Feed de
Posts
Comentarios

¿De quién es la culpa?

Business confrontation.

Cuando surge un conflicto solemos centrarnos en el eterno problema de  la responsabilidad o la culpa. Intentamos, una y otra vez, determinar de quién es la culpa (generalmente, ponemos la culpa en la otra persona), en lugar de centrarnos en el problema en sí.

La responsabilidad frente a un conflicto, a veces puede ser discutible.  “Yo no hubiera hecho o dicho esto, si tú no…”, etc. A la hora de buscar culpables, las personas ponen todo su empeño y hacen un esfuerzo desmedido con el fin de quedar libres de culpa y cargo o de dejar bien claro, quién ha sido el verdadero culpable del conflicto. Pero, no siempre hay un culpable que se pueda detectar sin lugar a duda alguna, o una persona que sea 100% culpable de un problema. En algunos casos, la culpabilidad suele estar repartida entre las personas involucradas en el problema, o puede ser ambigua, o no ser muy clara.

Pero, más allá de buscar un culpable frente a un problema, lo que la mayoría de la gente pierde de vista, es que lo que realmente importa es la esencia del problema o del conflicto en sí. Si en lugar de centrarnos en el posible o supuesto culpable del problema (mi jefe, mi pareja, o mis padres), nos centráramos en el problema real (estoy siendo maltratado psicológicamente) entonces podríamos comenzar a resolver el problema.

Muchas veces, oímos decir cosas como: “Mi jefe me grita, a pesar de que yo cumplo con mi trabajo, pero él es muy desconsiderado y yo trato de explicarle las cosas, pero no me oye”, o también, cosas como: “Mi pareja me miente, me promete que cambiará, pero siempre vuelve a hacer lo mismo, aún cuando yo lo (o la)  perdono e intento hacerle comprender que está equivocado (o equivocada)”…  En estos casos, el énfasis no está puesto en el problema, sino en el “culpable” de nuestras penurias.

Si bien es cierto que las víctimas de abuso emocional (o maltrato psicológico) no son culpables de las conductas abusivas de quienes les maltratan, es importante que las víctimas de abuso comprendan que los abusadores emocionales sólo cambiarán si así lo deciden, independientemente de que sean los verdaderos culpables del maltrato psicológico.

Pero, volviendo a la esencia del problema, lo fundamental es comprender cuál es el mecanismo y la esencia del problema. En los casos citados anteriormente, el problema es: “un jefe que comete abuso de autoridad y humilla a un empleado” y “una persona egoísta e inmadura que no puede funcionar correctamente en una relación de pareja”.

Cuando dejamos de centrar nuestra atención en “los culpables” y comenzamos a analizar la esencia de un problema en sí, su estructura, su base o fundamento, es cuando podemos comenzar a comprender y resolver ese tipo de problema o conflicto. No se trata de una postura personal frente a un conflicto, no se trata tampoco de lo que otra persona hace o deja de hacer, se trata de un problema que tiene “nombre y apellido”. Recién cuando comenzamos a comprender y conocer el problema, podemos modificar nuestra actitud y alejarnos las personas conflictivas que nos complican la vida.

Si nosotros no ponemos límites saludables, es poco probable que los demás lo hagan, especialmente cuando se trata de personas inmaduras que atropellan los derechos de los demás.

Por esta razón, no importa de quién es la culpa, lo que importa es ¿cuál es el verdadero problema?

