Feed de
Posts
Comentarios

Abuso Infantil

aalonelinessEl Abuso Emocional en la Infancia

La niñez es la etapa en la que vamos a forjar nuestra personalidad, nuestra confianza en nosotros mismos y nuestro sentido de valor personal. El abuso emocional en la infancia tiene un impacto sumamente importante ya que determinará cuán saludable será nuestra autoestima en el futuro. Muchos de nuestros problemas, de nuestros temores, nuestras incapacidades y nuestras creencias provienen de aquellos patrones emocionales que experimentamos e incorporamos durante la infancia.

Cuando los padres no logran proteger la salud emocional de sus hijos, ésta se deteriora aunque los resultados nos sean inmediatamente visibles. Si una familia minimiza hechos que en realidad son importantes, le estará inculcando al niño que debe tolerar o resistir ante situaciones graves. Si un niño no es respetado y es usado por sus padres como emisario de mensajes que ellos no desean transmitir, ese niño adoptará una actitud servil o sumisa en el futuro.

Algunos niños crecen y desarrollan exactamente los mismos patrones de conducta de sus padres, abusando emocionalmente de otras personas. Si de niños se sintieron humillados, aprenderán a humillar a los demás. Si de niños experimentaron que sus sentimientos no eran importantes (según sus padres u otras figuras de autoridad) no aprenderán a valorar los sentimientos ajenos. Si un niño era blanco de burlas y comentarios derogatorios (qué tonto eres, ja ja ja – o – no puedes hacer nada bien, nunca!) entonces crecerá convencido de que es tonto o que nunca logrará hacer nada bien.

Pero también, hay niños que comparan – desde muy temprana edad – cómo son tratados por distintas personas. Si en el hogar son humillados y en la escuela son valorados, aunque no comprendan bien qué pasa, intuirán que no está bien que en sus hogares los traten mal. A los niños no les agrada sentirse mal, son naturalmente libres y es normal que se opongan a un trato descortés o humillante, especialmente si otros adultos los respetan y los valoran.

Las consecuencias del abuso emocional en la niñez dejan huellas profundas en la personalidad de un niño. Un niño que siempre está deprimido o tiene problemas para relacionarse con sus pares, o que es excesivamente tímido o es anoréxico, es muy probable que sea víctima de abuso emocional.

Quizás los casos más difíciles de abuso emocional infantil sean aquellos en los que alguno de los padres es un verdadero sociópata y abusa emocionalmente de sus hijos y su cónyuge. Los sociópatas son personas que, aparentemente, son normales. Pueden, incluso, ser profesionales exitosos y suelen ser muy agradables en su trato con los demás. El problema aquí yace en que pocas personas le creerían a un niño que dijera que un padre así lo trata mal en su casa; un padre tan encantador no podría tratar mal a su hijo; pero la verdad es que esto es muy común y ocurre con mucha frecuencia.

Es importante observar a los niños, ya que los niños no “nacen” malos, rebeldes porque sí, etc. La mayoría de los niños sanos (que no sufren de ninguna enfermedad mental) reaccionan ante las agresiones (obvias o sutiles) de un modo perfectamente normal: se defienden y se oponen o evitan a los abusadores.

El siguiente video explica brevemente el problema del abuso emocional infantil:

Una Respuesta en “Abuso Infantil”

  1. Joan Parker says:

    Thanks for posting about this, I would love to read more about this topic.