Feed de
Posts
Comentarios

Personas controladoras

espiaEn una relación, ya sea de pareja, de amistad, familiar, laboral, etc. las personas deben tratarse con respeto mutuo. A veces, nos encontramos con personas que tienen una fuerte necesidad de controlar a los demás. Estas personas suelen presentar algunas de las siguientes características:

  • Hacen muchas preguntas, quieren saber qué hacen los demás, todo el tiempo.
  • Son personas prejuiciosas y no les permiten a los demás ser cómo son. Esperan que los demás sean cómo ellos desean que sean.
  • No admiten cuando se equivocan, siempre justifican sus acciones.
  • No intentan resolver conflictos hablando honestamente ni intentan llegar a un acuerdo, sólo quieren resolver los problemas imponiendo su manera de pensar.
  • No respetan los sentimientos de los demás, ni las opiniones distintas a las suyas.
  • Tampoco respetan las elecciones (preferencias, empleos, amistades, etc.) que hacen las otras personas.
  • No aceptan que les digan que NO o que los demás no deseen hacer ciertas cosas.
  • No aceptan que los demás cambien de idea.
  • No aceptan que las demás personas decidan cuándo quieren terminar la relación (de amistad, de pareja, de trabajo, etc.)
  • Espían la correspondencia ajena.
  • Escuchan o intentan escuchar conversaciones ajenas.
  • Revisan las pertenencias de otras personas sin su permiso.
  • No les permiten a los demás tener privacidad.
  • Además, las personas controladoras suelen usar técnicas como las amenazas (directas o indirectas) o la intimidación para ejercer su control sobre otras personas.

    Las personas controladoras son personas muy inseguras, aunque, por fuera, adopten la actitud opuesta. Las personas seguras de sí misma y con una sana autoestima no necesitan controlar a nadie y respetan a los demás, tal como son.

    Como lectura complementaria, recomendamos leer el siguiente artículo: Personas con Trastornos de Personalidad

    7 Respuestas en “Personas controladoras”

    1. froid says:

      Hola me siento identificado con este post.Tengo un familiar asi, al que tengo que ver cada dia y no lo soporto,hace años lo pase muy mal,tuve problemas y una depresion derivada…esta persona me hizo mucho daño,tome la actitud de encerrarme totalmente en mi mismo para con toda mi familia, he estado años en que no les he hablado,ahora empiezo a ver la luz,me doy cuenta de como es y que siente(y eso hace las cosas mas dificiles si cabe,pues esta persona encima tb sufre…es inseguridad).Me doy cuenta de que no se ni como soy,soy incapaz de ser yo mismo en mi propia casa.He llegado a odiarle.No solo lo sufro yo sino los demás miembros de la familia que tb estan inestables, mal.

      Para colmo de males me doy cuenta de que uno de mis amigos(en los cuales creo me refugie despues de la depresion…)tb es asi.y me ha manipulado,y me ha “ganado la partida” digamos.Me siento tb preso con ellos……..
      Me preocupa mas lo del familiar y si pudierais ayudarme os lo agradeceria muchisimo,,..ya que no se que hacer,no hay salida,no tengo ni con quien desahogarme

      salu2

      • AEEA says:

        Hola,

        Lo ideal sería que usted pudiera unirse a algún grupo de auto ayuda gratuito en su comunidad. A veces, hay grupos de apoyo en las parroquias locales. Estos grupos que ofrecen apoyo terapéutico suelen brindarle algunas soluciones y un marco de referencia importante para que usted pueda incorporar más información sobre su problema particular. Lo más importante que necesita hacer es recuperar y reforzar su propia autoestima y comenzar a establecer límites firmes para que esa persona deje de tener control sobre su vida y la de su familia. Recuerde que ser “asertivo” (firme) no significa ser agresivo, egoísta, o ser una mala persona. Usted tiene todo el derecho del mundo a ser tratado con respeto y a ser respetado dentro de su propio hogar.

        Encerrarse en uno mismo lleva a una depresión, y al estar deprimido, uno tiene menos fuerzas para establecer límites. Las personas controladoras abusan emocionalmente de otras personas y con el tiempo hacen que sus víctimas se depriman mucho. Así, las personas controladoras les ven quitado el poder personal a sus víctimas. Usted necesita recuperar su poder personal, su autoestima, y su lugar dentro de su hogar. Le reitero, intento unirse a culaquier grupo de ayuda psicológica que le brinde contención y le ayude a reconstruir su autoestima. Si es posible, también consulte a un terapeuta profesional para evitar una depresión mayor.

