Feed de
Posts
Comentarios

Opciones

choices-for-deliberate-creators

En la mayoría de los países y culturas, los seres humanos tenemos distintas opciones. Tenemos ciertas libertades. La libertad de elegir, por ejemplo.

Podemos elegir hacer el bien o hacer el mal, podemos elegir vivir en el rencor y el resentimiento o seguir adelante con nuestra vida, perdonando o no, olvidando o no, pero podemos continuar construyendo nuestra vida de un modo positivo, en lugar de elegir vivir de un modo negativo.

Para ello es necesario identificar los factores internos y externos que detonan los acontecimientos que ocurren en nuestras vidas. Pero, ¿podemos controlar siempre nuestras emociones?

Si bien todos tenemos la capacidad de elegir y optar por reaccionar de determinada manera (positiva o negativa), también es cierto que la espontaneidad existe.

En su artículo, “Control de la Memoria Emocional”, el Dr. Joseph Carver explica, claramente, cómo podemos manejar los recuerdos archivados en nuestra memoria emocional. Su técnica permite modificar nuestra respuesta emocional. Nos permite, también, elegir una opción más saludable, vivir una vida más positiva.

De un modo similar, el Dr. Stephen Covey, en su “Principio 90/10″ nos explica cómo el 10 por ciento de lo que nos ocurre es externo a nosotros y el 90 por ciento restante es lo que provocamos con nuestras reacciones o respuestas.

Aquellas personas que viven en países o culturas que respetan las libertades individuales y que no han sufrido ningún tipo de “lavado de cerebro”, tienen la opción de elegir reaccionar positiva o negativamente, tienen la opción de construir su vida y hacer el bien, ayudando a los demás, o bien, pueden optar por destruir su vida, dejarse guiar por el rencor, el odio, la ira, las frustraciones, y hacer el mal, perjudicando a los demás.

Son opciones. Cada uno es responsable por las elecciones que hace en su vida y cómo elige relacionarse con los demás. Pero, ninguna persona puede responsabilizarse por la conducta de otra persona.

Es muy común, en los casos de maltrato psicológico o abuso físico, que las víctimas suelan sentir “culpa”. Las víctimas no son responsables por las conductas nocivas o destructivas de los abusadores. Las víctimas de abuso emocional o físico, entre otros tipos de abuso, sólo son responsables por sus propias decisiones. Por esta razón, es importante que las víctimas de abuso comprendan que sólo ellas puedan cambiar el rumbo de sus propias vidas. Es muy posible que no puedan cambiar la conducta de un abusador, pero sí pueden cambiar la conducta propia y su actitud frente a la vida, y elegir vivir una vida mejor.

Optemos, entonces, por vivir una vida más saludable. Construyamos una vida propia positiva y aprendamos a vivir mejor, eligiendo mejores opciones.

Para leer el artículo: Control de la Memoria Emocional, del Dr. Carver, haga clic aquí.

Para ver la presentación del Principio 90/10 del Dr. Covey, haga clic aquí.

Los comentarios están cerrados.