10 Respuestas en “¿De quién es la culpa?”

  1. AA says:

    Hola. A mi me pasa algo parecido a GF, con la diferencia que estoy casada hace 5 años y tenemos un bebe de 11 meses. Esta todo bien entre nosotros hasta que surge algun inconveniente, lo cual considero que en toda relacion de pareja no siempre se va a estar de acuerdo en todo, pero me parece justo aclarar las cosas cuando no te gusta alguna actitud, y ahi empieza mi problema, que soy una histerica, que soy una perseguida, egoista, que la que siempre empieza todo soy yo, que si me responde mal es porque yo lo provoque (jamas soy de insultar, considero que en la pareja debe haber respeto por lo cual jamas tolero los insultos ni los digo yo), cuando quiero aclarar algo me dice que si paso asi fue porque yo lo inicie y ademas que si me paso tal o cual cosa es porque es lo que me merezco, despues que se le pasa es todo lo contrario a pesar de que sos media rayada igual te quiero, etc, y yo jamas le ando diciendo esas cosas a el, yo lo quiero con los defectos y virtudes y lo unico que trato de hacer es buscar soluciones para poder seguir funcionando como pareja, pero la verdad no puedo entender su forma de ser. A todo esto que su mama es sagrada y haga lo que haga esta bien. Yo no me llevo mal pero a veces hay situciones que no me gustan y cuando las intento aclara es en vano ya que se transforma en una batalla campal, su madre es bien pero una persona muy manipuladora y absorvente, le llego a decir cuando nos independizamos que la abandonaba, que el le habia pometido que nunca la iba a dejar, etc. Podrian ayudarme!??? gracias por todo. AA

    • AEEA says:

      Hola AA,

      El problema es una cuestión de quién controla la situación y quién tiene razón. Cualquier pareja tiene algunas diferencias, pero también, cualquier persona sabe que no siempre va a ser el dueño de la verdad y la otra persona no siempre va a estar equivocada. Lo primero que le convendría hacer es consultar con algún terapeuta o consejero, e idealmente, lo mejor sería que hicieran una terapia de pareja. Porque esas pequeñas injusticias desgastan a las personas, con el tiempo la pareja deja de respetarse y se pierde el interés por la unión familiar y la relación con el compañero. Nadie se merece que le pase nada malo y mucho menos que otra persona se lo refriegue por las narices. Eso no es humano, no es compasivo. Querer controlar y tener la razón todo el tiempo, no es amor. Los dobles mensajes, como los que usted menciona, deterioran lentamente la autoconfianza de una persona. Con el tiempo, uno llega a dudar de uno mismo y del propio criterio. Es un tipo de abuso emocional o maltrato psicológico muy sutil, pero acaba por deprimirnos y hacernos creer que valemos muy poco o no tenemos razón cuando defendemos nuestra posición. Toda persona tiene derecho a ser respetada. Yo creo que lo mejor es que busque asesoramiento lo antes posible, sobre todo porque tienen un hijo en común, y no es bueno que aprenda estas conductas de los padres, indirectamente. Nadie que le diga que la culpa es siempre suya, tiene razón. Por el contrario, lo más probable es que la razón la tenga usted y él no lo quiera reconocer o no lo pueda comprender. Le aconsejo que intente llevar a su marido a una terapia de pareja o sesiones de consejo matrimonial. Si no puede costear un psicólogo, busque ayuda en su comunidad, por ejemplo hay iglesias que ofrecen este tipo de servicio gratuitamente.