    2. claudia says:

      hola soy una madre de 39 años estoy en el dilema que pienso que soy una madre controladora y la vez pienso que no, el problema esta en en que tengo dos hijos uno de 15 y otro de 8 pienso que le he hecho daño emocional a mi hijo de 15 años ya que el es un chico muy tranquilo tiene problemas para socializar, lo cual le afecta por que veo que el quisiera tener mas amigos pero dice que pareciera que sus amigos le hablan pero como que no se sienten muy comodos al estar con el, yo por el contrario soy super amiguera mis amigas me buscan veo que se sienten comodas el hecho de venir y platicarme sus cosas, pienso que sienten un consuelo conmigo no se si es por que las escucho o como dicen soy una persona que contagia alegria, no se que es lo que pasa por que si soy asi por que me cuesta tanto controlarme cuando me enojo es casi instantanéo siento como una furia o un fuego dentro de mi y es cuando empiezo a hablar y hablar y hablar y me cuesta para, mi hijo dice que le digo lo mismo de diferente manera pongo de ejemplo cualquier caso pero le digo uno luego otro y luego otro y leí por allí que lo que pasa es que lo mareo de tanto que le digo y como que el se cierra a mis palabras mi esposo dice que soy una persona controladora que consejo me pueden dar o recomendarme que libros puedo leer

      • AEEA says:

        Hola Claudia,

        No me parece que usted sea una persona controladora, creo que quizás sea muy ansiosa y sobreprotectora. Hay muchos libros que puede leer sobre el tema, no sé cuáles estarán disponibles en su comunidad. Pero le aconsejo que comience leyendo los artículos que publicamos en este sitio. Entre los libros que más le aconsejo leer, hay uno que se llama “Juegos en que participamos” del Dr. Eric Berne. Creo que le va a ser más fácil conseguirlo por Internet que en las librerías, ya que es un libro que ya tiene sus años.
        Lo que necesita hacer, idealmente, es trabajar sobre sus relaciones interpersonales y familiares con apoyo de algún terapeuta, ya sea un psicólogo o un asistente social que se especialice en temas familiares. También le convendría ocupar su tiempo con cualquier actividad (laboral o un simple pasatiempo) para no estar tan pendiente de sus hijos y para canalizar su ansiedad.
        Los padres (y las madres) siempre queremos estar pendientes de nuestros hijos, esto es normal, pero también debemos recordar que nuestros hijos son personas independientes de nosotros y necesitan vivir su propia vida, cometer sus propios errores, etc.
        También es común que los niños que tienen padres muy extrovertidos, sean niños más bien tímidos o introvertidos. También puede consultar a un terapeuta en relación con el problema de su hijo, y darle a su hijo la posibilidad de que tenga un espacio propio y privado (terapia) dónde hablar con confianza sobre sus problemas.

    3. Marisa says:

      Les agradezco mucho su respuesta. La verdad es que él es muy cauteloso a la hora de hacer ver a los demás que no escomo yo le describo. Mi hijo de cinco años ha visto como su padre tiraba una televisión contra el suelo, e incluso me ha dicho que papá grita mucho y cuando o hacía se tapaba los oídos. La denuncia fue mal ejecutada por parte de la guardia civil porque sólo tomaban nota de el útimo hecho acaecido y la jueza incluso le dijo a mi abogada que fue conmigo a hacer la denuncia que por qué sólo aparecía el último hecho ocurrido que fue que tiró un cubo debasura contra la pared. La jueza se enfadó conmigo también y me dijo que no la hiciera perder el tiempo y que era sábado por la mañana para estar escuchando semejante tontería. Me costó muchísimo denunciar, más por miedo a sus replesalias y se dijo que era tan sólo una pelea por pedir el divorcio. Qué desastre. ël se hizo más fuerte y yo sólo conseguí empeorar las cosas, bueno, no, conseguí que se fuera de mi lado. Ahora hemos hecho un convenio regulador en el que la custodia va a ser para mi, pero aún hay muchas cosas legales que se me escapan y voy tratar de que alguien me ayude para solucionarlas. Me alegra mucho que haya personas que te escuchen y te ayuden y es muy gratificante poder contar tus experiencias y que aiguien te comprenda y te aconseje así, muchas gracias. Un saludo.

