Feed de
Posts
Comentarios

Perfil del Abusador

Perfil del abusador

Existen diferentes tipos de abusadores y diferentes grados de abuso intelectual. Por lo general se trata de personas que tienen una marcada inmadurez psicológica o emocional y probablemente hayan sido víctimas de abuso durante su niñez o hayan sido testigos de relaciones abusivas y no han logrado aprender maneras más adecuadas y saludables de relacionarse con los demás.

A menudo, una baja autoestima, la inseguridad y la frustración llevan a una persona a necesitar ejercer cierto control sobre otras personas o a descalificarlas permanentemente.

Entre las características más comunes de los abusadores, podemos citar las siguientes:

- Tienen una baja tolerancia, un temperamento explosivo y cualquier incidente menor desata su agresión.
- Son muy inseguros, excesivamente posesivos y celosos. Tienen una fuerte necesidad de controlar a los demás o restringir sus derechos y su libertad.
- Necesitan de personas sumisas que se sometan a su voluntad.
- A menudo, mantienen relaciones superficiales con diferentes personas.
- No se comprometen afectivamente.
- Tienen expectativas que no son realistas.
- Son demandantes.
- Ordenan, no piden.
- Tienen una alta capacidad de engañar a los demás y se engañan a sí mismos.
- Culpan a los demás de sus propios problemas, o culpan al mundo, a la vida a una situación particular.
- No se hacen cargo del daño que causan.
- No tienen consideración ni sienten o demuestran empatía.
- Suelen tener una doble personalidad: pueden ser amables y encantadores por un lado, y sumamente crueles y sarcásticos por otro.

Estas son características bastante generales. Recordemos siempre que cada persona es única, como lo han sido sus experiencias de vida, y un abusador puede presentar determinadas características personales que no tenga otro abusador.

Los abusadores pueden ser tanto hombres como mujeres, pueden ser padres, empleadores, profesores, figuras de autoridad o amigos (nuestros pares).

Otras características comunes del abusador y de los diferentes tipos de abuso son las siguientes:

- El abusador hace que la víctima se sienta responsable de sus sentimientos, en lugar de hacerse responsable él mismo de sus propios sentimientos.
- Amenaza a la víctima.
- La insulta, humilla, la ataca verbal o físicamente.
- La hace sentir culpable para justificar su acto de abuso.
- Necesita dominar las conversaciones y las ideas, y necesita ser el centro de atención en todo momento.
- Se rehúsa a disculparse, siempre tiene la razón.
- Juzga o rechaza a la víctima o lo que ésta hace.
- Usa castigos y recompensas para manipular emocionalmente a la víctima.
- Invade la privacidad de la víctima.
- Subestima a la víctima, minimiza sus necesidades y sentimientos, o la ignora.

Los abusadores suelen tener una aguda percepción natural, por lo general no consciente, de los puntos débiles de la víctima. El abuso emocional ocurre cuando una persona permita que ocurra. Con esto no queremos justificar al abusador, pero es importante comprender que la víctima también juega un rol en el abuso emocional.

Además, por su parte, los abusadores suelen personas que padecen algún tipo de trastorno de la personalidad. El Dr. Joseph Carver, psicólogo de Ohio, Estados Unidos, ha escrito artículos muy interesantes al respecto. Para conocer más sobre los diferentes tipos de personalidades y trastornos de personalidad de los abusadores, les recomiendo leer el siguiente artículo: Personas con Trastornos de la Personalidad

2 Respuestas en “Perfil del Abusador”

  1. Maria says:

    Que hacer cuando no se ha descuvierto inicialmente a un abusador.
    Han pasado muchos años y las cosas se complican.

    • AEEA says:

      Hola Maria,
      Cuando ya han pasado muchos años, es posible que haya una posibilidad de diálogo más abierto ya que se han compartido muchas vivencias. En los casos que hemos visto, muchas personas que logran cambiar son aquellas que ya llevan muchos años en una relación. Quizás porque el abusador prefiera no perder a la otra persona, quizás porque ha madurado y comprende que no tiene sentido continuar alimentado una relación negativa cuando tiene la posibilidad de construir una relación positiva. Pero todo depende un poco de la capacidad de cambio que tengan las dos personas que forman parte de la relación.
      Nunca es tarde para comenzar a hablar y para comenzar a poner límites saludables. Un diálogo abierto y sincero sobre aquello que nos afecta o nos duele, le permitirá al abusador comprender que sus acciones tienen consecuencias negativas en los demás.
      Porque haya pasado mucho tiempo, no significa que todo esté perdido. Quizás las personas se conocen mejor y pueden llegar a entablar un diálogo honesto que les permita cambiar el rumbo de la relación y el trato entre ambos.