  2. GF says:

    Hola, lei este tema de abuso emocional y me es muy familiar. Me siento un poco atrapada en una situación que quisiera comentarles a ver si me ayudan con un consejo.
    Tengo un novio de casi dos años, muy inteligente y 15 años mayor que yo. Empezamos saliendo para pasarla bien por ratos, cuando queriamos pero hace como seis meses la relación se fue poniendo algo seria. Visitamos nuestras familias, nos encontramos de viaje en algun país extranjero para conocer a nuestras familias, etc. Todo pareciera bien, porque disfrutamos nuestra compañía y pasamos largos ratos viendo peliculas o noticias o simplemente recostados juntos. Pero, si ocurre algo que saca de control esa armonia yo siempre termino siendo la culpable para mi pareja, a veces es mi supuesto mal caracter, otras veces mi inseguridad, otras que soy bipolar, pero jamas se habla de lo que mi pareja hace mal en la relación. Un ejemplo ocurrió hace unos días, cuando mi novio me llamó y empezó a contar que ha modificado su casa y pregunto cuando iba a visitarlo, lo cual me parecio muy extraño porque pasamos juntos los fines de semanas, en su casa. Me di cuenta que la llamada no era para mi y le deje ver que era conmigo que hablaba, y el actuo como si nada siguiendo con la conversacion. Le pregunte despues en un chat diciendole que se habia equivocado y me dijo “loca”. Esa misma noche recibi mensajes de el diciendome que me quiere, que me necesita, y mil cosas que dice algunas veces en dependencia de su estado de animo conmigo. En el transcurso de estos dias le hice ver que ya sabia que esa llamada no era para mi, pero como siempre soy la loca, finalmente hoy le dije que ya no sabia que me hace sentir mas mal si su llamada equivocada o que me diga loca si le reclamo, y otra vez soy la culpable porque resulta que el llamaba a una corredora de bienes raices amiga de su padre. Entonces esta vez además, tengo pensamientos maliciosos y estoy llevando a la relación a la ruina. Esta es una historia más, tengo muchas en las que termino siendo culpable, porque reacciono mal, porque lo altero y lo hago actuar irracional, etc. Cuando dice lo que le gusta de mi no duda en decir que soy inteligente, o que la pasa bien conmigo (en la cama), guapa y que no se encuentra otra como yo, pero finalmente dice que soy grosera.
    Honestamente estoy pensando que esto no tiene arreglo, me siento triste y me afecta laboral, emocional y fisicamente, pero para el soy la mujer de hierro que le altera toda su paz en unos momentos y en otros lo hago feliz.
    Bueno si hay consejo gracias, y si no pues por lo menos ya escribi y me saque un poco esto.

    Gracias,

    GF

  3. Elsa says:

    Esta persona pertenece al grupo de amigos de mi esposo por eso es que ha resultado fácil su abuso con la escusa de que nuestros esposos son amigos (mejor dicho lo eran, hasta antes de que él decidiera colaborar con ella). Cabe mencionar que esta pareja son los lideres de dicho grupo.
    Todo comenzó cuando les molestó que ya no saliéramos con frecuencia, entonces iniciaron una especie de persecución entre todos para saber “donde nos metíamos”, al sentirnos presionados decidimos que “debíamos hacer acto de presencia” para evitar problemas, pero entonces, al hacerlo eramos castigados con su indiferencia. En ese instante entramos en una crisis tremenda, yo porque me sentía culpable ya que según ellos mi esposo ha cambiado mucho desde que se caso conmigo y le tengo en arresto domiciliario, él por su parte porque el proceder de “sus amigos” lo lastima mucho más de lo que parece.
    Después de informarme por este medio y otros más, entendí que no es que “nos quieran tanto” o que “no puedan vivir sin nosotros”, ahora se que todo eso fue sólo un pretexto para “sentarnos en la silla de los acusados” y así tener un motivo para echarnos. En resumidas cuentas este es el juego de “La bruja-El prisionero-y Los salvadores” Todo desde la perspectiva de una solo persona y el resto que colabora con ella y es que si no lo hacen saben que las victimas puedes ser ellos mismos, así que ahora sé también que no tienen otra alternativa.
    Una vez que consiguieron alejarnos, durante un tiempo cortamos todo trato, sin responder teléfono, mensajes, correos y el acoso siguió por medio de familiares y conocidos, haciéndonos llegar mensajes, hasta el punto que la gente nos detenía en la calle para preguntar “que nos pasaba”. Hace un par de días mi esposo decidió volver a coger una llamada, no le dije nada pero eso significó para mi que el juego volviera a empezar y así fue, al siguiente día recibí un correo de esta persona.
    Que tipo de apoyo es el que debe darme mi pareja en este caso?. Por un lado yo creo que ellos le han demostrado ya muy claramente que nos son sus amigos pero no es mi derecho decirle a él si debe olvidarse de ellos o no. Mi derecho es vivir tranquila, así que no pienso jugar más el juego. Pensamos que el puede pasarse por ahí algún día a tomarse algo con las personas que no han participado en esto, porque las hay, cómo podría él manejar la situación en este caso?. Quizá no sea tan mala idea, si él se presenta “libre del arresto domiciliario” de vez en cuando, no se priva de convivir y por otro queda libre de críticas. Yo lo único que le digo es que debemos ser muy discretos con nuestra vida porque ya sabemos que la “información es poder” pero esta parte, es la que justamente mi esposo no lleva bien, yo diría que es el origen de todos nuestros problemas, es un libro abierto, para mi es una cualidad, él es transparente y autentico. Desgraciadamente lo demás no lo ven así y suele rodearse de gente abusiva, desde antes incluso que nos conociéramos.
    No quiero un matrimonio en el que mi esposo haga lo que yo digo porque sé que con el paso del tiempo la vida me pasaría factura. Quiero que sea feliz y pleno a mi lado pero yo tmb merezco serlo.