    4. Marisa says:

      Soy una mujer de 31 años, hace dos meses denuncié a mi marido por malos tratos pero el caso salió desestimado ya que la denuncia no se hizo correctamente y no se quiso escuchar ningún tipo de prueba telefónica. Bueno, el caso es que tuve que volver a mi casa con mis dos hijos de 3 y 5 años al lado de la persona que había estado haciendo de mi vida una locura. Mis hijos tenían que escuchar frases como “cállate de una puta vez, cierra la puta boca, menuda profesora, no vales para nada, a tí lo que te gustaba era lo que te hacía tu padre, todo lo que tienes es gracias a mí, eres una guarra, a dóde vas a ir tu sin mi, mira como te pones eres una histérica si parece que te va a dar algo….” y un sin fin de expresiones que poco a poco hicieron mella en mi ya herida autoestima, pues tuve que irme de mi casa porque hubo conflictos familiares con mi padre. Me preguntaba siempre dónde estaba, con quién, cuánto me costaban las cosas que me compraba, qué había de cenar y si no había cena hecha reproches de él todo el día trabajando y yo que tenía tiempo hasta de echarme la siesta, y que era una vaga, lo peor fue cuando hace dos años delante de mi hijo me propinó un puñetazo en el costado y me dejó doblada sin respiración, ni se inmutó, me dijo eso porque me has apagado la tele, y yo que sólo quería que me ayudara con mis dos hijos porque me veía desbordada. Me exigía la ropa preparada por las mañanas como hacía su madre, no permitía sólo un plato único, debía haber dos, si no había yogures en la nevera se lodecía a los niños y decía, “no hijos vuestra madre no ha comprado, pero en cambio si tiene tiempo para comprarse faldas para ir al trabajo, a saber a quién se estará tirando”. Bueno podría seguir desahogándome toda la noche pero lo único que estoy intentado hacer es quitarme todo eso de la mente contándolo. Lo peor es que me siento culpable por haberle denunciado y me da cierta lástima, a veces pienso que denunciar ha sido inútil, aunque otras veces me digo a mi misma que es lo único que he hecho sin que él me dé el visto bueno. Le dije que quería divorciarme y sólo conseguí un moratón en un brazo e insultos, fui a servicios sociales y me dijeron que no había otra opción mas que denunciar, busqué ayuda para que dejara de beber pero él se negaba, decía que el problema lo tenía yo con la cabeza y lo peor es que su familia le apoya a él y a mi me dicen que he sido una aprovechada cuando tienen alquilada mi casa y yo no me llevo un euro por ella. Creo que ya he sufrido bastante, y quien no quiera verlo ni aceptarlo que no lo haga, yo he decidido rehacer mi vida y enseñar a mis hijos otra educación porque se la merecen, el día que mi hijo me dijo que me callara de una puta vez fue cuando me di cuenta de que estaba en el camino correcto, separame de él es lo mejor que he podido hacer, ahora me queda un largo camino por reconstruir y sé que con la ayuda de libros como estos y de muchas personas que me han apoyado lo conseguiré. No diré que estoy felíz, pero sí que estoy orgullosa por haber dado el paso más importante. Ahora no quiero volver a cometer el mismo error nunca más, que la libertad de las personas nunca debe desaparecer aunque uno esté emparejado.
      Un saludo y gracias por su atención.

      • AEEA says:

        Hola Marisa,

        Lamentablemente, lo que a usted le sucedió, es algo que sucede en muchos países. Incluso, hay países dónde si una persona no tiene marcas (hematomas, golpes, lesiones físicas) ni siquiera le toman la denuncia.

        En estos casos, lo más conveniente es hacer una denuncia en nombre de los propios hijos ante un tribunal de menores y pedir la ayuda de un asistente social de menores. A los niños suelen darle mucha más importancia que a los adultos, desde un punto de vista legal.

        Por ejemplo, si usted se queja de que su pareja le maltrata emocional o físicamente, la justicia no le responderá de la misma manera que si usted pide ayuda porque sus hijos son víctimas (testigos) de una violencia familiar constante. No hace falta que su pareja la agreda físicamente, con todo lo que le dice (insultos) es más que suficiente para que usted pueda pedir protección para usted y los niños ante la justicia. Cuando hay niños de por medio, la justicia actúa mucho más rápido.

        Si, en el futuro, vuelve a vivir una situación similar, recuerde acudir a la justicia para pedir protección en nombre de sus hijos. Me alegra saber que ahora ha podido hacer la denuncia correcta y espero que el problema se solucione y las cosas mejoren muy pronto.