares, solemos buscar más allá del nivel económico de una persona, aún cuando ésta sea una característica importante -o no- para quién está en la búsqueda.

Pertenecer a un mismo nivel socio cultural significa que podremos hablar con nuestros pares de igual a igual, dentro de un mismo nivel de comodidad, compartiendo un conjunto de códigos comunes que le confieren a esa relación una identidad particular.

A veces, encontramos puntos de afinidad con otra gente. Por ejemplo, podemos encontrar cosas en común incluso con quienes no son nuestros pares, sino personas diferentes de nosotros, con diferente estilo de vida, diferentes gustos, etc. Y al decir “diferente” no estamos implicando una connotación comparativa como “mejor” o “peor”. Estamos diciendo, literalmente, que hay diferencias. No hay nada de malo en ser diferentes, de hecho, el mundo es un gran mosaico de diferencias. Hay diferencias de opinión, de creencias, de estilos de vida, culturales, políticas, religiosas, etarias o generacionales, intelectuales, etc.

El hecho de que a veces encontremos puntos en común con personas diferentes, no significa que esas personas sean nuestros pares, y a veces, a la hora de elegir una pareja, muchas personas confunden esto y acaban por relacionarse temporalmente con personas que no eran sus pares.

Un “par” es alguien que está en el mismo plano en que uno se mueve. Por ejemplo, si una persona tiene preferencia por un estilo de vida al aire libre, y vive practicando deportes, es más natural que sus amistades (su grupo íntimo de amigos) y su pareja, compartan en cierto grado, ese tipo de actividades.

Una persona puede tener en común con otra un gusto musical determinado, pero quizás no compartan su ideología política o religiosa. Son personas diferentes. No son “pares”. Son “dispares”, si se quiere llamarle de alguna manera.

Difícilmente una persona netamente intelectual se sienta inclinada a formar una pareja con una persona que no comparte el mismo tipo de intereses. Y, como dijimos antes, estas diferencias no implican que una persona sea mejor o peor que otra, sólo implica que son diferentes. Estas diferencias pueden tener un grado de compatibilidad, que a la vez, puede ser temporal o permanente. Pero lo esencial, es que con nuestros pares, compartimos los mismos valores, más allá de las diferencias.

Como seres gregarios que somos, los humanos tendemos a integrarnos a los distintos grupos sociales, de maneras más o menos flexibles. Si bien podemos compartir cosas de manera temporal o más permanente, conforme crecemos y cambiamos, es normal que también cambiemos el concepto de quiénes serán nuestros pares.

Así, no todas las personas conservan las mismas amistades a lo largo de su vida, e incluso tampoco conservan siempre las mismas parejas. Nuestras preferencias y, por qué no, nuestros valores también, van cambiando con el tiempo. Los procesos de cambio son complejos y las personas con las que elegimos compartir determinados momentos de nuestras vidas, tienen mucho que ver con la búsqueda de nuestros valores, algo que se ve reflejado, con frecuencia, en la búsqueda de nuestros pares.

2 Respuestas en “La Búsqueda de Nuestros Pares”

  1. EVA says:

    Hola, qeria comentar que este tema de los pares, me agraado mucho, creo que es acertaado el tema de los cambios, de las etapas por las que pasamos y con quienes compartimos determinados momentos. Podria agregar que aqui el destino, en el que mucho no confiamos a veces, nos marca cada instante, por algo estamos hoy aqui, y nuestras vidas se cruzan, se pierden y se vuelven a cruzar.
    Pero siempre evolucionamos, para mejorar y para crecer y aprender de nuestras vivencias. Saludos, EVA!

    • AEEA says:

      Gracias por su comentario, Eva.
      Es verdad, la vida es un aprendizaje continuo y una evolución permanente. Vamos viviendo y aprendiendo y conociendo nueva gente por el camino. Algunos nos enseñarán cosas y de otros, aprenderemos algo nuevo.