    Les ofrezco una disculpa porque se que quizá estoy ya estoy abusando pero es que me siento acorralada, me gustaría hallar una solución que nos hiciera feliz a ambos.

    GRACIA X TODO!

    • AEEA says:

      Hola Elsa,

      Sinceramente, para que una pareja pueda desarrollarse y crecer saludablemente, ambas personas deben tener el mismo grado de compromiso con respecto a la pareja y un nivel de madurez emocional muy similar. De lo contrario, uno de los integrantes de la pareja se convierte en padre del otro y éste último en hijo del primero. Una pareja está formada por pares. Dos personas, dos pares, dos compañeros que se apoyan mutuamente y defienden la pareja, intereses comunes, proyectos futuros, de manera equitativa.

      Cuando una sola persona es la que lleva la carga de hacer todo el trabajo sobre sus espaldas, no sólo es injusto, sino que no promueve una pareja saludable. Hay personas, ya sean hombres o mujeres, que son inmaduras y recargan de responsabilidades emocionales a su pareja. “Juegan” un rol de débiles de carácter y se escudan bajo la falda de su pareja.

      Si en la pareja no hay igualdad, no hay sinceridad, se establecen juegos psicológicos, que no son más que manipulaciones encubiertas. Una de las características de las personas que juegan este tipo de juegos es que lo hacen para evitar la realidad, prefieren esconderse cobardemente a tener que dar la cara y asumir cierta responsabilidad.

      Con respecto a lo que me cuentas, me llama la atención que el entorno social sea realmente tan importante. Lo más importante debería ser la pareja en sí misma. Sin importar qué opinen los demás, y sin importar quién les presta atención a ustedes o les aísla. Aquellas personas que les dan la espalda si ustedes no participan de sus juegos psicológicos, no son personas que valga la pena tenerlas como amigos.

      Si la pareja realmente fuera sólida y de un mutuo compromiso, sin duda alguna le darían la espalda a ese tipo de manipuladores sociales y se dedicarían a vivir su vida de una manera privada e independiente. Las personas manipuladoras nos molestan o nos manipulan hasta dónde se los permitimos, si somos capaces de poner límites saldubales, ya no nos molestarán más, pero en este caso particular (que se trata de una pareja) la decisión la deben tomar, sostener y defender ambos integrantes de la pareja. No es saludable que uno de los integrantes sea quién sufre o pone la cara de perro, mientras que el otro juega a “pobrecito yo”… creo que tu pareja necesita hacer terapia urgente y dejar de relacionarse con gente abusiva, además, necesita también crecer emocional y psicológicamente a fin de no arrastrarte a ti también en sus relaciones sociales abusivas.

