Feed de
Posts
Comentarios

Al pan, pan y al vino, vino

tenderness

Hay conceptos que se confunden fácilmente. Por eso, quien tiene claridad de pensamiento, tiene también una ventaja adicional: puede llamar las cosas por su nombre, o dicho de otra manera, no confunde ciertos conceptos clave.

Por ejemplo, una cosa es una explicación y otra distinta es una justificación.  Cuando explicamos algunas de las causas de abuso emocional, solemos citar una infancia abusiva. Algunos abusadores han sido víctimas de abuso durante su niñez, o han sido testigos conscientes o inconscientes de incidentes de abuso (emocional, físico, etc.)  Ésta es una de las muchas explicaciones de las causas de abuso emocional.

Pero, desafortunadamente, mucha gente confunde esa explicación con una justificación. En primer lugar, no todas las personas que han tenido una infancia abusiva se convierten en abusadores, ni todos los abusadores abusan de los demás porque han tenido una infancia abusiva. Además, sin importar cómo haya sido la infancia de una persona, esa etapa de nuestras vidas pertenece al pasado, a la historia de una persona. No pertenece al presente. La infancia “ya pasó”, ya se terminó. No podemos construir un presente sobre la base de nuestras experiencias de la infancia. Aquellas personas que así lo hacen, son quienes no han madurado y se han quedado a vivir en su niñez de modo permanente.

Por otro lado, una explicación es simplemente una explicación. NO es una justificación. Aun en el caso de que un abusador abuse de otras personas como consecuencia de haber tenido una infancia abusiva, esto NO justifica la conducta abusiva del abusador. Precisamente, la diferencia entre los niños y los adultos es que los adultos tienen experiencia de vida suficiente como para elegir sus conductas de un modo más racional, mientras que el niño las elige de un modo más emocional.

Otro concepto que las personas suelen confundir tiene que ver con el altruismo y el egoísmo. Porque una persona sea altruista, se interese por el bienestar de los demás y sea benévola y dadivosa, no significa que los demás deban actuar consecuentemente.  Con bastante frecuencia, oímos decir: “No entiendo por qué me trata mal, si yo siempre le he tratado bien”.  Que una persona sea “buena gente” no obliga a los demás a seguir su ejemplo o compartir su natural empatía. Y cabe destacar que aquí no estamos abriendo un juicio de valor. Simplemente, estamos exponiendo conceptos y ejemplos.

Los juicios de valor y la mera exposición de los hechos son, también, otros dos conceptos que la gente confunde, habitualmente. Al hacer un informe, en un estudio de observación objetiva, por ejemplo, sólo se relatan los hechos. No se da una opinión personal. Pero, a veces, hay personas que lo toman como un juicio de valor y tergiversan el sentido original de la exposición.

En la lengua castellana, se suele estudiar los diferentes tipos de discurso: descripción, narración, exposición, argumentación, etc.  Pero, normalmente, en la vida diaria, las personas no diferencian entre estos tipos y allí es dónde comienzan las discusiones estériles y los malos entendidos.

En pocas palabras, no es lo mismo explicar una conducta que justificarla. No es lo mismo el concepto de altruismo y las emociones propias que compartimos con los demás, que el concepto de altruismo y las emociones que los demás tienen intención de compartir con nosotros. Los errores de concepto, los errores de criterio, suelen ser errores que impiden una comunicación eficaz, no sólo verbal, sino también emocional.

6 Respuestas en “Al pan, pan y al vino, vino”

  1. JUAN S.V. says:

    Intersante, sumamente interesante todo loque aqui hoy he tenido la oportunidad de leer. Me aportado una información y unos profundos conocimientos acerca de las conductas y procesos de maduración del ser humano. Gracias. Juan S.V.

    • AEEA says:

      Muchas gracias, Juan. Me alegro que la información compilada en este sitio le resulte útil.

  2. Nat says:

    Me encanta… eso es al pan, pan y al vino, vino. Más claro…agua. “No podemos construir nuestro presente sobre la base de nuestras experiencias en la infancia” De acuerdo, pero eso cómo se hace porque no es tan fácil. Necesita de un esfuerzo y un trabajo… aunque estoy muy de acuerdo con lo dicho”

    Salu2

    • AEEA says:

      Hola Nat,
      Gracias por escribirnos. Es cierto, no es fácil. se requiere mucho trabajo personal y un esfuerzo por perdonarnos y perdonar a los demás por lo que haya sucedido en el pasado. También es importante comprender y asimilar una actitud realista. Comprender que las heridas del pasado, si bien pueden haber dejado secuelas, pertenecen a otro tiempo anterior. Y no podemos volver el tiempo atrás para evitar que ocurra cualquier daño que haya ocurrido. Sólo podemos aprender sobre nuestras experiencias, hacer todo lo humanamente posible por ser mejores personas, día a día, y por aprender a seleccionar la gente con la que deseamos compartir nuestra vida y rodearnos. Debemos recordar que la vida (la vida real) no es justa, es lo que tenemos, es lo que nos toca, es lo que vamos construyendo con nuestros aciertos y nuestros errores. Por eso, es importante mirar al frente. Podemos mirar atrás, sólo para dar un último adiós al pasado. Ese tiempo que ya fue, que ya no volverá. Construye tu presente cada día como si acabaras de renacer.

  3. Diego says:

    Totalmente de acuerdo, aquí me pasa mucho el intentar dar una explicación a un hecho, y tener que aclarar debidamente que no lo estoy avalando, que simplemente intento entenderlo y compartirlo, sin justificar que estoy de acuerdo con él.