      No es justo para ti que debas dar la cara por él. Es él quien debe madurar y hacerse responsable de los límites que tiene que poner. De lo contrario te verás obligada a jugar el juego de salvar a la víctima, una carga emocional excesiva e injusta para ti.

  4. Elsa says:

    He tratado de lidiar de mil formas con este acoso, sobro todo guardando la calma (aunque por dentro me muera de rabia) porque sé que esta persona lo que busca es justamente eso, que explote y así hacerle saber a los demás “que ella tenia razón” y que no soy lo que ellos pensaban (al llegar a vivir a este lugar gozaba de la simpatía de mucha gente). Mi único pecado es ser feliz en su mundo obscuro. Se trata de una persona con “prestigio social” en un lugar donde a mi nadie me conoce. Se ha encargado de cerrarme todas la puertas. Me he alejado pero es que sigue buscándome, me llama, me envía correos…De verdad ya no tengo idea cómo debo actuar. Hemos decidido irnos a vivir a otro sitio pero no sé si eso la detendrá.
    Con todo lo anterior, no me considero una victima porque sé que lo que soy y lo que tengo nadie puede arrebatármelo, la vida me lo ha traído porque lo merezco y estoy convencida de que puedo encontrar gente dispuesta a conocerme sin prejuicios de por medio.

    Muchas gracias otra vez!

    • AEEA says:

      Personalmente creo que mudarse a otro lugar va a ayudar bastante. Esa persona que tanto te molesta es una pobre persona, que si no tiene “público” que le admire y “víctimas” a quién molestar y torturar psicológicamente, no es nadie. No merece que les de “entidad”, no merece que la tengas en tus pensamientos, procura hacer tu vida e ignora su existencia, no le respondas sus mensajes. Si, en algún momento te pregunta por qué no has respondido (si te lo pregunta en persona) dile que has estado muy ocupada y que realmente ni cuenta te habías dado que esos mensajes estaban en tu casilla de correo o buzón de voz. Ya se cansará e irá a molestar a otra persona. Espero que tu pareja te apoye en esto, si no lo hace, la relación se complicará. Procura no buscar nunca un enfrentamiento entre esa persona abusiva y tu pareja. Trata de hacerle comprender a tu pareja que no es justo que tú seas víctima de todo ese abuso o maltrato emocional.

  5. Elsa says:

    Para cuando nos hemos enterado del nombre y apellido de lo que padecemos , desgraciadamente ya hemos sido excluidos.
    Que pasa cuando encima de que ya has sido excluido, el acosador parece no cansarse de persegirte?.
    Cuando parece que para él no hay limites?.
    Es buena idea confrontarlo directamente?.
    Ojala pudieran compartir de que forma se puede hacer frente a la violencia subterránea. En donde de por medio hay incluso besos y caricias que sólo al vivir este situación se puede comprender que tan humillantes resultan porque por una parte ante los demas el agresor parece ser cariñoso pero como victima es otra forma de aplastarnos.
    Me refiero a un acoso moral de tipo social.
    Muchas gracias!

    • AEEA says:

      En esos casos, lo mejor es ignorar al agresor. A veces, es necesario poner distancia (principalmente, distancia psicológica, pero en los casos en que se puede, también distancia física). Lo más aconsejable es no compartir actividades y eventos que incluyan a esa persona. Ese tipo de abusadores disfruta agrediendo y humillando moralmente a los demás, si no les damos cabida en nuestras vidas y en nuestras mentes y corazones se secan por dentro, pero si continuamos compartiendo parte de nuestras vidas con ellos, de alguna manera, los estamos alimentando. Yo los llamo “vampiros emocionales” porque en lugar de chuparnos la sangre, nos chupan los sentimientos y las emociones y lesionan severamente nuestro corazón y nuestra mente. No sé cuál será su caso particular, pero el mejor consejo es evitar todo tipo de relación con esa persona y erradicarla de su vida.